Preocupación en Parque Patricios ante el peligro de derrumbe de un complejo

Vecinos de un complejo de departamentos del barrio porteño de Parque Patricios denuncian que la estructura está en peligro de derrumbe debido a obras que se están realizando en el predio.

derrumbe-parque-patricios-puraciudad-750x400

El inmueble “Complejo Habitacional La Rioja”, está ubicado en La Rioja al 1800, entre Inclán, Deán Funes y Salcedo, y cuenta con 7 torres de 20 pisos en donde viven 486 familias que en total representan cerca de 2.500 personas.

Los problemas se ocasionaron a raíz de obras “por parte de un grupo de empresas que habrían adquirido en remate público el subsuelo del complejo para construir un estacionamiento con alquiler de cocheras” contaron los denunciantes.

La semana pasada vecinos aseguran haber visto como el edificio “vibraba” por lo que presentaron la denuncia en Defensa Civil que clausuró el subsuelo hasta constatar el estado del mismo.

Desde el sistema de atención integral de siniestros y desastres de la Ciudad precisaron que en el expediente 2761606/16 se detalla cómo la empresa constructora violó la prohibición de seguir trabajando en el lugar.

Fuente: www.puraciudad.com.ar
Link: Ver Nota

Tragedia en Barracas: se cayó parte de un techo y hay dos muertos

Es un un estacionamiento, que estaba en obra. Las víctimas fatales serían el arquitecto y un obrero. Y registraron al menos dos heridos. Había unas 15 personas trabajando ahí.

lugar-estacionamiento-Pedriel-avenida-CaserosTwitter_CLAIMA20151212_0108_28

Dos personas murieron cuando se cayó parte del techo de un estacionamiento en el que se hacía una obra, en el barrio porteño de Barracas, frente al Hospital Británico. Y al menos dos resultaron heridas, informaron fuentes oficiales.

El director del SAME, Alberto Crescenti, indicó que las víctimas fatales son dos hombres de entre 30 y 40 años. Una de las víctimas fatales sería el arquitecto de la obra y fue encontrado por personal de Bomberos Voluntarios entre los escombros. El otro, un obrero, según agregó la fuente.

Al menos otras dos personas, que trabajarían en la obra, resultaron heridas, una con golpes graves, y fueron trasladadas al Hospital Penna.

El lugar está ubicado en Pedriel al 70, casi avenida Caseros, y ahí trabajan bomberos y policías.

Se estima que había alrededor de 15 personas trabajando en el lugar y, aunque no habría denuncias de desaparecidos, revisan a fondo.

Vecinos dijeron que oyeron una especie de explosión y, al salir al ver qué pasaba, se encontraron con el derrumbe. Y algunos indicaron que vieron a trabajadores saliendo del lugar en medio del desastre.

Fuente: Clarin
Link: Ver Nota

Desastre en Barracas: dos muertos por un derrumbe en un garaje

Hubo al menos dos heridos .Dicen que construían un segundo piso. Pero, según vecinos, no tenían habilitación. Hoy terminan de remover escombros.

estacionamiento-Pedriel-Hospital-Britanico-trabajaban_CLAIMA20151213_0008_28

Fue ayer apenas pasadas las 13.30 y conmocionó al barrio. Dos personas murieron y otras dos sufrieron heridas cuando cayó la losa que estaban montando en un estacionamiento de Barracas, frente al Hospital Británico. Los vecinos aseguran que la obra no estaba habilitada y que la estructura que se estaba haciendo tenía fallas evidentes.

“Escuchamos el estruendo y nos asomamos. Ahí nomás empezaron los gritos y los muchachos que habían logrado salir empezaron a pedir ayuda al hospital”, contó una vecina.

El estacionamiento está ubicado en el número 76 de la calle Pedriel y pertenece a una familia del barrio que también se encarga de atenderlo a diario, aunque no trascendieron sus datos.

“Ellos tienen otro estacionamiento que está a la vuelta y se conecta. Estaban haciendo un segundo piso para poder meter más autos. Todo por ganar un poco más de plata, no se puede creer”, se sumó otra.

“De hecho anoche (por la del viernes), como a las 23, todavía estaban trabajando para cortar la malla y dejar todo listo. Se ve que querían aprovechar que hoy no trabajaban para terminar la obra”, apuntó otro hombre.

Daniel Russo, director de Defensa Civil de la Ciudad, informó que al momento del incidente en el lugar trabajaban unos 15 obreros. “Al llegar al lugar personal de Bomberos y de Defensa Civil pudo ubicar dos personas fallecidas y dos heridas, que fueron trasladadas al Hospital Penna”, confirmó.

Según contaron los vecinos, el lunes habían terminado la primera mitad de la losa, de unos 10 x 30 a siete metros de altura, y lo que estaban haciendo era hormigonar el resto, pero la estructura no resistió el peso y se derrumbó.

Otro dato que trascendió es que los fallecidos serían el ingeniero a cargo de la obra y el hombre que manejaba el camión hormigonero, los dos que estaban en la planta baja. El resto se deslizó en tobogán por la losa derrumbada.

Aunque no hubo denuncias de desapariciones, se revisó la zona con perros entrenados y luego con zondas para asegurar que no hubiera quedado nadie atrapado debajo de los escombros.

“No hay un listado fehaciente de la gente que estaba trabajando en el momento en el lugar y los empleados no nos pueden asegurar si estaban todos afuera”, explicó Russo. Es que muchos estaban ahí para hacer una changa por la tarde contó Alcides, uno de los obreros que sufrió heridas leves en un brazo.

“La parte más intensa de la remoción seguirá hasta mañana al mediodía (por hoy) y por lo menos dos o tres días más para asegurar la zona y al edificio, que tuvo una conmoción importante”, explicó Russo. Después se podrá avanzar con las pericias para determinar qué fue lo que sucedió.

Fuente: Clarin
Link: Ver Nota

Cuatro heridos al caer parte de una medianera en una obra en Núñez

Aunque todos estaban fuera de peligro, resultaron con politraumatismos

1924913h640

Sólo transcurrieron 11 días desde el último accidente, para que otros trabajadores de la construcción resultaran heridos tras derrumbarse parte del encofrado de la obra en la que trabajaban. Ayer, en Núñez, por lo menos, no hubo que lamentar víctimas mortales.

El hecho anterior se había registrado el 25 de julio, en una obra en construcción de la calle Salta, entre Carlos Calvo y Estados Unidos. Dos días antes, en Parque de los Patricios, un obrero había muerto aplastado por una máquina retroexcavadora.

Por el hecho de ayer, ocurrido en la calle Juana Azurduy, entre avenida Cabildo y Ciudad de la Paz, cuatro trabajadores tuvieron que ser rescatados de entre los escombros para luego ser atendidos por el personal de emergencia. Al lugar concurrieron un camión de bomberos y ambulancias del SAME.

Según aseguró el director del SAME, Alberto Crescenti, no corría riesgo la vida de ninguno de los heridos, aunque los cuatro fueron atendidos por politraumatismos.

La Unión Obrera de la Construcción (Uocra), en tanto, dijo ayer que durante el mes de mayo, el gremio ya había denunciado irregularidades en la construcción en la que ayer se cayó una losa.

Al parecer, y según las primeras versiones de los obreros que trabajaban junto a los heridos al momento del hecho, cedió parte de la medianera que separa la construcción de un garaje privado contiguo. Los trabajadores, al parecer, estaban encastrando una viga para uno de los pisos del inmueble.

“De repente, se cayó la medianera”, alcanzó a decir a la nacion, visiblemente shockeado, uno de los diez peones que cerca del mediodía realizaba sus tareas en el edificio de la calle Juana Azurduy al 2400.

Crescenti, a su vez, dijo que los cuatro trabajadores que resultaron heridos fueron trasladados a los hospitales Zubizarreta, Tornú y Pirovano con politraumatismos de diversa consideración, pero que no corría riesgo la vida de ninguno de ellos.

1924916h640

Un joven que se identificó como Francisco contó que oyó un fuerte ruido y enseguida salió a la calle. “Mi primera reacción fue la de entrar al estacionamiento para ver cómo estaba mi auto. Allí pude ver que había un obrero sentado con una de sus piernas lastimada, mientras que otro era llevado por los médicos en camilla y un tercero salía por sus propios medios”, contó a la nacion.

Dentro del garaje lindero con la obra en cuestión, sólo pudo verse a un vehículo que, tal vez producto del derrumbe, tenía roto el parabrisas.

Según indicaron a la nacion fuentes de la Subsecretaría de Trabajo, Industria y Comercio de la ciudad, la obra había sido inspeccionada por la Dirección General de Protección del Trabajo en cinco oportunidades: el 18 de octubre y el 10 y 20 de diciembre de 2013, y el 30 de junio y 22 de julio de este año.

“En esta última inspección, se constató que la obra se encontraba paralizada sin actividad”, agregaron a través de un comunicado.

Sin embargo, desde la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina indicaron que los trabajos en ese lugar “nunca se detuvieron”.

Según el gremio, los encargados de Seguridad e Higiene y Normativa Laboral de la Uocra habían constatado en cinco oportunidades que la obra presentaba falencias.

El 16 de mayo último, y con carácter de denuncia urgente, la Uocra les solicitó a las autoridades porteñas que inspeccionaran el lugar.

En un comunicado difundido ayer después del derrumbe, la Uocra consignó que en aquella última inspección habían registrado y denunciado varias anomalías, entre ellas la falta de resguardo de aberturas de pisos con cubiertas o barandas.

También detectaron la falta de submuración y entubamientos internos, y de protecciones contra caída de personas y objetos. El gremio dijo también que habían detectado la ausencia de llaves térmicas y disyuntor en la obra.

Informe de Valeria Musse
Fuente: La Nacion
Link: Ver Nota

Dos obreros heridos en una obra que ya había sido clausurada

Ambos sufrieron lesiones leves; el gobierno porteño inspeccionó esa obra tres veces y, la última vez, la inhabilitó

1920915

Los derrumbes y accidentes en la construcción no se detienen. Ayer dos obreros resultaron heridos al quedar atrapados entre los escombros en el barrio de Montserrat, donde se proyectaba construir un edificio. Este hecho se suma al que tres días antes ocurrió en Boedo, donde un hombre falleció mientras trabajaba en una obra.

El accidente de ayer ocurrió en Salta 940, cuando dos obreros estaban retirando el encofrado de una estructura y se les desmoronó el material que, aparentemente, no había fraguado. Uno de los hombres quedó atrapado, pero fue rescatado por los bomberos de la Policía Federal y trasladado en el helicóptero del SAME hasta el hospital Santojanni. El otro trabajador sufrió un traumatismo leve en las piernas.

La obra había sido inspeccionada por la Subsecretaría de Trabajo de la ciudad en tres ocasiones, entre diciembre de 2013 y marzo de 2014, y en la última revisión fue clausurada por diferentes irregularidades. En un comunicado, el organismo informó que “la obra fue inspeccionada por la Dirección General de Protección del Trabajo el 20 de diciembre de 2013 y el 17 de febrero y 6 de marzo de 2014”. En la última visita, los inspectores comprobaron infracciones por baños insuficientes, falta de señalización de zanjas y excavaciones, falta de protección contra caída de personas, fallas en la protección de tableros eléctricos, entre otras. Por tal motivo, se clausuró hasta el 18 de marzo. “El resultado de todas las inspecciones y la clausura impuesta fue informado a la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina [Uocra]”, culmina el comunicado.

Ricardo Caamaño, vocero de la Uocra, opinó al respecto: “El accidente se podría haber evitado. El sindicato denunció en reiteradas oportunidades a esta construcción. Las dos últimas las presentamos el 11 de julio porque la obra no cumplía con los requisitos de seguridad e higiene, y era posible la existencia de trabajadores no registrados”.

Sobre la base de las denuncias que realizó la Uocra, el 14 de julio la Subsecretaría intimó a la empresa PBP Construcciones -la encargada de la obra- a que regularizara la situación de la obra en los 15 días siguientes. Sin embargo, el derrumbe ocurrió antes de cumplirse ese plazo.

“No sé qué esperan Mauricio Macri y el ministro de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera, para remover de su cargo al subsecretario [de Trabajo, Ezequiel] Sabor. Su gestión tiene un récord histórico de derrumbes”, acusó el ingeniero Edgardo Castro, delegado de ATE en la Subsecretaría de Trabajo porteña.

Tres días antes del derrumbe de la calle Salta, un obrero murió aplastado por una máquina retroexcavadora mientras trabajaba dentro de una obra en Rondeau al 3400, en Boedo. En esa oportunidad, voceros de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) destacaron: “Llamaba la atención que el operario estuviera trabajando en un día tan lluvioso, cuando, normalmente, los arquitectos no exponen a sus empleados en las excavaciones”.

Fuente: La Nacion
Link: Ver Nota

Continúa el temor de los vecinos tras el derrumbe

Algunos que habían regresado ayer a sus hogares, planeaban volver a evacuarse hasta no tener la certeza de que no hay peligro. Ayer se quejaban de que no había operarios de la constructora ni del gobierno porteño en el lugar.

Aunque la mayoría volvió a su casa, los vecinos de la calle Sinclair al 3000, donde el derrumbe de los cimientos de la construcción de una lujosa torre de 23 pisos arrastró parte de la acera y destruyó los caños de gasy posiblemente de agua– en esa zona del barrio porteño de Palermo, todavía temen que la calle continúe derrumbándose. El pozo, visto desde los edificios contiguos, continuaba repleto de agua y el suelo y las vallas cubrían casi todo el suelo deprimido por el colapso. Los vecinos se sentían inseguros de habitar sus hogares y muchos consideraban no volver a instalarse hasta tener la certeza de que el desastre se hubiese controlado. La intranquilidad era creciente a lo largo de la tarde de ayer, por el hecho de que no se veía a ningún operario de la empresa constructora o de la Ciudad trabajando en el lugar. “Esto no es otra atracción turística. Es otra negligencia del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.” La frase estaba en unos carteles manuscritos que los vecinos pegaron sobre el tapiado.
“Ayer dijeron que iban a comenzar con las tareas y sacar el agua del pozo. Llamé a la fiscalía de la ciudad y no me quisieron tomar la demanda y me dijeron que llame directamente al 103. Pero no hacen más que una guardia, no están trabajando”, se quejó la abogada Raquel Gómez.

Cerca de las siete de la tarde, Marcelo Pérez, arquitecto del gobierno de la Ciudad, se acercó para revisar que los cimientos del edificio de enfrente no estuvieran afectados por el agua. Sin embargo, para los vecinos, esa precaución no es suficiente: “Ayer nos aseguraron que no era peligroso y que habían entrado al sótano, pero después me enteré que no era verdad. Llamé al 103 sin parar desde el viernes y me dicen siempre cosas distintas. ¿Cómo les voy a creer si son los mismo que revisaron la obra ocho veces e igual se cayó”, señaló Sandra Bialoscornik, de Sinclair 3075, donde ayer se había convocado un grupo de vecinos.

El hundimiento se produjo en la noche del viernes, cuando cedió la tierra de donde se estaba construyendo un edificio de 23 pisos, cuyo arquitecto a cargo es César Felipe Tiscornia.

El derrumbe, que sucedió en medio de la intensa lluvia, no produjo heridos, porque no había gente trabajando en ese momento ni ningún transeúnte pasaba por el lugar, aunque provocó la rotura de un caño de gas que obligó a evacuar la cuadra y a cortar el suministro durante varias horas. También afectó a una antigua vivienda lindera, que quedó dentro del cerco perimetral. La obra quedó momentáneamente clausurada, y durante el fin de semana, Mauricio Macri recorrió el lugar con efectivos de la Guardia Urbana y Defensa Civil. La Agencia Gubernamental de Control insistió en que se habían realizado “ocho controles” –el último fue el 3 de agosto–, sin que se encontraran anomalías. Por otro lado, especialistas atribuyeron el problema a “la presión del agua de la lluvia” que “empujó el muro de submuración”, aunque los resultados definitivos de el peritaje se esperan para mañana o pasado, con los que podrá establecer “si hubo negligencia del responsable de la obra”, dijeron desde la AGC. «

“ya estaba hundido y seguían metiendo hormigón”

Según explicaron varios vecinos, el viernes al mediodía comenzaron a notar los primeros movimientos extraños en la obra, y algunos decidieron advertir a Defensa Civil. “En la tarde había mucha agua. Los obreros trataban de frenarlo con cemento y arena, pero era incontenible. A las ocho y cuarto, estaba en la puerta y vi cómo se empezaban a hundir los árboles”, dijo Sandra Ponce, quien salió a avisar a sus vecinos sobre el desmoronamiento. Sandra ya venía preocupada por la profundidad del pozo: “Estamos muy cerca del arroyo Maldonado y de las vías del tren”, explicó.

Por esa cercanía, la calle Sinclair suele inundarse con las lluvias. Ese día no fue una excepción: “Pasé a las siete de la tarde y estaba toda tapada por el agua. La vereda ya estaba más hundida, pero le metían hormigón sin parar. Eran cientos de camiones tirando, de a dos a la vez”, agregó Mauro Arias, empleado de seguridad del edificio situado a la vuelta, sobre De María 4780.

El agua contenida en el pozo es hoy la principal preocupación. “Semejante empresa tiene que tener una bomba para sacar el agua. Nos dijeron que lo iban a hacer el sábado, pero veo desde la terraza que sigue igual que ayer“, dijo Oscar Ojeda, encargado del edificio de Sinclair 3075. El viernes a la noche se fue con su mujer y su hijo a lo de su hermana. El sábado regresó a su casa, aunque no durmió, pensando en la posibilidad de que el edificio se derrumbara. “Ahora me dan ganas de irme otra vez, no dormir acá. Ni siquiera hay alguien de la obra para reclamarle”, agregó.

Desde 2009

10 muertos. Producto de ocho derrumbes en la ciudad. El último fue el sábado: Octavio Pérez Galimberti, aplastado por una marquesina, en Tribunales.

Por Boyanovsky Bazán y Lucía Álvarez
Fuente:  Tiempo Argentino
Ver Nota

Preocupación después del derrumbe

Se restableció el servicio de gas y las familias evacuadas pudieron volver a sus casas después del mediodía; Macri visitó la obra

Sólo ayer, después del mediodía, los vecinos de la calle Sinclair que tuvieron que abandonar sus casas tras el desmoronamiento frente al pozo de una obra en construcción, pudieron regresar a sus hogares.

Es que, en medio de la tormenta y tras la caída de la vereda y de parte de la calzada, la rotura de un caño de gas había obligado a evacuar la cuadra y a cortar el suministro de la red domiciliaria.

Ante la emergencia, algunos pasaron la noche en casa de familiares. Otros fueron alojados en hoteles por el gobierno de la ciudad. Ayer, mientras de producía el lento regreso a casa, aún perduraba el temor y los recuerdos de lo ocurrido en la cuadra de Sinclair, entre Cerviño y Demaría.

“Parecía que se estaba abriendo la tierra. Fue terrible”, contó Alda, quien vive justo enfrente de la obra.

Como consecuencia del desmoronamiento, una vivienda lindera y muy antigua fue afectada y se temía que la estructura no resistiera.

Alda contó que debió hospedarse en la casa de su hija, a pocas cuadras de allí. “Pasé la noche intranquila y recién pude volver a casa ayer a la tarde. La mujer dijo que el viernes había notado que “algo raro” ocurría en la obra en construcción.

“Me asomé a la ventana y vi que un par de obreros estaban tratando de tapar una especie de grieta con baldes llenos de cemento. Ahora pienso que el derrumbe podría haberse evitado”, dijo.

Sol, otra de las vecinas, contó que estaba cenando con su familia cuando comenzaron a sentir sirenas y ruidos que los inquietaron. Fue allí cuando decidieron asomarse al balcón y se encontraron con la triste realidad.

El piso estaba hundido y el olor a gas era muy fuerte. Enseguida tocó el timbre el portero y nos pidió que desalojáramos el edificio porque había habido un derrumbe. Armamos un bolso lo más rápido que pudimos y nos fuimos a lo de unos amigos”, contó junto a su marido, quien aseguró que alrededor de las 19.30 algunos hombres con casco inspeccionaban un caño de la obra en construcción y parecían muy preocupados.

Sergio, que vive desde hace un año y medio en Sinclair 3026, fue otros de los que debió abandonar su hogar, pero al no tener a dónde ir, pasó la noche junto a otras familias en un hotel de la calle Oro que fue subvencionado por el gobierno.

“Como nos dijeron que en tres horas iba a estar todo resuelto y no fue así, nos quejamos y nos dieron hospedaje”, dijo el treintañero, sorprendido por el desmoronamiento.

“Nadie imaginó que iba a suceder esto. A todos nos llamaba la atención la profundidad que tenía el pozo, pero nunca se nos pasó por la cabeza que podría haber un derrumbe”.

Durante la mañana de ayer, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, recorrió con efectivos de la Guardia Urbana y Defensa Civil la zona del hundimiento, que se produjo en medio de la copiosa lluvia y en donde se estaba construyendo un edificio con cocheras subterráneas.

“La empresa debe trabajar rápidamente para que se puedan restablecer la vereda y la calle, y dar seguridad a la construcción”, según un comunicado difundido por el gobierno porteño.

Macri, que es ingeniero civil de profesión, analizó con los funcionarios, bomberos y técnicos de gas la situación de la calle Sinclair, donde el tránsito permaneció cortado durante todo el día. Según el comunicado, anteanoche se restableció el servicio de gas y de agua, que había quedado interrumpido por el desmoronamiento, sin embargo, la mayoría de los vecinos aseguraron que recién pudieron regresar a sus hogares durante el mediodía.

En tanto, desde la Dirección de Fiscalización y Control del Gobierno de la Ciudad informaron que la obra de Sinclair 3056/72 tenía estado de trámite registrado para demolición total y obra nueva con el número de expediente 309759/11.

También se pudo saber que el arquitecto a cargo de la construcción es César Felipe Tiscornia y que la obra fue inspeccionada por el gobierno en ocho oportunidades desde el 26 de diciembre de 2011.

Cabe aclarar que la última inspección la realizó la Dirección de Fiscalización y control de Obras el 3 de agosto último y el informe del profesional señaló que “no presentaba ningún tipo de anomalía”.

Los peritos especialistas señalaron que “la presión del agua de la lluvia empujó el muro de hormigón de submuración, arrastrando la vereda en su caída y dañando a su vez los caños de agua y gas que estaban debajo de la vereda“.

Luego del incidente, muchos fueron los vecinos que se quedaron alarmados por lo sucedido y preocupados porque los derrumbes son cada vez más habituales.

Me voy a oponer rotundamente a que se siga construyendo acá enfrente. En breve comenzaré a juntar firmas entre los vecinos, lo que ocurrió es muy serio y no podemos permitir que vuelva a repetirse“, dijo con convicción Lila Páiz, quien asegura que muchos fueron los que le comentaron que acercarse a la obra y ver la profundidad de la excavación les daba vértigo.

EL CONSORCIO ES RESPONSABLE

El jefe de la Agencia Gubernamental del Control porteño, Javier Ibáñez, repitió ayer que “la responsabilidad” sobre la marquesina que cayó en la zona del barrio de Tribunales, que provocó la muerte de un abogado de 33 años, “por ley, es del consorcio”.

Ibáñez explicó que lo que se desprendió anteayer en Lavalle 1578, donde funciona la sede de la Obra Social del Personal de Sociedad de Autores y Afines (Ospesa), fue “la losa que estaba revestida por una cartelera“.

El funcionario reiteró que la marquesina estaba “certificada en marzo de este año por un profesional contratado por el consorcio para hacer un relevamiento de su edificio“. “Según el informe técnico del arquitecto, todo los elementos salientes de ese edificio estaban en buenas condiciones. Certificó que estaba en buenas condiciones hasta 2018”, destacó Ibáñez, en diálogo con radio Mitre.

El funcionario expresó: “A pesar del informe del profesional, por algún tipo de cuestiones, se fracturó la losa que provoca el accidente“.

Ibáñez aseveró que el control que hace el gobierno porteño es “el documental que presenta el profesional, porque eso es lo que dice la ley”.

En el accidente, falleció Octavio Pérez Galimberti, de 33 años. Se le cayó la marquesina, cuando buscó refugió debajo del cartel publicitario para protegerse de la lluvia intensa que caía sobre la ciudad.

Por Julieta Paci
Fuente: www.lanacion.com.ar
Link: Ver Nota

 

La obra de Palermo había sido inspeccionada 8 veces desde diciembre

“La empresa debe trabajar rápidamente para que se pueda restablecer la vereda y la calle y dar seguridad a la construcción“, dijo Macri, que recorrió la zona

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, recorrió esta mañana con efectivos de la Guardia Urbana y Defensa Civil el barrio de Palermo, donde un derrumbe en un pozo de una obra en construcción generó peligro de escape de gas.

El hundimiento se produjo ayer pasadas las 21. El mismo día, pero a la mañana, una marquesina de un primer piso se derrumbó en Tribunales debido a la fuerte lluvia y aplastó a un hombre de 33 años .

“La empresa debe trabajar rápidamente para que se pueda restablecer la vereda y la calle y dar seguridad a la construcción”, aseveró según un comunicado difundido por el Gobierno porteño. Macri, que es ingeniero civil de profesión, analizó con los funcionarios, bomberos y técnicos de gas la situación en Sinclair al 3000, donde esta mañana el tránsito seguía cortado.

Allí, según fuentes comunales, “cedió parte de una obra en construcción y se desmoronó parte del frente, y se llevó la vereda“. El desprendimiento de la mampostería golpeó un caño de gas y ocasionó una fuga, por lo que los vecinos de la zona fueron evacuados.

El derrumbe puso en riesgo la construcción de la fundación Capital, vecina al predio en obra, y que dirige el economista Martín Redrado. El desmoronamiento, que se produjo en una jornada de intensas lluvias, afectó a los subsuelos que se construyen en el lugar y arrastró la vereda y parte del asfalto.

Anoche se restableció el servicio de gas y de agua que había quedado interrumpido por el desmoronamiento, en tanto que los vecinos evacuados por seguridad retornaron a sus hogares, a excepción de los que viven en los inmuebles laterales inmediatos a la obra dañada, precisó el parte de prensa.

En tanto, la Dirección de Fiscalización y Control del Gobierno de la ciudad informó que la obra de Sinclair 3056/72 tenía estado de trámite registrado para demolición total y obra nueva bajo el número de expediente 309759/11.

El arquitecto a cargo de la construcción es Cesar Felipe Tiscornia. La obra fue inspeccionada en ocho oportunidades por el Gobierno desde el 26 de diciembre de 2011. La última inspección la realizó la Dirección de Fiscalización y control de Obras con fecha 3 de agosto de 2012 y el informe del profesional señaló que “no presentaba ningún tipo de anomalía“.

Los peritos especialistas señalaron que “la presión del agua de la lluvia empujó el muro de hormigón de submuración arrastrando la vereda en su caída y dañando a su vez los caños de agua y gas que estaban debajo de la vereda“.

Fuente: www.lanacion.com.ar
Link: Ver Nota

Rechazan proyecto que prevé beneficios en edificios que incorporen cocheras – Mar del Plata

Mientras el concejal Hernán Alcolea impulsa un proyecto de ordenanza que prevé autorizar la construcción de uno y dos pisos más a los permitidos por el Código de Ordenamiento Territorial en aquellos edificios que incorporen cocheras, la Asociación Civil Marplatenses Defensores del Patrimonio Arquitectónico y Urbano consideró que la iniciativa tendrá “efectos nocivos” sobre la “morfología urbana y los bienes patrimoniales arquitectónicos”, además de que “no solucionará el problema del estacionamiento vehicular en la vía pública”. Por el contrario, la entidad propuso la implementación de “playas de estacionamientos de uso público en inmuebles de dominio privado”.

Semanas atrás, el concejal de la Agrupación Atlántica, Hernán Alcolea, presentó un proyecto de ordenanza a través del cual propuso que en aquellos distritos de alta y media densidad en los que se construyan edificios de viviendas u otros destinos de hasta tres pisos, se autorizarara la edificación de hasta un piso más de lo permitido por el Código de Ordenamiento Territorial con destino exclusivo y excluyentea unidades funcionales cocheras. En tanto, para el caso de edificios de más de tres pisos, pidió que se permitieran hasta dos pisos más de lo establecido por el COT con el mismo objeto.

La iniciativa del edil ya cosechó rechazos en algunos sectores. Tal es el caso de la Asociación Civil Marplatenses Defensores del Patrimonio Arquitectónico y Urbano, cuyos miembros hicieron una presentación en el Concejo Deliberante, advirtiendo sobre los “efectos nocivos que este proyecto tendría sobre la morfología urbana y sobre los bienes patrimoniales arquitectónicos, dispersos tanto en tejidos homogéneos como en heterogéneos”.

Según evidenciaron en la nota, en el transcurso del año 2010, “con la vigencia de las Ordenanzas 19.605 (incentivo a la construcción) y 19.281 (flexibilización del plano límite) comenzó a evidenciarse una severa distorsión de la morfología urbana en barrios característicos; la demolición de inmuebles que, a pesar de no estar protegidos por la Ordenanza 10.075, aportaban a la identidad de la ciudad, y un incremento en el surgimiento de medianeras expuestas que afectan el contexto de bienes patrimoniales y la calidad del paisaje urbano en general”.

“Esta problemática motivó que el municipio tomara medidas y sancionara las Ordenanzas 20.263, que suspendió por 90 días el otorgamiento de permisos de demolición en un sector de la ciudad; la 20.304, que disminuyó la altura del Plano Límite en el Distrito R4 (media densidad) y la 20.347, que renovó el régimen de incentivo a la construcción, pero con varias exclusiones y limitaciones que tienden a no alentar las distorsiones ante mencionadas”, agregaron.

En ese marco, subrayaron que el proyecto de Alcolea, “como está planteado, restablecería el factor distorsivo que con estas ordenanzas había sido parcialmente corregido”.

En tanto, desde la entidad destacaron que “antes de la sanción de las Ordenanzas enumeradas, como luego de ellas, al evidenciarse que no resultaron suficientes para dar solución definitiva a la “distorsión morfológica y pérdida de bienes patrimoniales”, varios vecinos de distintos sectores de la ciudad han presentado Petitorios que reclaman protecciones integrales de los mismos, a partir de la disminución de indicadores para frenar este proceso”.

No obstante, añadieron, “ninguno de ellos ha tenido respuesta al día de hoy, y sus reclamos parecen no ser escuchados en la misma medida que son escuchados los reclamos de “más m2” o “excepciones a las normas de tejido urbano” que determinados sectores constantemente reclaman, y que sólo tienen como mira la maximización de ganancias y no la mejora de las condiciones urbanas”.

En esa línea, consideraron que “es oportuno aclarar que mayores incentivos a la construcción en general o a la construcción de cocheras en particular (como el caso del proyecto en cuestión) impacta directa y negativamente sobre los bienes patrimoniales (estén o no reconocidos oficialmente a través de la Ord. 10.075 y modif.), al generar una mayor presión inmobiliaria sobre los mismos: alentando el proceso de sustitución en unos, o propiciando el pedido de desafectación y deterioro por abandono de los otros, como consecuencia de verse incrementado su potencial edificable”.

“Si bien el COT ya establecía en su Artículo 5.5.2.2 la exigencia de módulos de estacionamiento tanto en viviendas multifamiliares como en otros usos, con la Ordenanza 20.304 se elevó el requisito a 1 módulo de estacionamiento por cada unidad de departamento. Es decir que la necesidad de estacionamiento está contemplada y es exigida por la normativa vigente, con lo cual no debieran estar construyéndose edificaciones que no cumplan con esta normativa”, explicaron.

A su vez, indicaron que “la construcción en general está promocionada (Ord. 20.347) contribuyendo de esa forma a mejorar las condiciones del inversor que debe hacer frente a los requisitos de unidades de estacionamiento” y por ello, evaluaron que “no es conveniente un proyecto que plantea duplicar los beneficios (económicos y temporales) para unos pocos, en perjuicio (patrimonial-ambiental y permanente) para todos”.

Por otra parte, la promoción para que se construyan más unidades de estacionamiento también está dada hoy por la Ord. 19.215 y modif. 20299/11 que exime de Tasas de Servicios Urbanos, Derechos de Construcción, entre otros beneficios, en el caso de reciclado de viviendas multifamiliares o en nuevas edificaciones que destinen un 80% de su estructura a cocheras.

En otro párrafo de la presentación, la Asociación MDP a+u afirmaron que “la construcción de cocheras en viviendas multifamiliares, si bien necesarias, no soluciona el problema del estacionamiento vehicular en la vía pública, por cuanto el mayor problema se genera cuando los vehículos salen de estas residencias hacia los lugares de trabajo, comercio, recreación o estudio, es decir entre las 8 y las 20 aproximadamente”. “Basta con analizar el grado de ocupación de esta cocheras en el rango horario mencionado para comprender, que lo que se necesita son “playas de estacionamientos de uso público (en inmuebles de dominio privado), y éstas efectivamente están promocionadas por la Ord. 19.215 recién citada”, argumentaron.

Por último, recalcaron que “se hace evidente que el proyecto potencia el factor distorsivo que lleva a la ruptura de los tejidos urbanos consolidados, al alterar las condiciones de aquellos en vía de consolidación, al incrementar los conos de sombra, la exposición de medianeras, las servidumbres visuales (todo lo cual degrada el medio ambiente urbano que se pretende “revalorizar””.

“Por todo lo hasta aquí expuesto, y sin dejar de comprender que es necesario dar respuesta a la necesidad de un ordenamiento del tránsito vehicular en la ciudad, pero entendiendo que esta respuesta no puede surgir sino en el marco de una planificación integral que contemple, entre otras variables, una zonificación que indique dónde es aconsejable alentar o desalentar la circulación vehicular, qué impacto tienen sobre la morfología urbana en general y sobre los bienes patrimoniales en particular, la proyección de conos de sombra, la densidad urbana en relación a la infraestructura de servicios, etcétera; rechazamos el proyecto de ordenanza”, finalizaron.

Fuente: www.0223.com.ar
Link: Ver Nota

Estudian unificar las inspecciones

La Legislatura debatirá el pago de subsidios

El gobierno porteño consideró la “unificación de inspecciones” como una medida que mejoraría los controles efectuados en las obras en construcción e insistió en la “expropiación” del terreno de Bartolomé Mitre 1232 y el pago de indemnización a los vecinos que tras el derrumbe del edificio de 10 pisos perdieron su casa, iniciativas que serán hoy debatidas por la Legislatura.

Así lo sostuvieron ayer los ministros porteños de Seguridad, Guillermo Montenegro, y Desarrollo Económico, Francisco Cabrera, y el jefe de gabinete, Horacio Rodríguez Larreta. “Es fundamental unificar inspectores, para que cuando vaya un inspector de trabajo, también pueda verificar la obra, y para eso hay que corregir una ley en la Legislatura”, dijo el jefe de gabinete. Cabrera precisó que la unificación de inspectores implica que “se coordinen los actos de control que realizan la Agencia Gubernamental de Control (AGC), la Subsecretaría de Trabajo y la “.

Curiosamente, luego del derrumbe de Mitre 1232 , distintos funcionarios habían asegurado que la AGC y el área de Trabajo intercambian información; por eso, sostuvieron, si bien la excavación debía ser verificada a los 20 días del comienzo, la AGC sabía que sólo había arrancado a principios de noviembre, pues no había sido constatada durante las cinco visitas efectuadas a lo largo de octubre por cuestiones laborales.
El gobierno porteño mencionó la unificación de los controles horas después de que la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) nacional denunció que sus inspectores habían detectado 883 construcciones con graves problemas de seguridad en la Capital y que había tenido que clausurar 15 de ellas porque la Ciudad no se había hecho cargo. El ministro Montenegro rechazó el informe de la SRT. “No se puede seguir haciendo política mintiéndole a la gente”, sostuvo.

En medio del cruce de acusaciones, ocurrió un nuevo incidente en una obra en construcción. En Guatemala al 4200, de Palermo, se desplomó un sector de la medianera de un edificio luego de que, en el terreno lindero, obreros la golpearan con una excavadora. La Uocra sostuvo que anteayer sus inspectores habían denunciado que faltaba “afianzar las partes inestables de la construcción” y el incumplimiento de “las distancias de seguridad de la zona de demolición”.

Por Angeles Castro
Fuente: La Nacion
Link: Ver Nota