Se desplomó un entrepiso tras un show musical (el bar era un boliche encubierto)

Estaba habilitado como casa de fiestas privadas, pero había música en vivo, bailes y se vendían entradas en forma de consumiciones. El lugar había sido clausurado dos veces por “desvirtuación de rubro”.

Estaba arriba con mis amigos, en une VIP, bailando con la música al mango . Y de repente se oyó un estruendo, se apagó todo y nos fuimos todos para abajo”. El relato corresponde a Facundo Ferrari, un sobreviviente del derrumbe del entrepiso del boliche Beara, ocurrido en la madrugada de ayer en Scalabrini Ortiz al 1600.

Murieron dos chicas de 20 y 21 años y hubo 33 heridos . El Gobierno porteño confirmó que el lugar estaba habilitado como restaurante, café bar y casa para fiestas privadas. Pero los testigos dicen que funcionaba como boliche encubierto , al que se podía acceder pagando $ 20 de consumición.

Para ayer a las dos estaba anunciada la actuación de Ráfaga, aunque se trataba de un show de “La nueva dimensión”, formado por tres ex integrantes del grupo de cumbia. Los que deseaban asistir podían incluir sus nombres en una lista de invitados online, que estaba en el sitio de Internet del Beara Lounge Club. “Salí de jugar al rugby con mis amigos y fuimos a Beara a tomar algo porque sabíamos que tocaba Ráfaga –contó Ferrari–. No teníamos invitación, pero en la puerta pagamos $ 20 y entramos . Subimos al entrepiso, donde había unas 200 personas”.

El recital empezó tarde y terminó pasadas las 3.30. Un testigo, que prefirió mantener su nombre en reserva, contó: “La banda gritaba ‘salten, salten’ y cuando empezamos a saltar en el entrepiso los patovicas nos hicieron calmar. Hace un año, en un cumpleaños, nos habían dicho que no saltáramos porque se iba a caer el techo . Y el piso vibraba cuando bailabas”.

Según el comisario inspector Carlos Alvarez, de la Superintendencia Federal de Bomberos, el entrepiso era de aluminio, madera y placas de durlock o yeso revestido. Tenía diez metros de ancho por siete de largo y estaba a unos 10 metros de altura.

Cuando terminó el show, se fue mucha gente. “Quedamos unos 200 –dijo el testigo–. Cerca de las 4, con mis amigos estábamos yéndonos cuando la música se cortó. Vimos salir a un chico con la cabeza lastimada y a unas chicas que gritaban que llamara al 911. Se había caído el entrepiso que daba al fondo del local. Por un momento, quedó sostenido por la cabina del DJ , que estaba debajo de la escalera y sirvió de tobogán para que algunos escaparan. Al final se cayó todo y parte de un pasillo que llevaba a otro entrepiso”.

Este testigo fue uno de los que ayudaron a sacar a los heridos: “Levantamos el techo para ayudar a los que quedaron abajo. La gente estaba muy lastimada. Se oían gritos. También sacamos a la chica rubia que murió y que estaba justo debajo del entrepiso que se cayó. Estaba muy mal. Las ambulancias llegaron rápido”.

Las chicas que murieron son Ariana Beatriz Lizárraga, de 20 años, y Leticia Paula Provedo, de 21. Y hubo 33 heridos, que fueron atendidos en los hospitales Fernández, Pirovano, Durand, Tornú y Rivadavia.

Otros, como Ferrari, resultaron ilesos. “Después de la caída no encontraba a mis amigos –contó–. Había que buscar por donde salir, pasando por arriba de la gente. Una chica me agarró del brazo y me ayudó. Salimos al fondo del local donde rompimos a patadas una puerta que tenía traba . Pero no era una salida de emergencia: daba a un patio, donde tomamos aire y me reencontré con mis amigos”.

Cuando cayó el entrepiso, los ex Ráfaga subían al VIP, pero todavía estaban sobre la escalera, que se mantuvo en pie. En ese momento, en el local también estaba el Casi Angeles Peter Lanzani.

El Gobierno porteño informó que el local del club Beara, ubicado en Scalabrini Ortiz 1638, está habilitado desde el 24 de agosto de 2009 como “restaurante, cantina, casa de lunch, café bar, whiskería, cervecería y casa de fiestas privadas”. Su titular es El Viejo Sabio S.A., cuyo presidente es Agustín Dobrila. Tiene permitida una capacidad de 491 personas, porque el local tiene 491,86 m2. También está habilitado el entrepiso, que cuenta con un certificado de sobrecarga firmado por un profesional matriculado. Según la Agencia Gubernamental de Control, el local fue fiscalizado 9 veces este año, la última el domingo pasado.

Ayer el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, sostuvo que “no hubo fallas en el control del Estado” del local y que el entrepiso se derrumbó por “un mal uso de las instalaciones ”. Por la noche, el jefe de la Agencia, Javier Ibáñez, fue a dar explicaciones a la Legislatura. Pero no convenció y se comprometió a volver el lunes. Según los legisladores, no pudo responder qué artículo del Código de Habilitaciones permite abrir un local como “casa de fiestas privadas”. En el registro de locales nocturnos de www.saliseguro.gov.ar, las definen como locales “a ser alquilados por personas o instituciones que deseen efectuar reuniones de carácter social y celebraciones de índole particular” y dicen que deben ser habilitadas en según el artículo 10.2.3, que es el de locales bailables. Pero les piden menos requisitos. “El Gobierno está dando información errada y oculta cosas, acusó el diputado Aníbal Ibarra, removido del Ejecutivo con votos del macrismo después de la tragedia de Cromañón.

La habilitación no permitía que Beara hiciera shows musicales en vivo o que vendiera entradas. Pero tanto los habitués como los vecinos dicen que era un boliche encubierto y que, en vez de entradas, en la puerta vendían consumiciones por $ 20. El propio Ibáñez ayer contó que el local fue clausurado dos veces por desvirtuación de rubro , pero que las clausuras fueron levantadas por fallos judiciales .

Además de Dobrila, los socios de El Viejo Sabio son Roberto Kattan Coria, Ronaldo Fliess y Juan Carlos María Yun. Ayer este último, que estaba en el entrepiso caído, quedó detenido en la causa por averiguación de “doble homicidio culposo y lesiones culposas”, a cargo del juzgado de instrucción de Alicia Iermini.

Pero anoche, su abogado Diego Pirota, informó a Clarín que Yun quedó en libertad .Fuentes judiciales comentaron que una de las hipótesis que investiga el fiscal Andrés Madreas sería que el entrepiso tenía una sobrecarga de personas . “Fue una fatalidad, creemos que hubo un desperfecto de los materiales de construcción porque todo estaba habilitado. El entrepiso no estaba sobrecargado, y el local tenía un 30% de su capacidad”, había dicho Pirota.

Ayer la oposición cuestionó al Gobierno porteño por el derrumbe, ocurrido a un mes de la tragedia del gimnasio de Villa Urquiza. También criticaron la ausencia de Mauricio Macri, de gira por España, Francia e Italia.

NORA SÁNCHEZ – Nota Clarin
Descargar PDF para imprimir