El profesor que se salvó “de milagro” durante el derrumbe en la cancha de Belgrano

Hugo, un vecino de barrio Alberdi, tomaba mates en su casa cuando en el techo se desplomó al caerle parte del paredón. Fue derivado al Hospital de Clínicas y está fuera de peligro. La versión del club Belgrano.

alberdi-hugo-graff1

Un profesor de música se salvó “de milagro” durante el temporal del martes en Córdoba, cuando un paredón de la cancha de Belgrano se vino abajo a causa de los vientos y aplastó la vivienda en la que se encontraba.

Continúa leyendo El profesor que se salvó “de milagro” durante el derrumbe en la cancha de Belgrano

El derrumbe en una casa casi aplasta a una familia

El siniestro sucedió en el barrio Agua Santa. La mujer fue trasladada al hospital por prevención

derrumbe_casa

Una familia de Las Termas de Río Hondo vivió momentos de desesperación, al igual que sus vecinos, quienes no sabían el destino de los moradores de la vivienda, en la que se derrumbó parte de la estructura edilicia. Finalmente, los tres habitantes de la casa fueron rescatados por la Policía.

Continúa leyendo El derrumbe en una casa casi aplasta a una familia

Reclaman a su vecino, al Municipio y a ABSA por peligro de derrumbe

Los titulares del conocido comercio de fotografías ubicado en calle Pueyrredón 73, convocaron a LA RAZON para dar a conocer su problemática

derrumbe_chivilcoy

Enrique Giangiácomo y Celia Carmen Forti convocaron a LA RAZON para dar a conocer lo que definieron como un problema que vienen acarreando desde hace 15 años, por el cual le reclaman a un vecino, y a la vez, a la Municipalidad de Chivilcoy y la empresa ABSA, señalando que por una constante pérdida de agua de una vivienda ubicada en el piso superior de su propiedad ubicada en la esquina de Pueyrredón y Rivadavia, hay peligro de derrumbe.

Continúa leyendo Reclaman a su vecino, al Municipio y a ABSA por peligro de derrumbe

Tres heridos por un derrumbe en Recoleta

Ocurrió en una obra en la Universidad Nacional de las Artes; un muerto en Avellaneda

Tres obreros debieron ser hospitalizados ayer tras sufrir lesiones como consecuencia de un derrumbe en la construcción en la que trabajaban, en el predio de la Universidad Nacional de las Artes (UNA), en Recoleta.

Poco antes, había trascendido la muerte de otro operario, durante un episodio similar en una obra en Avellaneda, ocurrido el lunes.

Ayer, el siniestro se produjo cuando se iniciaba el hormigonado en el terreno lindero a la sede del Departamento de Artes Musicales y Sonoras de la UNA, situada en la avenida Córdoba al 2400. “En modo alguno se trató de un derrumbe en espacios académicos de la universidad, como erróneamente se informó en algunos medios de comunicación. Se circunscribió al espacio lindero, sin que resultaran en modo alguno afectados los trabajadores ni los estudiantes”, comunicó el Rectorado de la UNA.

Los tres operarios accidentados fueron internados en el hospital Fernández, con heridas de diversa gravedad. Según voceros de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra), uno tiene un traumatismo de tórax, otro sufrió traumatismo de cráneo y el estado del tercero es “reservado”.

La Uocra informó que el 20 de noviembre del año pasado había presentado una denuncia ante la Dirección General de Relaciones Laborales y Protección del trabajo del gobierno porteño por irregularidades en la obra. En la denuncia, solicitaba una inspección para verificar, entre varios ítems, la “submuración y entibamientos internos“. Esto se refiere a la supuesta falta de estructuras de contención, cuya falta podría causar derrumbes como el ocurrido ayer.

La Agencia Gubernamental de Control (AGC) explicó que la obra estaba debidamente habilitada y que no hay registros de denuncias efectuadas en su página web para reclamos ni por medio de la línea de teléfono 147.

Fuentes de la AGC explicaron que se realizaron dos inspecciones a la obra, una en noviembre y otra en diciembre, y que no se encontraron irregularidades. En la víspera, tras el derrumbe, los trabajos fueron clausurados, agregaron los interlocutores.

En tanto, las autoridades de la UNA informaron que las actividades de la casa de estudios seguirán funcionando con normalidad.

El accidente en Recoleta se sumó a otro registrado el lunes en Avellaneda. Un día después, anteayer, falleció tras ser sometido a una cirugía uno de los cinco obreros que se habían sido internados en el hospital Fiorito luego del derrumbe.

Según fuentes cercanas a los familiares del fallecido, el cuerpo del joven, de 21 años, de nacionalidad paraguaya, va a ser trasladado a su país natal para ser enterrado allí.

El resto de los trabajadores fueron dados de alta.

Desde la municipalidad de Avellaneda informaron que, si bien no se concluyeron los peritajes para determinar las causas del accidente, la obra estaba habilitada y cumplía con la normativa vigente.

Otros hechos trágicos

Agosto 2010

Tres personas murieron al derrumbarse un gimnasio lindero a una construcción en Villa Urquiza

Noviembre 2011

Un hombre murió en el derrumbe de un edificio en Bartolomé Mitre 1232 por irregularidades en una obra lindera

Febrero 2014

Un obrero murió y otros cuatro salieron heridos cuando se desplomó una casona de Balvanera en medio de una demolición

Fuente: www.lanacion.com.ar
Link: Ver Nota

Un nene grave tras un derrumbe en un instituto de menores de Balcarce

Difícil rescate. Dos chicos resultaron heridos al derrumbarse un galpón en el Instituto de Protección a la Infancia. El mayor, de 8 años, está internado en Mar del Plata con pronóstico reservado.

Dos chicos, una nena de 6 y un varón de 8 años, sufrieron heridas al derrumbarse sobre ellos parte del techo de un viejo galpón en Balcarce, donde jugaban. Los bomberos removieron escombros para rescatar a los chicos y el nene debió ser trasladado al Hospital Materno Infantil de Mar del Plata, donde permanece internado, está grave, y su estado de salud es reservado. La nena sufrió lesiones leves.

bomberos-trabajan-rescate-Diario-Vanguardia_CLAIMA20160421_0243_29

Ocurrió pasada las 19 del miércoles en calles 28 y 35 de Balcarce, donde funciona la Sociedad de Protección a la Infancia, una entidad de más de 70 años dedicada a atender a chicos en situación de abandono o riesgo social. Los chicos, internados allí, jugaban cuando parte de la vieja estructura cedió sobre ellos.

bomberos-trabajan-rescate-Diario-Vanguardia_CLAIMA20160421_0242_29

Se vivieron momentos de desesperación y escenas de dolor durante el rescate de los menores. Tras una primera evaluación en el hospital municipal Felipe Fossati, de la localidad serrana, se decidió que el nene fuera trasladado a Mar del Plata; la chiquita que jugaba con él está fuera de peligro. “Lesiones por accidente” calificó la causa la fiscalía descentralizada. Un equipo de bomberos de Mar del Plata viajó en la noche del miércoles para realizar pericias en el lugar.

Fuente: www.clarin.com
Link: Ver Nota

Santa Elena: un pueblo entrerriano que está al borde del derrumbe

Unas 500 casas y un hospital están en riesgo porque las intensas lluvias aceleraron la erosión de un barranco

2190163h765

Todos los días Sandra Cabrera sale al patio y ve cómo el Club Ribera del Paraná desaparece en el barranco. También mira la casa de sus vecinos caer. Al fondo observa el río, acechante, y la lluvia que desde arriba le recuerda que la situación se va a repetir.

“Esto es mi infancia, mi adolescencia, mi adultez, y todo se va”, dice. Hace tres meses se empezó a caer el patio de la casa donde vive desde los 5 años con sus padres. “Lo que pasa es que con esta lluvia se cae todo más rápido“, explica su padre. Pero el miedo de Cabrera no es sólo no saber hasta cuándo va a tener la casa en alto, sino también la situación del hospital, el único en todo Santa Elena.

“Si no se hace nada, en un año y medio no lo tenemos más”, señala. Y confirma el miedo del intendente, Silvio Moreyra. Cada año se pierden 15 metros de terreno en el barranco. De ese cálculo sale el vaticinio. Los que más sufren son los barrios Fátima, Villa Urquiza, Belgrano e Independiente. En un pueblo de 22.000 habitantes, son 6000 las personas que viven con miedo a caer.

2190176h765

Hasta ahora suman 10 las familias que se tuvieron que ir porque su casa se estaba cayendo por el barranco. En unos días se sumará una más, la de Ana Oviedo, su marido y su bebe. El lunes pasado a la noche ella escuchó un ruido, fue a la habitación que había armado para su hijo, y vio la rajadura en la pared que se hacía cada vez más grande. Le puso bolsas de alimento para perros para contener la lluvia que se filtraba por el agujero. Filmó la situación, le sacó fotos a la pared. Pero no sabe qué hacer con esos registros.

Hace dos meses evacuaron a la familia de al lado, cuando se le empezaron a caer las paredes, el techo, las mesas, los electrodomésticos. Algunas noches, Oviedo escucha ruidos: es la casa de su vecina desmoronándose. Ahora le tocó a ella. “No sé qué hacer, si avisar a la municipalidad o irme a alquilar a otro lado”, le dice Ana a Sandra.

2190164h765

Además de la lluvia constante de los últimos días, el problema también es que la vía navegable está muy cerca, pegada, al barranco. Los motores tiran agua y lo sienten las familias en sus casas. Son 500 viviendas, tres escuelas y un hospital los que están en riesgo inmediato.

“Estamos pidiendo ayuda a Nación y a la provincia para saber qué tratamiento podemos hacer; un estudio serio, con geólogos”, explica el intendente. Y sigue: “Lo estamos tramitando con la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación y con el Ministerio de Planificación de la provincia. Quedaron en tomar nota”.

Fue un martes. De eso se acuerdan en el Club Ribera del Paraná. Un martes a las 13.30, en 2013. Un instante que empezó y todavía sigue. Y lo que sigue es el desmoronamiento de los salones que hacían de cancha de fútbol para los chicos del barrio.

El club se fundó el 6 de marzo de 1943. Domingo Ojeda fue director de Obras y Servicios Públicos de la municipalidad durante 37 años. Hace cuatro días que se fue. “Vamos a perder la ciudad”, dice, indignado. Cuando habla de este tema se enoja. Que no puede ser que aún haya cañerías de 1905, que rellenaron ese terreno con 620 metros cúbicos de tierra y tres días después ya se había deslizado todo.

Los jugadores de fútbol del club viven en la zona más vulnerable del pueblo. Y a pesar de que sus casas están peor que el club, van a ayudar a acomodar lo que va quedando, a cuidar que no haya robos.

La suma de tres situaciones hizo que los habitantes de La Paz, a 48 kilómetros de Santa Elena, no puedan descansar: el agua en la ruta, la inundación en las casas y el barranco. “La lluvia ha generado grandes desmoronamientos y un 70% del barranco tiene peligro de derrumbe, con más de 40 familias afectadas“, cuenta Gustavo Barboza, coordinador de Defensa Civil de esa ciudad.

El drama les ocurrió hace 15 días, cuando cayeron 200 milímetros de agua en dos horas. Ahora las secuelas quedan. El lunes pasado llovió, y fueron muchos los que permanecieron despiertos. La crecida del arroyo Cabayú Cuatiá es la amenaza. Por eso los rumores y los mensajes corren toda la noche: “Se viene el Cabayú, levantá las cosas”.

Los hermanos Alejandro y Luis Rivero, con sus hijos, guardan la ropa, la mesa, el lavarropas, y duermen en un acoplado de camión que les prestó un amigo. A ellos el agua les llevó los platos, las ollas, los cubiertos. Y mientras limpian, ponen a salvo lo que pueden. A sus vecinos, en cambio, el arroyo les llevó las paredes, la puerta, la casa.

En un pueblo de 40.000 habitantes, los afectados llegaron a más de 8500. El lunes a la noche hubo 16 evacuados y 24 autoevacuados. Y aún hay dos centros que están alojando a 100 personas ,que no volvieron a sus casas porque ya no las tienen.

Fuente: www.lanacion.com.ar
Link: Ver Nota

Se incendió un conventillo a media cuadra de la cancha de Boca

El inmueble, propiedad del IVC, se encontraba en mal estado, de acuerdo a los dichos de vecinos. Como resultado del sinistro, 18 familias quedaron en la calle. No se descarta el peligro de derrumbe.

Este mediodía se incendió otro conventillo en La Boca. En esta oportunidad, se trata del edificio que se encuentra ubicado en Iberlucea 950, a media cuadra de la cancha del club xeneize. El inmueble, propiedad del Instituto de la Vivienda porteño (IVC), organismo que a través del Programa de Recuperación del barrio La Boca, debía responsabilizarse de su estado, estaba, según los vecinos, en muy malas condiciones. “Nunca se hizo cargo del lugar. Ahora, 18 familias quedaron en la calle”, contaron los vecinos a Noticias Urbanas.

“Con este, van cuatro incendios grandes en los últimos cuatro meses en el barrio. La política es no prevenirlos para seguir expulsando a los vecinos de La Boca y transformar este lugar en un barrio turístico –más de lo que ya es– y para unos pocos”, ampliaron a NU.

De acuerdo a lo referido por los vecinos del sur ribereño, el siniestro se produjo al mediodía en una de las habitaciones del conventillo de Del Valle Iberlucea 950, a escasos metros de la Bombonera. Si bien no hubo fallecidos ni heridos de gravedad como resultado del mismo, varias habitaciones de la construcción se vieron seriamente afectadas.

El inmueble es propiedad del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), organismo que en los últimos años había realizado refacciones menores en el edificio de Iberlucea 950, cambios que, sin embargo, no pudieron prevenir este siniestro. Por otro lado, todavía no se descarta el peligro de derrumbe debido a la precariedad de la estructura.

Fuente: www.noticiasurbanas.com.ar
Link: Ver Nota

Suspenden las clases por miedo a un derrumbe

Las aulas del anexo del colegio secundario 5.073, de Rosario de Lerma, están a punto de caerse. Los docentes decidieron no dar clases por el peligro que representa la situación para los alumnos. Los padres organizaron una manifestación este miércoles.

0001156305

Han pasado tres semanas y todavía desde el Ministerio de Educación de la Provincia no aparecen las soluciones a este añoso inconveniente edilicio. Cuando se decidió reubicar a los alumnos en otros establecimientos educativos, no se encontró un lugar en las escuelas de la ciudad. La matrícula está saturada. No hay espacios. Ante esta situación el Ministerio de Educación ordenó reacomodarlos a algunos cursos del anexo de las instalaciones del colegio secundario de la zona norte de la ciudad.

“Funcionan cinco aulas en el anexo, estamos realizando trámites para reubicarlos en otras escuelas que tengan espacios. El problema es que no hay aulas disponibles en las escuelas de la ciudad. Durante años esperamos soluciones. Un año se construyen dos aulas, otro año tres y nunca se completa el colegio”, contó a El Tribuno Beatriz Morales directora del secundario.

Gerardo Martínez es padre de uno de los alumnos. “Hoy impedimos el acceso de los chicos a este anexo por las malas condiciones de infraestructura que posee. Nos prometieron soluciones de fondo que no aparecen. Si no logran reubicar a los chicos, vamos a salir a las calles a reclamar”, aseguró.

Lorena de 17 años, cursa 5º año. “No podemos estudiar así. Desde que comencé en este secundario se improvisa con las aulas. Nos prometieron que algún día estaríamos todos juntos. Pasan los años y todo sigue igual. El anexo por un lado y el resto del colegio en otro”, dijo a El Tribuno. María José, otra alumna de 5º año agregó: “Nos juntaron dos quintos años y somos 52 en un aula”. Beatriz Morales, directora del Secundario 5.073, confiesa: “Nos acomodamos como podemos. Tenemos que tomar medidas de seguridad. Desde hace años reclamamos por más aulas”.

“En el anexo no se pueden dar clases. El problema no solo pasa por una cuestión edilicia. Estamos separados como comunidad educativa. Los docentes no vamos a dar clases en una lugar que puede ser inseguro para los alumnos y docentes”, dijo Carmen Arias, docente del Secundario 5.073.

Fuente: www.eltribuno.info
Link: Ver Nota

El día después del déjà vu

La fiscal Piazza encargó peritajes para confirmar que el 2º piso estalló por una fuga de gas. En la sede de la compañía no había reclamos previos al siniestro. No hallaron más heridos que los del primer momento. Hay riesgo de derrumbe.

Una fiscal de la Unidad de Homicidios Culposos, con agentes de Policía Científica y un perito informático allanaron en la medianoche del jueves las oficinas de Litoral Gas, en busca de registros sobre la presunta fuga que propició la explosión en Balcarce 23 bis, que produjo la voladura del último piso de un edificio, y lesiones en seis personas. Y así halló que, a diferencia de lo ocurrido antes de la catástrofe de Salta 2141, la empresa responsable del servicio no había tenido reclamos previos por pérdidas de la red en el vecindario de Balcarce y Brown. La búsqueda de otras víctimas bajo los escombros concluyó ayer por la mañana sin novedades. Sólo quedó la confirmación de que la casona deshabitada que linda con el edificio tendrá que ser derribada, y ese destino también podría seguir el inmueble deflagrado, que consta de 6 departamentos en tres plantas, una de las cuales desapareció con la explosión.

Fuentes de la Fiscalía Regional 2ª señalaron que la fiscal Valeria Piazza Iglesias, con personal de la Policía Científica y un perito informático de esa repartición hicieron abrir la sede de Litoral Gas, en Mitre y San Lorenzo, y se abocarn a inspeccionar el sistema de registro de la compañía desde enero hasta la fecha del siniestro. Buscaban algún reclamo de pérdida de gas en la cuadra de Balcarce, entre Brown y Güemes. No lo encontraron. Sólo dieron con el reclamo de una usuaria de esa cuadra porque no recibe la factura en su domicilio. Lo concerniente a la deflagración apareció a las 18.40 del jueves, y desde la línea de emergencias 911: fue el llamado que alertó sobre la explosión y con el que se convocó de urgencia a la cuadrilla que acudió para cortar el suministro.

La fiscal tomó capturas de pantalla con esos registros y se llevó una copia digital.

Esos primeros momentos post siniestro fueron clave para determinar en la investigación de la catástrofe de Salta 2141, ocurrida el 6 de agosto de 2013, en la que murieron 22 personas, el desempeño de la concesionaria del servicio.

Por otra parte, Alejandro Bogado, de 60 años, continúa hospitalizado, en estado reservado y con quemaduras en el 80 por ciento del cuerpo, informó el portavoz de Fiscalía. Es uno de los que vivía en los departamentos que volaron. Otro vecino del edificio, Fabián Robledo, contó: “Cuando estaba terminando de subir hasta mi departamento, la explosión me tiró para atrás. Me golpeé la cabeza, la espalda, pero ya estoy bien. Mi departamento quedó destruido”, lamentó mientras recogía sus cosas para mudarse de apuro. A su alrededor, el personal de la Central de Operaciones de Emergencias Municipal continuaba en la tarea de remover mampostería y aberturas desbaratadas.

El Viernes Santo será un día de trabajo para los fiscales Piazza y Fernando Sosa, porque tienen pensado entrevistar a los vecinos de la zona, y ordenar peritajes a Bomberos Zapadores, Defensa Civil y Policía de Investigación. No obstante, estos entendidos resolvieron que el tránsito por calle Balcarce al bis continúe interrumpido por el riesgo de que la vibración en el pavimento desmorone los inmuebles afectados.

Piazza aseveró que todavía no está en condiciones de confirmar que el origen del estallido haya sido una fuga de gas, pero es la principal sospecha. “Se presume que habría un escape de gas. No puedo decir que manejo una o diez hipótesis, estamos en una línea investigativa. Hasta que no tenga los resultado de las pericias no puedo adelantar“, dijo la fiscal.

Fuente: Pagina 12
Link: Ver Nota

Fuerte explosión en un edificio de Rosario: 5 heridos

El estallido ocurrió ayer en una zona cercana a la de la tragedia de 2013, cuando murieron 22 personas en un hecho similar. Entre los heridos hay uno de gravedad

231183_img

Una explosión generó ayer miércoles el derrumbe del último piso de un edificio en Balcarce y Brown, en la ciudad de Rosario, donde un hombre de 60 años resultó gravemente herido con cerca del 70 por ciento de su cuerpo quemado.

Otras cuatro personas resultaron afectadas por el impacto de los escombros tras el colapso estructural, una de ellas una mujer embarazada que circulaba en auto por la zona. Los investigadores creen que el incidente se produjo por una fuga de gas, presuntamente de un calefón. La estampida ocurrió a sólo dos cuadras de Salta 2141, donde el 6 de agosto de 2013 murieron 22 personas, en la peor tragedia de la historia de Rosario.

El suceso ocurrió apenas pasadas las 18.30 en Balcarce 23 bis. Allí en un pequeño edificio de planta baja y dos pisos superiores, el más elevado colapsó.

Fuente: www.lmcordoba.com.ar
Link: Ver Nota