Para construir paredes vegetales y terrazas verdes

Cómo se ensamblan estos módulos de sencilla instalación con sistema de riego automático incorporado.

TERRAZAS-VERDES-sistema-cuenta-sensor_CLAIMA20131108_0218_14

Paredes vegetales y terrazas jardín, una tendencia que asomó hace un tiempo y se fue perfeccionando en la técnica. Ya no quedan dudas de que se puede instalar un jardín sobre la losa sin que la humedad sea un problema. Y que hay alternativas para reemplazar a la “enamorada del muro”.

“Una pared o terraza vegetal funciona como importante aislante térmico, amortiguando las altas temperaturas en verano y aislando del frío en invierno”, explica Victoria Fejes de Arte Vegetal.

Para armar una pared vegetal, se conforma una estructura sobre el paramento existente donde luego se vinculan los módulos con las plantas. Esta estructura logra que los módulos queden separados unos cinco centímetros de la pared. “Al no tener contacto la pared y con el módulo, no existe la posibilidad de humedad”, aclara Fejes.

Los plantines se disponen en los módulos, que contienen un sustrato especial desarrollado para favorecer el crecimiento de las especies vegetales. Dependiendo de la obra, los plantines se colocan in situ o se transportan ya plantados en los módulos.

Los contenedores pueden ser bateas galvanizadas fabricadas a medida para la obra. Contienen un geotextil y una malla anticorrosiva y antialcalina para proteger el sustrato. Son la base de la plantación. Otra opción es emplear módulos de polipropileno resistentes a los rayos UV: “La capacidad es de 12 plantas por módulo y de muy fácil y rápida instalación”, aclara Fejes.

Verde bien arriba
El diseño de un jardín en el techo lógicamente requiere de una preparación especial de la superficie. Se impermeabiliza toda la superficie, se coloca un manto geotextil, luego un geodrenante y se lo cubre con un sustrato liviano que recibirá las especies vegetales.

“La superficie se impermeabiliza con un sistema de capas con productos especiales que contienen aditivos antiraiz, antihumedad y que no sólo impiden el paso de la humedad, sino que evitan posibles fisuras”, aclara Fejes.

Una vez colocadas todas las capas y el sustrato liviano (para generar el menor peso posible en la terraza) se arma el techo verde (césped y/o plantas) de la misma manera que un jardín tradicional. Al igual que en las paredes vegetales, el mantenimiento es el mismo que requiere cualquier espacio verde, con el valor agregado de tener un sistema de riego automatizado, que evita el exceso de hidratación y previene la falta de humedad. Fejes aclara que el controlador de riego se programa dependiendo de las especies plantadas, de la orientación, del lugar y la altura.

En cuanto a las especies más aptas, la asesora explica que se pueden utilizar todo tipo de plantas. “Se intenta utilizar especies autóctonas o nativas que no tengan un requerimiento hídrico importante, para lograr de esa manera un control más eficiente del uso del agua”, afirma Fejes. Arte Vegetal acaba de terminar una obra en Belgrano: “Se proyectaron rajas verticales en todas las paredes exteriores de entrada al edificio, siguiendo un diseño de curvas y colores para mantener un sentido y una forma. Se construyó una terraza verde cuyo diseño continúa en las rajas verticales. En la pared del sum, que es exterior, se plantaron especies de gran tamaño para cubrir lo más posible el paramento.”

Por: PAULA BALDO
Fuente: Arq Clarin
Link: Ver Nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *