Proyectos inmobiliarios – Construcciones PRO

Casi una gestión inmobiliaria se diría acerca de los planes para el próximo mandato de Mauricio Macri, que acumula proyectos pretenciosos que, como poco, pondrán al rojo vivo la escribanía general de la Ciudad, si se concretan, claro.

En la materia, ya incursionó el jefe de Gobierno cuando logró obtener el permiso legislativo y vender los lotes del barrio vip de Catalinas para engordar el Presupuesto porteño, que parece nunca alcanzarle a Macri. Casi nada, comparado con lo que está impulsando: desde escrituración de terrenos en villas, hasta un complejo en San Telmo y el más audaz: la mudanza del palacio comunal.

Tras su exitosa reelección que le devuelve la celeridad con que comenzaron a fluir proyectos dormidos desde hace un año en las comisiones, Macri se propone concretar varias transformaciones urbanas que implican transacciones de propiedades, a lo que se agrega el impulso inmobiliario que pretende, por ejemplo, con el traslado de la sede del municipio al barrio de Barracas. No es todo. Lo más innovador que planifica Macri para las próximas semanas es la sanción de un proyecto que permita a su administración generar las condiciones para escriturar terrenos de villas de emergencia a favor de sus ocupantes, con la teoría de que sea «el mercado» el que termine con esos barrios procurando un desplazamiento de los moradores a condiciones más dignas, ante la posibilidad de ser propietarios, como efecto colateral. Aseguran, que en ese caso, el propósito mayor es darle un corte a la especulación que existe en esas villas, con construcciones no autorizadas en altura para dar en «alquiler», entre otras modalidades.

Hay más: este jueves el PRO piensa sancionar una ley para escriturar 11 mil viviendas de los llamados barrios sociales -se aprobó en la Comisión de Vivienda del PRO, impulsado por Enzo Pagani-, que mantienen esa irregularidad desde que fueron adjudicadas.

Todo no será exclusivamente para ordenar la geografía de los más postergados, habrá ofertas también en la zona norte porteña, donde el Gobierno de la Ciudad avanzará con la expropiación de 14 lotes, en esquinas tan coquetas y caras como el cruce de las avenidas Santa Fe y Pueyrredón, con el objetivo de hacer lugar para nuevas estaciones de la línea H de subterráneos (ver nota aparte).

Si faltaba algún plan, Macri reflotó ya el pedido de aprobación del convenio con una empresa privada para el desarrollo del proyecto Solares de Santa María (abarca 1 millón de metros cuadrados) en lo que era la ciudad deportiva de Boca Juniors y también el de construcción de un shopping en Caballito que tiene alta resistencia de los comerciantes de la zona. Se completa el menú de construcciones PRO, con otra iniciativa que ya cuenta con votos, como la de estacionamientos a cielo abierto ante el fracaso de las concesiones para hacerlos subterráneos y uno más, llamado Feria del Sur, que presume de complejo gastronómico y cultural en el histórico barrio de San Telmo.

Solamente con esas propuestas, Macri sacudirá el mercado inmobiliario porteño, casi sin esperar a comenzar, el 10 de diciembre, el próximo período para el que fue reelecto. Pero habrá también ofertas, cuando salga a remate una veintena de propiedades fiscales para reunir unos $ 50 millones que se volcarían a la puesta en valor del Centro Cultural San Martín.

Para enumerar simplemente los anuncios de los últimos días, junto con los despachos aprobados en comisión y los proyectos en carpeta del bloque PRO, habrá: la mudanza de la sede del Gobierno porteño y cinco ministerios a Barracas, un emprendimiento de $ 250 millones, para lo cual se pondrá a la venta el edificio del ex Mercado del Plata, unos 15 mil metros cuadrados a metros del Obelisco porteño. Ese remate no será sencillo. El edificio por dentro, laberíntico y desordenado, nada tiene que ver con la arquitectura de su fachada, que seguramente fue lo que originó que sea un inmueble «protegido» por las normas locales, lo que limitaría su destino a manos privadas, al menos acotaría las transformaciones que pudieran hacerse allí, o bien generaría una norma de excepción, como suele ocurrir en estos casos.

El proyecto de movilizar la zona del sur porteño ya tiene una muestra, con la edificación de la sede central del Banco Ciudad de Buenos Aires en Parque Patricios, donde ayer, Macri y la vice electa María Eugenia Vidal condujeron la reunión del gabinete PRO. Será un edificio «inteligente» con las últimas tecnologías para su desarrollo.

El anuncio, de la mudanza del Gobierno porteño, quizá tendrá un efecto renovador en la zona lindera a los neuropsiquiátricos Borda y Moyano -entre los cuales se piensa hacer el llamado Distrito Gubernamental- cuando se lance la licitación.

Luego está el plan de escrituración de las viviendas sociales que está previsto aprobarse esta semana y el proyecto de ley para las villas de emergencia, que remite a una ordenanza de la gestión de Carlos Grosso que proponía la urbanización de esos barrios, pero que nunca se logró. Ahora, si la Legislatura lo aprueba, se permitirá que el Gobierno porteño formule una delimitación de lotes y tras un censo y otras cuestiones que requieren esas operaciones se terminen escriturando.

A los emprendimientos privados del shopping en Caballito y de las torres en Costanera Sur se agregarán varios estatales. Entre ellos el de la Feria, en San Telmo, que también tuvo despacho favorable en la comisión que conduce Cristian Ritondo. Afectará a los terrenos bajo la Autopista AU1 y las áreas linderas, de la calle Bolívar, Balcarce y Paseo Colón. El proyecto, impulsado por el mismo Ritondo, fue presentado por cuatro empresas constructoras que ofrecen realizar un centro que «genere continuidad comercial y turística para la calle Defensa, en el tramo entre la avenida San Juan y la calle Cochabamba». Lo califican como «un centro cultural, gastronómico y comercial», y para poder realizarse lo tiene que autorizar la Legislatura, dándoles el uso específico a los predios bajo la autopista.

El macrismo ya conformó con bloques chicos amigos una mayoría propia que le permitiría aprobar la mayor parte de los proyectos; incluso el de escrituración contó con la firma, en comisión, también de bloques opositores al PRO. Con esa ventaja consolidada, por el momento, el bloque macrista intentará sacar todas las leyes necesarias para las construcciones PRO, antes de fin de año.

Por: Patricia García
Fuente: Ambito Financiero
Link: Ver Nota

Un comentario en “Proyectos inmobiliarios – Construcciones PRO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *