Derrumbe: los vecinos se sienten víctimas de un desgaste psicológico

Las familias evacuadas siguen alojadas en casas de amigos. Luego del fin de semana largo, hoy se retomarían las tareas de peritaje para determinar las causas del desprendimiento y el estado general del resto de la obra.

Los vecinos de la obra cuyos balcones se derrumbaron la semana pasada en el barrio Aldana, en la ciudad de Corrientes, aseguran que vivir al lado del edificio en construcción “es realmente una pesadilla”. Dicen que les provocó un lento desgaste psicológico que los hace sentir impotentes frente a la inacción de las áreas de control y la negligencia profesional. Las familias evacuadas siguen alojadas en casas de amigos, y concluido el fin de semana largo, hoy se retomarían las tareas de peritaje para determinar las causas del desprendimiento y el estado general del resto de la obra.

Los reclamos de los vecinos fueron insistentes. La familia de Armando Cattaneo, en particular, se presentó en varias ocasiones ante la comisaría 4ª para exponer su preocupación por la rotura de una pared con un martillo hidráulico, la caída de elementos contundentes en su patio, caída de cemento sobre un aire acondicionado y por los ruidos molestos que eran frecuentes.

El jueves último, el desprendimiento de las losas de los balcones en el edificio ubicado en Gobernador Lagraña al 250 (Paraguay), conmocionó al barrio Aldana. Además de la familia Cattaneo, otra tres familias fueron evacuadas por seguridad y permanecen en casas de amigos, lejos de sus hogares.

“Seguimos en casas de amigos.Los peritos nos aconsejaron que abandonemos nuestros hogares por seguridad, frente a la posibilidad de nuevos desprendimientos y estamos tratando todavía de comprender la negligencia profesional”, manifestó Cattaneo en un diálogo con La República.

Por su parte, los peritos judiciales continuarían hoy las tareas correspondientes para determinar las causas que dieron lugar al derrumbe de cuatro balcones. El sábado se demolió parte de la estructura y se aguarda el avance de la investigación para conocer explicaciones sobre el inesperado desprendimiento.

“Seguimos fuera de nuestras casas porque todavía no estamos fuera de peligro. Hay riesgos de nuevos desprendimientos y eso no nos permite estar tranquilos”, indicó el propietario de la casa lindante al edifico derrumbado.

“Hice muchas denuncias en la comisaría del barrio, la primera fue cuando rompieron una pared de nuestra casa con un martillo hidráulico, mientras mi hija preparaba su desayuno”, recordó Cattaneo, así como las denuncias por la caída de cemento sobre un aire acondicionado que no volvió a funcionar, y otros elementos contundentes en su patio, donde su hija suele permanecer varias horas al día, y por los ruidos que “eran realmente molestos”. Para el vecino, “esos ruidos siempre están latentes en la cabeza de uno”, y añadió: “Somos víctimas de un lento desgaste psicológico, una situación que quizás solo pueden comprender quienes conviven con una obra”.

La posición municipal

Si bien el secretario de Obras Públicas de la Municipalidad, Carlos Colombo, sostuvo que el proyecto tenía todo en regla y los controles eran semanales, el intendente electo de la Capital, Fabián Ríos, admitió que será necesario profundizar las tareas de supervisión en las obras en construcción.

Según el director de Obras de la Municipalidad de Corrientes, Daniel Bedrán, el uso de suelo se habilitó en diciembre 2012, el profesional actuante como proyectista y director de obra es el arquitecto Marcos Cohen y el permiso de edificiación contempla un edificio de planta baja más cinco pisos.

TEXTUAL

Somos víctimas de un lento desgaste psicológico; solo pueden comprender lo que se vive quienes conviven con una obra.
Armando Cattaneo, vecino daminificado

Fuente: www.diariolarepublica.com.ar
Link: Ver Nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *