inicio mail me! RSS

Blog de Arquitectura Legal

Blog de Arquitectura Legal y Peritajes Edilicios.

Categoria Ley 13512

Tras la Pista Forense – Arq. Teodoro Rubén Potaz

Audio del programa “Tras la pista forense”, jueves de 19 a 20 por “Conexión Abierta” de la Universidad Abierta Interamericana (UAI).
Con la participacion de TEODORO RUBEN POTAZ, titular de Peritajes Edilicios.
Para ver escuchar mas audios visite nuesto canal en youtube.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Tras la pista forense”, es un espacio de encuentro entre la sociedad y las disciplinas forenses. Desde el año 2010, y hasta la actualidad, se emite todos los jueves de 19:00 a 20:00 horas (horario local), a través de la señal online “Conexión Abierta” de la Universidad Abierta Interamericana (UAI).

Uno de los objetivos de nuestro programa, es difundir las Ciencias Forenses. Fundamentalmente, acercarlas a la sociedad, para que ésta tome real conciencia de su importancia, revelando cómo cada una de ellas contribuye a la investigación del fenómeno delictivo.
Asimismo, tratamos casos que aún aguardan una solución en el ámbito judicial, y los que han tenido, por sus características especiales, alta repercusión en la comunidad. También, abordamos diversos temas relacionados con la seguridad, particularmente, desde su faceta preventiva.

Producción y Conducción: Lic. Marcela Jorge y Lic. María Laura Santos
Asistente de producción: Jennifer Abellán
Columnista: Lic. Maximiliano Ríos
Relaciones Públicas y Comerciales: Lic. Luciana Moral
Relaciones Institucionales y Eventos: Mónica Defelipe

Link: Ver Nota

Cómo controlar los daños producidos por vibraciones

Saber cómo se dimensiona el efecto del tránsito, trenes o máquinas sobre las estructuras y las personas es un dato clave para constructores.

Control-danos-vibraciones_CLAIMA20130618_0176_8

Las construcciones civiles suelen sufrir severos problemas debido a vibraciones. Estos movimientos producto de la actividad humana son fuente de innumerables litigios. El tránsito vehicular, helipuertos, paso de trenes y subterráneos, movimiento sincronizado de espectadores, actividades de construcción, vibración de máquinas y explosiones, suelen originar demandas por daños, paralización de obras además de perjuicios ambientales en los grandes centros urbanos.

“En los últimos años, la introducción de nuevos equipos y metodologías de construcción, por ejemplo el hincado de tablestacas por vibración, la expansión de los subterráneos y la realización de eventos musicales en grandes estadios, han incrementado significativamente la incidencia del efecto de las vibraciones sobre el medio ambiente en las grandes ciudades y, particularmente, en la ciudad de Buenos Aires”, explica el ingeniero Raúl Bertero, del Laboratorio de Dinámica de Estructuras de la Facultad de Ingeniería de la UBA (FIUBA).

El especialista destaca que, aún en el caso de movimientos de pequeña intensidad, el monitoreo permanente de las vibraciones se ha convertido en un requerimiento esencial de la normativa y de la práctica profesional responsable.

A las vibraciones originadas por la actividad humana, se suman los movimientos por causas naturales, fundamentalmente terremotos. Según Bertero, la demanda de nuevas tecnologías para el control de los daños provocados por los terremotos sobre las estructuras ha impulsado en los últimos años el desarrollo de sistemas de aislación sísmica y disipadores de energía que requieren un conjunto de ensayos en mesa vibradora para su validación.

En ambos tipos de vibraciones, Bertero afirma que resulta fundamental la medición de las aceleraciones en el terreno y en estructuras para establecer sus características y los riesgos para las construcciones. “Con los ensayos en laboratorio y en campo, la industria local puede desarrollar productos innovadores para disminuir las consecuencias de las vibraciones sobre edificios, instalaciones, personas y medio ambiente”, señala el especialista.

Desde el 2008, el Laboratorio de Dinámica Estructural de la FIUBA ha realizado diversos estudios de los efectos de las vibraciones sobre las construcciones. Por ejemplo, la medición de las aceleraciones originadas por recitales en estadios, el efecto sobre edificios cercanos de actividades de construcción y el análisis de sistemas innovadores de protección sísmica.

El laboratorio fue el primero en realizar un estudio comprensivo sobre las vibraciones originadas por el salto coordinado de los espectadores (llamado habitualmente “pogo”) durante conciertos de rock masivos. “Las investigaciones demostraron que las vibraciones pueden causar molestias significativas, pero no daños, en edificios situados hasta tres kilómetros del estadio cuando su frecuencia natural coincide con la frecuencia del salto de los espectadores”, detalla Bertero. Estos resultados fueron confirmados posteriormente por estudios adicionales realizados por el INTI y la Universidad Nacional de Córdoba.

Si se comparan, por ejemplo, las mediciones realizadas sobre el terreno durante el recital de Foo-Fighters en el estadio de River y el tránsito de camiones en la avenida Madero, se advierte la gran diferencia en el contenido de frecuencias de las vibraciones que se originan por el salto de espectadores (concentrada alrededor de 2 Hz) y el paso de vehículos (frecuencias distribuidas entre 10 y 30 Hz). Esta característica ocasiona una gran diferencia respecto de la distancia a la cual pueden ser percibidas las molestias. Mientras que el salto de los espectadores en un recital puede ser percibido en ciertos edificios a casi tres kilómetros del estadio, las vibraciones producidas por el tránsito se disipan en una decena de metros. Esto demuestra cómo cambia su efecto sobre las construcciones y las personas, y sobre las posibilidades de mitigación.

Actualmente, la Agencia de Protección Ambiental (APA) porteña está implementando un protocolo para la realización de espectáculos musicales categorizando los mismos según su forma e intensidad, cantidad y tipo de público, ritmo del salto de la gente y grado de sincronización. En este protocolo, según el grado de intensidad esperado de las vibraciones originadas por el público, la APA establece un conjunto creciente de medidas de mitigación. Para Bertero, la efectividad de esta metodología deberá ser confirmada con mediciones continuas de las aceleraciones producidas durante los recitales, particularmente en aquellos edificios cercanos al estadio que, por sus condiciones de altura y rigidez, tengan una mayor respuesta a las vibraciones.

El laboratorio de la FIUBA ha adquirido en los últimos años diversos tipos de acelerómetros con capacidades para medir distintas frecuencias y amplitudes, y ha construido y puesto en marcha una mesa vibradora de diseño propio. Por lo tanto, el laboratorio presta asistencia a profesionales y empresas en la revisión del diseño de estructuras que por sus características, normas públicas o localización, requieren de consideraciones especiales en relación a las vibraciones. También asiste en casos judiciales.

Fuente: Arq Clarin
Link: Ver Nota

Todos vivimos en un pehache

La sigla PH (Propiedad Horizontal) es de 1948: creó la venta de departamentos por separado.

Aplicable-Flores-Ciudad-MARCELO-CARROLL_CLAIMA20130605_0058_14

“Yo vivo en un pehache”, me dijo Mariano sin saber lo que significa ese nombre. “Se lo alquilo a un chabón que tiene una bocha de departamentos”, siguió. “Bueno –dije yo en tono irónico– son todos pehaches”. “No, no, no –aclaró Mariano–, el mío es un pehache, los demás deptos del chabón son como departamentos”. Ahí fue cuando exploté y todavía me arrepiento. “Pehache es una sigla, la de propiedad horizontal; chabón era boncha al revés y boncha, era dobolu al derecho ¿Entendés?”, expliqué un poco exaltado. Creo que Mariano no entendió porque se quedó mirándome como si le hubiera anunciado que van a trasladar el Monumento de los Españoles a la plaza España de Chivilcoy.

Lo peor fue que empecé la discusión con el típico: “En mi época…”. Fue como exhibir un certificado de vejez delante de un adolescente de treinta (que en mi época era considerado un adulto). Me embalé porque me subleva que la gente olvide cosas que en otra época eran obvias (creo que me estoy poniendo viejo). “Pehache es mi casa –insistió Mariano 30 segundos más tarde y dispuesto a defender su posición–, tiene habitaciones que dan a un patio y un pasillo largo que da a la calle. Además, no se por qué decís que los departamentos en altura son propiedad horizontal, si son más bien verticales ¿no?”. Me mató. La lógica cartesiana de Mariano no tenía desperdicio, así que tuve que asumir mi papel de docente para explicar toda la historia de los pehaches.

Y Mariano tenía algo de razón, ya “en mi época” era raro llamar “edificios en propiedad horizontal” a las construcciones con departamentos bien verticales pero se aceptaba mansamente, como un giro del lenguaje. El término original se acuñó en 1948, cuando se creó una ley que permitía dividir la propiedad de un edificio en partes y venderlas por separado. Como en la mayoría de los casos se trataba de edificios altos, y se dividía por pisos, de ahí lo de propiedad horizontal.

El asunto es que hasta la promulgación de la Ley 13.512, eso era imposible y el dueño del terreno debía ser dueño de lo que se edificaba en él. La nueva norma, acompañada por el surgimiento de una clase media que tenía plata para comprar departamentos, transformó la fisonomía de nuestras ciudades y creó un modelo de negocio inmobiliario totalmente nuevo, el de la construcción de departamentos para su posterior venta. Esos de lo que ahora también se quejan los vecinos porque están transformando los viejos barrios de casas bajas.

Con la ley, desde los 50 a finales de los 70, crecieron los edificios en altura en todas las ciudades del país, se poblaron los barrios tradicionales con lo que entonces eran “moles” de 10 o 12 pisos, con balcones de fierritos verticales. Las parejas jóvenes que querían cambiar a un tipo de vida más moderna llenaron esos departamentos. Casi como ahora.

Te juro que quise ser didáctico, pero creo que Mariano se aburrió, en la mitad estaba escribiendo en su celular. Para despertarlo le reconocí que ahora es común llamar por sus iniciales, PH, a esos conjuntos de largo pasillo que da a la calle. Como no funcionaba, quise agregar un dato jocoso: “… además. ¡ja!…, no hace mucho, aparecieron los pehaches modernos, esos de 4 ó 5 pisos, con buenos balcones y terrazas, con monoambientes y entrepiso o dúplex, con cocinas abiertas y siempre con mucha onda”, dije sonriendo.

Era tarde, hacía rato que Mariano estaba contestando mensajes con su celular. Me estoy poniendo viejo.

POR MIGUEL JURADO
Fuente: Clarin Arquitectura
Link: Ver Nota

Un derrumbe dejó sin casa a una mujer no vidente

Una medianera cayó hoy en el barrio porteño y produjo graves daños a una vivienda, ubicada al lado de una obra en construcción. La dueña de casa, una mujer no vidente, no sufrió heridas.

Una medianera se derrumbó hoy en el barrio porteño de Colegiales y produjo graves daños a una vivienda, pegada a una obra en construcción.

El derrumbe se registró en Aguilar 2800, informó la dueña de casa, de nombre Marta, quien manifestó en declaraciones televisivas que cuando escuchó los primeros ruidos “estaba en el primer piso”.

Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube.

La mujer, que es no vidente e insulinodependiente, explicó que “hace meses” que habló con el arquitecto de la obra en construcción vecina, porque “había rajaduras y se me rompieron los vidrios”.

Marta, de 76 años, se mostró desesperada porque vive sola y no tiene familiares. “No se qué voy a hacer, soy no vidente”, dijo la mujer, mientras en su vivienda trabajaba personal de la Guardia de Auxilio del gobierno porteño levantando escombros.

Fuente: www.infonews.com
Link: Ver Nota

Derrumbe en Colegiales deja a la intemperie a una mujer ciega

La medianera de la casa de Marta se desplomó sobre el terreno donde se construye un edificio de 12 departamentos. La dueña de la vivienda tiene 76 años, vive sola y es insulinodependiente.

La medianera de una casa de dos pisos del barrio porteño de Colegiales ubicada al lado de una obra en construcción se derrumbó este miércoles por causas que se investigan, sin causar víctimas fatales ni heridos.

Según informó C5N, en la vivienda damnificada vive una mujer de 76 años ciega e insulinoindependiente y el hecho ocurrió alrededor de las 3 cuando Marta oyó ruidos extraños y llamó al 911 creyendo que eran ladrones.

“No tengo dónde dormir y vivo sola. Hace meses que le dije al arquitecto que hay rajaduras y que los vidrios que dan a la calle temblaban. Cuando vinieron con las palas yo me asusté, tuve miedo, estaban tocando los cimientos”, se quejó la mujer que hasta ahora tenía domicilio en Aguilar al 2800.

“Hace 3 años que vengo luchando con esto”, agregó.

La pared, de unos 45 centímetros de ancho y dos metros de altura, cayó en forma completa hacia el terreno en donde se construyen unos 12 departamentos.

Trabaja en el lugar personal de Emergencias y hay peligro de derrumbe.

Fuente: www.minutouno.com
Link: Ver Nota

Se derrumbó una medianera en Colegiales: reclamo de la dueña de la casa destrozada

Una medianera de una obra en construcción se derrumbó y provocó destrozos en la casa lindera.

La dueña de la vivienda afectada es no vidente e insulino-dependiente: “Hace meses que le dije al arquitecto de la obra de al lado que hay rajaduras”

Una medianera de una obra de construcción se derrumbó y provocó destrozos en la casa lindera.

La dueña de la vivieda afectada reclamó ante los medios la falta de respuestas del arquitecto de la contrucción. “Hace meses que dije que hay rajaduras”, fueron las palabras de la mujer.

Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube.

El hecho se produjo en Aguilar al 2800 y la mujer de la casa afectada es no vidente e insulino-dependiente. “No tengo a dónde ir a dormir”, fue el duro testimonio de la mujer.

Fuente: www.26noticias.com.ar
Link: Ver Nota

Se derrumbó una medianera lindera a una obra en construcción en Colegiales

Ocurrió en Aguilar 2800, cuando la dueña de la casa afectada estaba en el primer piso. La mujer relató que había hablado con el arquitecto de la obra en cosntruccuón para decirle que había rajaduras.

Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube.

La medianera de una casa del barrio porteño de Colegiales se derrumbó esta madrugada y la dueña, una mujer de 76 años no vidente, denunció que hace tres años que tiene problemas por la obra de construcción lindera.

Marta relató que sintió ruidos aproximadamente a las 3 y que luego sintió el frío que ingresaba a su vivienda de Aguilar al 2800, debido al gran agujero que dejó el derrumbe en una pared del living.

La mujer, que vive sola en el lugar, dijo que ya había denunciado rajaduras y problemas por filtraciones de agua y temblores producto de la obra en construcción del predio lindero.

“Hace tres años que vengo luchando con esto”, afirmó en declaraciones por el canal C5N y reconoció que estaba “desesperada” por la situación.

Fuente: www.laprensa.com.ar
Link: Ver Nota

Se derrumbó una medianera en Colegiales y destruyó parte de una vivienda

Una medianera se derrumbó en un vivienda del barrio de Colegiales, lindera con una obra en construcción, y destruyó parte de la casa de una mujer que es discapacitada visual, quien dijo que desde hace tres años se registran movimientos.

51a61605be3f0_510x339

El hecho ocurrió cerca de las 3 en una casa ubicada en Aguilar 2800, cuando por motivos que aún se desconocen “toda la medianera del garaje y parte del living cedió y cayó sobre el pozo de la obra en construcción lindera”, aseguró a Télam Enrique Cabrera, apoderado de la dueña de la casa afectada.

El letrado precisó que “en el living se hizo un boquete de 4 metros de largo por 2 de alto. Fue un milagro que no haya afectado más viviendas y que nadie resultara herido”.

Marta, la dueña de la casa, relató que “estaba en el dormitorio, en el piso de arriba, y escuché ruidos, creía que estaban caminando por el techo, luego sentí como ruidos de chapas y de repente vino una oleada de frío terrible. No entendía nada porque las ventanas estaban cerradas”.

“Llamé al 911 y les dije que no sabía qué pasaba, que tenía miedo y que pensaba que me estaban robando. Bajé en pijama y salí a la puerta, ahí fue cuando una vecina que escuchó el ruido me dijo `se le cayó la pared, Marta´”, agregó.

Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube.

“Enseguida -continuó- fui a buscar a mi perrito Alfie y cuando bajé ya estaban la policía, la ambulancia y los bomberos”.

Marta vive en ese lugar hace 20 años y detalló que “donde están construyendo antes había una casa, en la que hace más de 3 años hubo distintos problemas, llamé muchas veces al gobierno de la Ciudad y nunca me dieron bolilla. Esta medianera que se derrumbó ya la tuve que arreglar dos veces”.

La mujer, de 76 años, es no vidente desde 1993, luego de haber padecido una intoxicación con talio en su trabajo y no tiene familiares, por lo que se encontraba preocupada ya que no podía permanecer en su vivienda.

En este sentido, Cabrera detalló que mantuvo a media mañana una comunicación telefónica con Pablo Hasan, uno de los dos arquitectos que llevan adelante el proyecto de construcción donde cayó la medianera, y que dio un principio de solución.

“Dijo que ya estaban llevando muebles a un departamento a estrenar en Blanco Encalada entre Moldes y Vidal para reubicarla a Marta hasta que se arregle su casa”, dijo el apoderado tras asegurar que “hay que ver cómo se soluciona esto, con todos los perjuicios ocasionados”.

Esta mañana personal de Emergencias del gobierno de la Ciudad apuntalaba parte de la medianera que quedó en pie para evitar posibles derrumbes.

Este derrumbe se suma a un largo listado de casos similares que se produjeron en los últimos años en la Ciudad de Buenos Aires, ocasionados muchos de ellos por la falta de controles en obras en construcción y viviendas con problemas edilicios.
Desde 2010, se registraron más de 30 derrumbes en edificios linderos a obras en construcción, y los diputados denunciaron falta de controles.

Uno de los derrumbes más graves tuvo lugar en agosto de 2010, en un gimnasio en Mendoza 5030, donde murieron tres personas y otro tuvo lugar en noviembre de 2011 cuando se desplomó un edificio lindante a una obra en construcción, en Bartolomé Mitre al 1232, donde murió un hombre.

Fuente: Telam
Link: Ver Nota

Mujer ciega se quedó sin casa tras un derrumbe

Logró sobrevivir. Ocurrió en Colegiales.


Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube.

La medianera de una casa del barrio porteño de Colegiales se derrumbó esta madrugada y la dueña, una mujer de 76 años no vidente, denunció que hace tres años que tiene problemas por la obra de construcción lindera.

Marta relató que sintió ruidos aproximadamente a las 3 y que luego sintió el frío que ingresaba a su vivienda de Aguilar al 2800, debido al gran agujero que dejó el derrumbe en una pared del living.

La mujer, que vive sola en el lugar, dijo que ya había denunciado rajaduras y problemas por filtraciones de agua y temblores producto de la obra en construcción del predio lindero.

“Hace tres años que vengo luchando con esto”, afirmó en declaraciones por el canal C5N y reconoció que estaba “desesperada” por la situación.

Fuente: www.lavoz.com.ar
Link: Ver Nota

Cayó una medianera en Colegiales

Afectó la casa de una vecina no vidente, quien ya había advertido al arquitecto de “rajaduras”.

0529_derrubme_telam_g.jpg_1853027551

Comenzó por la noche con una serie de ruidos que escuchó Marta, la dueña de casa no vidente del barrio porteño de Colegiales. Pensó que se trataba de ladrones caminando por el techo, pero era la medianera de su casa y parte del techo que se derrumbó a las 5 de la mañana, como consecuencia de la obra en construcción adyacente.

0529_derrubme_telam_g2.jpg_1853027551

En declaraciones a C5N, Marta, de 76 años, afirmó haber advertido al arquitecto de la obra en contadas oportunidades. “Llamé al 911 cuando escuchó los ruidos pero no sabía describir qué pasaba. Y luego se derrumbó todo. Esto es un problema que hace meses vengo hablando con el arquitecto de al lado avisándole de rajaduras. Incluso hace meses que corrí los sillones y los cuadros de la pared”.

Y agregó: “Lo llamé varias veces al encargado de la obra porque los vidrios de mi casa temblaban. Nadie me hizo caso. Lo llamé también por las rajaduras que aparecían“.

0529_derrubme_telam_g3.jpg_1853027551

Brigadas de Emergencia de la Ciudad de Buenos Aires trabajan desde temprano en la casa, dado que aún hay peligros de derrumbe en otros sectores de la vivienda. En el transcurso de la mañana se están realizando una serie de tareas de apuntalamiento para prevenir más incidentes.

Fuente: www.perfil.com
Link: Ver Nota

Entradas antiguas » 
LiveZilla Live Chat Software