Los habitantes de Palermo, los más molestos por los ruidos

Por la concentración de bares, restaurantes y boliches, esta zona lidera el ranking de reclamos de vecinos, según estadísticas de la fiscalía de la ciudad; lo siguen Balvanera y Caballito


En el canal CN23 el informe #RuidosMolestos Con la participacion del Perito Arquitecto Teodoro Rubén Potaz de Peritajes Edilicios / Arquitectura Legal / Acustica Legal. Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube

Agustín es ingeniero industrial y vive en Palermo. Todas las mañanas debe levantarse a las 5.30 para llegar puntual a su trabajo, en Escobar. Pero hace meses que no duerme bien y casi siempre se retrasa. El infalible ladrido del caniche de su vecina, que comienza a las 23, se adueñó de sus pocas y preciadas horas de sueño. Y también de su paciencia? Por eso, no tuvo más remedio que denunciarla por ruidos molestos.

Este y otros casos, como el volumen alto de la música, una “previa” entre amigos en una casa, un gimnasio o el patio de una escuela, un músico que toca la batería y hasta un viejo aire acondicionado son los ruidos más comunes que perturban la vida de los porteños, y que los llevan a hacer una denuncia.

Según datos del Ministerio Público Fiscal de la ciudad, se registraron el año pasado 7008 denuncias por ruidos que perturban. Palermo, con 1326 presentaciones, encabeza el ranking, seguido por Balvanera (449) y Caballito (435). Eso sí: sólo el 15 por ciento de las denuncias encuentran una solución en la justicia porteña. El resto se desestima.

Los ruidos molestos están incluidos dentro de Código Contravencional, cuya aplicación es competencia de la Ciudad. Según indica el artículo 82, hay distintas penas para los infractores. La ley especifica: “Quien perturba el descanso o la tranquilidad pública mediante ruidos que por su volumen, reiteración o persistencia excedan la normal tolerancia es sancionado con uno a cinco días de trabajo de utilidad pública o multa de 200 a 1000 pesos. Cuando la conducta se realiza en nombre, al amparo, en beneficio o con autorización de una persona de existencia ideal o del titular de una explotación o actividad, se sanciona a éstos con multa de 600 a 10.000 pesos”.

Consultado el Ministerio Público Fiscal sobre cuántos vecinos debieron pagar una multa, no pudieron precisar esa información.

La cantidad de casos denunciados el año pasado duplicó las 3278 presentaciones que se hicieron en 2009. Debido a la acumulación de bares, boliches y restaurantes, Palermo concentró el 19% de las denuncias de toda la ciudad.

“Los conflictos por ruidos molestos están muy latentes en la Capital. En 2013 ocuparon más del 25% del total de las faltas contravencionales. Y a lo largo de los años el número de denuncias va en ascenso”, aseguró a LA NACION Matías Michienzi, fiscal porteño de primera instancia, especialista en medio ambiente.

Silvia Cabeza, presidenta de la asociación civil Oír Mejor, explicó que los porteños están expuestos a “peligrosos” niveles de ruido. “Los vecinos deben soportar todo tipo de ruidos molestos. Los reclamos más comunes son contra bares y restaurantes, ya que en el verano suelen sacar parlantes a la calle o poner música en terrazas a todo volumen. En zonas como Palermo o Cañitas, donde los vecinos conviven con la actividad gastronómica y bailable, hay niveles de ruidos intolerables. No alcanza ni con cerrar las ventanas”, dijo Cabeza.

Precisamente, en los meses de noviembre y diciembre de 2014 se registró mayor cantidad de denuncias, con 734 y 741 presentaciones, respectivamente. Además, en esos 61 días se concentró el 21% de denuncias.

Edgardo vive en un segundo piso en la calle Fitz Roy, a metros de Honduras, en Palermo, una calle repleta de bares y boliches. “Nací acá y no veo la hora de mudarme. Los ruidos son insoportables. Si no cierro las ventanas y prendo el aire acondicionado, no duermo. El verano siempre es un caos. No tanto por la música, sino por la gente que habla muy alto; que se agrupa en cualquier lado y se la pasan gritando. Los comerciantes tampoco ayudan. Anoche sufrí una guitarreada hasta las 7. No hago la denuncia porque creo que nada va a cambiar”, comentó.

Irene González también es vecina del barrio más conflictivo de la ciudad; vive en un departamento en la planta baja, a una cuadra de plaza Armenia: “Los fines de semana se hace muy difícil dormir. Al ruido de los bares y boliches se le agrega el de la gente que se reúne en las calles. Hace tiempo que esto cambió. Los vecinos ya nos acostumbramos al bullicio, pero es cada vez peor. Nunca me animé a hacer una denuncia”.

LA MAYORÍA SE DESESTIMA

El desenlace más común de estas situaciones es que la Justicia desestima las denuncias por falta de elementos probatorios. Según el Ministerio Público Fiscal, en los últimos cuatro años, más del 85% de los casos no prosperaron. Y el resto se definió en mediaciones y en juicios abreviados.

“Las denuncias se desestiman porque el conflicto se soluciona rápido entre los vecinos o bien porque no hay pruebas claras. En muchas ocasiones los vecinos no continúan con las actuaciones. Según la ley, tiene que haber una ratificación por parte del denunciante y eso muchas veces no ocurre porque el conflicto ya cesó”, indicó el fiscal Michienzi.

Los procesos de estas denuncias suelen ser cortos. Las mayoría de las causas por ruidos molestos que no son desestimadas finalizan antes de los primeros seis meses de proceso.

Pese a todo, hay quienes que todavía sostienen que ante este tipo de problemas es mejor “dialogar” con los vecinos antes que dirimir la discusión en la Justicia.

UN VECINO QUE GANÓ SU BATALLA

Vive a metros de la AU 25 de Mayo y sufre el caos vehicular

Pedro Barragán. Vecino de Constitución

Barragán vive en la calle Luis Sáenz Peña al 1200, en un sexto piso, a 50 metros de la autopista 25 de Mayo. Tras 14 años de reclamos por el nivel de los ruidos que provienen de la autovía 25 de Mayo, días atrás, la justicia porteña obligó a la empresa Autopistas Urbanas Sociedad Anónima (AUSA) a presentar un estudio de impacto ambiental y un plan de adecuación para realizar las obras necesarias para reducir los ruidos que emiten los más de 100.000 autos que recorren la autopista diariamente. Así, el vecino podrá tener su recompensa: dormir tranquilo.

VARIAS OPCIONES PARA CANALIZAR LOS RECLAMOS

Para denunciar ruidos molestos en la ciudad, los vecinos cuentan con diferentes mecanismos.
Una posibilidad es realizarla en forma presencial. Los interesados pueden acudir a cualquiera de las 12 unidades de orientación y denuncia diseminadas en distintos barrios porteños, donde serán atendidos por un funcionario del Ministerio Público Fiscal.
Por vía telefónica, está disponible la línea gratuita 0800-333-47225.
También se puede reclamar por correo electrónico, a la casilla denuncias@jusbaires.gov.ar
Otro medio es el sitio www.fiscalias.gob.ar “denuncia-en-linea”; en este caso, se pueden adjuntar archivos de audio que expongan los ruidos.

Fuente: www.lanacion.com.ar
Link: Ver Nota

El tráfico, la construcción y los ladridos de perros son los ruidos más odiados

Primer estudio sobre esta temática en la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Una encuesta reveló que seis de cada diez personas se sienten perturbadas en la casa o en el barrio por este motivo. En la Ciudad de Buenos Aires, esta cifra sube al 72 por ciento. El 93% cree que no hay conciencia para no generarlos.


En el canal TN el informe #RuidosMolestos Con la participacion del Perito Arquitecto Teodoro Rubén Potaz de Peritajes Edilicios / Arquitectura Legal / Acustica Legal. Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube

Los ruidos conviven con los argentinos casi con tanta naturalidad como el aire, pero son tan nocivos como para ocasionar –a diario– la pérdida progresiva de la audición. El primer estudio sobre el nivel de ruido y el medio ambiente en Argentina, realizado por GAES Centros Auditivos, demostró que más de la mitad de la población encuestada (61%) se siente perturbada por ruidos molestos en sus casas o barrios, y un 49% en sus lugares de trabajo. Entre los ruidos más odiados se encuentran el tráfico con el 57%, las obras en construcción, 46% y los ladridos en un 37% de los casos.

Según los especialistas, el ruido puede provocar diversos trastornos de salud al dañar el oído interno, acelera la aparición de zumbidos y sordera y perjudica a la memoria y la capacidad de aprendizaje.

La encuesta, realizada a 400 personas mayores de 18 años en la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, arrojó también que es en la Capital Federal donde más se reconoce la existencia de ruidos molestos en casa o barrio. Alcanza al 72,3 por ciento

553c9e32bd6a6

Entre la población que tiene en casa ruidos molestos que lo perturban, un 66,3% reconoció estar expuesto a ellos más de 2 horas diarias. Por zonas, en la Capital Federal es donde se afirma algo más que se está expuesto al ruido en casa más de 2 horas entre la población que tiene en casa ruidos molestos que lo perturban.

“Cuando la exposición al ruido excede los 85 decibeles –que es la medida hasta que el oído puede soportar sin dañarse– y si dura más de dos horas, comienzan a perjudicarse las células ciliadas del oído interno”, explicó Mónica Matti, fonoaudióloga y gerente de formación de GAES Centros Auditivos, en diálogo con Tiempo.

Horacio Murga, otorrinolaringólogo del Hospital Austral explicó que “los daños en el oído son acumulativos, porque se van dañando las células ciliadas del órgano de Corti que está dentro de la cóclea. Por eso, es muy común que la gente consulte por zumbidos que señalan la irritación coclear, y es la señal que nos dan nuestros oídos para que los cuidemos. Por ejemplo, con los auriculares el sonido se descarga en forma directa en la membrana timpánica y, al utilizarlos a mucha intensidad y durante un tiempo prolongado, se está muy expuesto a padecer zumbidos en forma permanente”, aclaró el especialista.

EN EL TRABAJO . En el ámbito laboral una de cada dos personas (49%) está expuesta a ruidos molestos que lo perturban. Los segmentos más jóvenes, de 18 a 30 años y de 31 a 50 años, son los que claramente manifiestan más que tienen ruidos molestos en el trabajo. Entre ellos, un 80% reconoce estar expuesto a ellos más de 2 horas diarias. Por zonas, en Córdoba y en la provincia de Buenos Aires es donde se afirma más que se está expuesto al ruido en el trabajo más de 2 horas.

De la población que tiene en el trabajo ruidos molestos que lo perturban, casi un 12% utiliza protectores auditivos. Sin embargo, Entre las distintas zonas, en Santa Fe es donde más se utilizan los protectores auditivos para protegerse de los ruidos molestos. Por el contrario, en la Capital Federal se utilizan muy poco (3,8%).

Mutti también destacó que quienes trabajan en lugares ruidosos como las fábricas, comienzan a presentar problemas de audición desde muy jóvenes.

“Las consultas más comunes son de chicos de entre 18 y 25 años porque presentan algún tipo de zumbido y en gran parte son personas que trabajan en lugares ruidosos y que no usan la debida protección, como obreros o disc jockeys. También vemos muchos casos en quienes acostumbran asistir a recitales o boliches y en músicos”.

En la mayoría de los casos, los problemas auditivos se deben a la historia laboral del paciente y del uso o no de protección. Otro de los grupos afectados son los docentes que fuerzan su voz en aulas ruidosas, y sobretodo quienes estaban acostumbrados a escuchar música a volumen muy alto en auriculares o con baffles muy potentes en sus autos.

La experta destacó que a los traumas acústicos, se le suman los desordenes psicológicos producto del estrés del cual los ruidos son también una de sus principales causas en la población argentina.

VOLUNTAD DE CAMBIO . Si bien casi la totalidad de los encuestados –90%– consideraron al ruido como un problema medio ambiental, el 93% aseguró que la población no está concientizada en evitar generar ruidos molestos.

Al ser consultados por su conocimiento acerca de los efectos perjudiciales del ruido, el 92,5% mencionó la pérdida de la capacidad auditiva, un 73% la perturbación del sueño, y un 49% aseguró estar al tanto de la disminución del rendimiento cognitivo tanto en adultos como en niños.

Asimismo, en pos de evitar los ruidos molestos, el 57% manifestó que apoyaría medidas gubernamentales para reducir la contaminación acústica. Un 44,5% colaboraría en campañas de bien público para reducir los ruidos ambientales, y un 33,5% que para evitar ruidos molestos se mudaría a un lugar más silencioso. En los jóvenes de 18 a 30 años, esta decisión de mudarse a un lugar menos ruidoso asciende al 45%, siendo en Córdoba en donde más se destaca esta tendencia en el 41% de los consultados.

En Capital Federal la mayoría de los porteños considera al ruido como un problema de contaminación ambiental –es casi la totalidad, el 97%– y 7 de cada 10 reconoce la existencia de ruidos molestos en la casa o el barrio.

El 67% colaboraría con medidas gubernamentales para reducir el impacto. Sin embargo, sólo un 3% estaría dispuesto a dejar de usar su auto para evitar los ruidos del tránsito.

La contaminación acústica se define como la introducción de ruidos o vibraciones en el ambiente generados por la actividad humana y en niveles perjudiciales y desde hace años es una problemática que afecta a muchas capitales y ciudades urbanizadas del mundo. En 2012, la OMS postuló a Buenos Aires como una de las cinco ciudades más ruidosas en el mundo. Según los expertos, la situación se vuelve aún más peligrosa porque el oído puede acostumbrarse al ruido que resulta un contaminante que no deja residuos pero sí demasiadas secuelas.

Trastornos que pueden ser graves

El ruido es también un factor de estrés ambiental que puede intervenir en trastornos del sueño y del aprendizaje, la memoria, la motivación, la resolución de problemas y en el incremento de la irritabilidad y la agresividad. “Incluso cuando la persona consigue afrontar con éxito su respuesta frente a la exposición al ruido –adaptándose, vivenciándolo de forma menos negativa o generando respuestas, como protegerse activamente, o luchar contra sus causas– esta puede conllevar unos efectos secundarios que generan consecuencias negativas en la salud, interfiriendo con el bienestar del individuo”, explicó la fonoaudióloga Mónica Matti y destacó que “en situaciones de trabajo o de aprendizaje, cierto nivel de silencio es necesario para mantener la concentración y hacer un aprendizaje adecuado”.

En 2012, una investigación del CONICET publicada en la revista especializada Brain Research demostró que un grupo de ratas expuestas a altas intensidades de sonidos veían afectados sus mecanismos de aprendizaje y la memoria. El trabajo fue realizado en dos conjuntos. El primero fue expuesto una sola vez a dos horas de ruido, mientras que al segundo se lo expuso durante dos semanas, todos los días, a dos horas de ruido. “Pudimos determinar que una única exposición al ruido durante dos horas es suficiente para generar un daño celular y una alteración en la conducta”, explicó Laura Guelman, investigadora adjunta del CONICET en el Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos (CEFYBO, UBA-CONICET) y coordinadora del estudio.

Quince días después de la exposición, los animales mostraron fallas en la memoria, la capacidad de habituarse a ambientes conocidos. “Los animales presentaron un menor nivel de alerta ante el peligro, lo que les impediría escapar de un posible predador”, explicó la experta.

Además de las modificaciones en la conducta, se destacó que “las células del hipocampo presentaron alteraciones en el núcleo, la zona donde está al ADN. El núcleo se desorganiza, lo cual indica que hay un daño en el tejido”, señaló Soledad Uran, becaria doctoral del CONICET y primera autora de la investigación.

Consejos para tener en cuenta

En casa. Proteger la casa de los ruidos (cortinados, o ventanales con vidrio doble). Hablar con voz moderada y cuidar a nuestras mascotas: evitar ladridos excesivos.

Música. Limitar el volumen de los aparatos electrónicos. Tratar de no utilizar auriculares de inserción, siempre son preferibles los que cubren la oreja y aíslan los ruidos exteriores.

Protección. Cuidar los oídos en las discotecas o fiestas con música alta. Utilizar protección en los oídos ante ruidos ambientales.

Del canto de los pájaros al recital de rock

Límite internacional. El límite aceptable establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 65 decibeles.

Límite nacional. En el Instituto Argentino del Oído aseguran que hasta 85 decibeles el oído puede tolerar sin que se ocasionen lesiones.

150 decibeles. Recital de rock, boliches.

140 decibeles. Un petardo que estalla al lado.

130 decibeles. Trueno.

127 decibeles. Una vuvuzela en su apogeo

120 decibeles. iPod y MP3.

110 decibeles. Motosierra. La exposición regular de más de un minuto implica el riesgo de pérdida auditiva permanente.

100 decibeles. Taladro. Se recomienda no superar los 15 minutos de exposición sin protección.

90 decibeles. Subterráneos, cortadoras de pasto, motos.

80 decibeles. Bocina de auto.

70 decibeles. Una calle de tráfico tranquilo.

60 decibeles. Una conversación tranquila.

50 decibeles. Sonidos que se escuchan en un parque o lugar tranquilo.

20 decibeles. Canto de pájaros.

Fuente: Infonews
Link: Ver Nota

El derrumbe de un techo generó temor en vecinos

El techo de concreto de un depósito de grandes dimensiones ubicado en centro santiagueño se vino abajo por completo este martes minutos antes de las 13 de ayer.

El derrumbe de un techo de grandes dimensiones de un depósito generó temor entre los vecinos del barrio Centenario quienes percibieron una fuerte explosión minutos antes de las 13.

Afortunadamente, a la hora del derrumbe no había personas trabajando en el lugar por lo que no hubo que lamentar heridos ni víctimas fatales.

En el interior del depósito había estacionados cuatro autos. Uno de ellos fue aplastado por la losa que se desplomó. Trabajó en el lugar una dotación de los bomberos de la Policía de la Provincia

Fuente: www.tucumanoticias.com.ar
Link: Ver Nota

Villa Crespo: se derrumbó parte del frente de un gimnasio

No hubo heridos en el incidente. Se trata de un local de Megatlon, en avenida Juan B. Justo al 2600.

B2sXCzKIcAAabp_

Parte del frente de un gimnasio se derrumbó en Villa Crespo: no hubo heridos. El local pertenece a la cadena Megatlon, ubicado en avenida Juan B. Justo 2650.

Cuando sucedió el hecho, el gimnasio estaba cerrado. Enseguida, se presentaron los bomberos y el SAME para trabajar en el lugar del incidente.

La caída del techo destruyó las motos que estaban estacionadas en la vereda.


En el canal C5N el informe #BalconesPeligrosos. Con la participacion del Perito Arquitecto Teodoro Rubén Potaz de Peritajes Edilicios / Arquitectura Legal / Acustica Legal. Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube

Me sorprendió el estruendo. Es un gimnasio remodelado hace muy poco, es un club de primer nivel. Me llama la atención lo que ocurrió“, dijo un vecino a TN.

Fuente: TN
Link: Ver Nota

Se derrumbó una casa, pero no hubo heridos

Una vivienda ubicada en la planta alta se derrumbó esta mañana, minutos después de las 7, destrozando una vivienda aledaña y un local comercial de venta e instalación de alarmas, sin que haya que lamentar heridos o víctimas fatales.

0derrumbe (2)

Según se pudo constatar, en las primeras horas de la mañana de hoy, la vivienda de la planta alta comenzó a resquebrajarse, por lo que la señora que la habita junto a sus dos hijas decidieron bajar y permanecer fuera de la misma.

La señora se retiró del lugar y minutos más tarde debió regresar tras ser llamada telefónicamente. Al arribar a la misma, sita en calle 62 entre 69 y 71, observó que la mitad de su casa se había derrumbado. Por suerte, las pequeñas también se encontraban fuera de la vivienda.
Por otra parte, en la casa de abajo, el desprendimiento de los materiales provocó roturas de consideración en varios sectores, como el comedor, techos y aberturas. Allí se encontraban otras cinco personas, las cuales resultaron ilesas.

Asimismo, en el local lindero se produjo la rotura del techo y una antena, la cual cayó sobre un automóvil que se encontraba en el interior de un garage descubierto.
Al lugar se acercó personal del Cuartel de Bomberos de Necochea, el cual controló la situación y realizó diferentes peritajes, con la intención de poder definir por qué motivo se produjo el derrumbe

Fuente: www.necocheatotal.com.ar
Link: Ver Nota

Iron Mountain: a 7 meses del incendio aún se desconoce si fue intencional

En el trágico episodio murieron dos rescatistas y 8 bomberos al derrumbarse una pared.

bomberos

Un informe preliminar de peritos de la Policía Federal Argentina determinó que el incendio que consumió el depósito de Iron Mountain en el barrio porteño de Barracas, donde murieron ocho bomberos y dos rescatistas, se originó en al menos dos focos, pero aún no está claro si fue intencional o no.

“Aún no se cuenta con un informe concluyente que permita determinar si el fuego fue intencional o accidental”, indicó la fiscal Marcela Sánchez, a través de la página de internet del Ministerio Público.

“El informe preliminar de la Policía Federal mencionó dos focos, aunque aún ningún perito concluyó certeramente que haya sido un sabotaje”.
En el informe, que aún no es concluyente, “puede establecerse la visualización de dos áreas de mayor incidencia ígnea independientes entre sí”, pero ello “no excluye la posibilidad de mencionar otras áreas que puedan ser ubicadas posteriormente”.

Esas posibilidades de otros focos ígneos “deben ser evaluadas con ensayos y análisis pendientes”, completó el peritaje.

El incendio en el depósito de Iron Mountain estalló el 5 de febrero, cerca de las 8:15 en la calle Azara 1245, de esta Capital.

Como consecuencia del derrumbe parcial del depósito murieron el comisario inspector Leonardo Day, la subinspectora Anahí Garnica; los cabos Eduardo Adrián Conesa y Damián Véliz; los agentes bomberos Maximiliano Martínez y Juan Matías Monticelli, así como José Luis Méndez Araujo, Sebastián Campos, Facundo Ambrosi y el rescatista Pedro Barícolo, este último integrante de Defensa Civil del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

EL MAPA DE LA TRAGEDIA

Fuente: TN
Link: Ver Nota

Un nuevo derrumbe en una construcción atemoriza a una familia del barrio Aldana

La familia Cattaneo volvió a sufrir con los desprendimientos de una construcción que ya fue clausurada anteriormente por derrumbes y daños causados a vecinos. En esta oportunidad se desprendió una escalera de hormigón. En noviembre se habían caído los balcones del frente y la Comuna paralizó la obra.

ElLitoral_212236_700x419

Acasi un año de registrarse un peligroso derrumbe en un edificio en construcción de la calle Paraguay al 200, el martes nuevamente hubo desprendimientos de la obra -que se encuentra clausurada- lo cual volvió a suscitar el miedo en las familias vecinas a la mole de ladrillos y materiales. En esta oportunidad una escalera de hormigón se desprendió y volvió a generar movimientos en las casas linderas y mucho temor por problemas más graves.

Los miembros de la familia Cattaneo, quienes viven en la casa contigua a la construcción y que sufrieron los derrumbes de balcones de noviembre del año pasado, volvieron a manifestarse atemorizados y traumados debido a la posibilidad de sufrir daños materiales y físicos por los desprendimientos.

En noviembre se desplomaron los balcones frontales de la construcción ubicadas sobre la calle Paraguay 255, lo cual generó el pánico en los vecinos de la barriada.
“Volvimos a sentir pánico y mucho miedo debido al estruendo que generó la caída de una escalera de hormigón de la obra en construcción. Es como volver a abrir una herida”, describió en diálogo con El Litoral, Berta Cattaneo, vecina de la construcción ubicada sobre la calle Paraguay. “El fuerte ruido y el movimiento que ocasionó en mi vivienda hizo que saliéramos corriendo de casa una vez más y que una de mis hijas se escondiera debajo de la escalera. No podemos vivir más en el primer piso por miedo a que se caiga”, explicó la habitante del barrio Aldana.

Se trata del segundo derrumbe registrado en la construcción en menos de un año. “Tenemos pánico y no podemos vivir así. Estamos todo el día mirando hacia arriba y ante el primer ruido que escuchamos sobre la chapa de zinc, estamos alertas para salir corriendo de la casa”, contó la preocupada mujer sobre el estado en el que viven a raíz de la construcción.
Los concejales del bloque ECO del Concejo Deliberante capitalino visitaron a la familia ayer. “Nos indicaron que van a buscar una solución definitiva. Nosotros pedimos que se derrumbe toda la construcción porque no se puede vivir así”, explicó Cattaneo.

Además la vecina indicó que hasta el momento no se acercaron funcionarios municipales. “Lo peor de todo es que nadie nos garantizó que no se vuelvan a registrar nuevos desprendimiento. La estructura es endeble, está deteriorada y encima posee un tanque de agua repleto que corre riesgos”, señaló Berta Cattaneo.
Los habitantes linderos a la construcción hoy acudirán a la Justicia para observar el expediente con las denuncias realizadas contra los encargados de la obra y que se encuentran a la espera de una solución desde fines del año pasado.

Fuente: www.ellitoral.com.ar
Link: Ver Nota

El Molino, más cerca de ser expropiado

La expropiación de la Confitería El Molino está cada vez más cerca de concretarse. Este clásico café porteño, en Callao y Rivadavia, cerrado en 1997, podría reabrir sus puertas si se convierte en ley el proyecto del ex senador Samuel Cabanchik, que ya fue aprobado en el Senado y tuvo dictamen favorable en la Comisión de Asuntos Constitucionales, Legislación General y Cultura y Presupuesto de la Cámara de Diputados. Y en las próximas semanas podría llegar al recinto.

1935176

El Molino reabriría nuevamente como café y será parte de un proyecto que se integrará a la manzana legislativa, frente al Congreso Nacional. El texto resuelve “declarar de utilidad pública, y sujeto a expropiación, por su valor histórico y cultural, el inmueble de la Confitería del Molino”.

De esta manera, el inmueble se transferirá sin cargo al patrimonio del Congreso de la Nación. El subsuelo y la planta baja deberán ser concesionados para su utilización como confitería, restaurante, local de elaboración de productos de panadería, pastelería o cualquier otro uso afín a dichas actividades.

El resto del edificio, cuya fachada hoy luce abandonada, deberá consagrarse a un museo dedicado a la historia de la confitería, y al rol que tuvo “en el crecimiento y consolidación de la democracia argentina”, según se especifica en los considerandos de la expropiación. Además, harán un centro cultural que se llamará “De las Aspas”, dedicado a difundir y exhibir la obra de artistas jóvenes argentinos que no haya sido expuesta públicamente en ningún medio.

El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, dijo que la recuperación de la Confitería del Molino “es un sueño de todos los bloques”. Y agregó: “La recuperación de esta confitería sintetiza una convicción compartida desde el Congreso Nacional, desde el gobierno de la Nación y desde todos los sectores de la población que anhelaban recuperar un patrimonio histórico de un edificio que tiene que ver con la historia de la Argentina”.

El edificio de la confitería fue inaugurado en 1917, con un proyecto del arquitecto italiano Francisco Gianotti. Contaba con tres subsuelos donde se producía y fabricaba la pastelería, que funcionaba en la planta baja de Rivadavia y Callao. Por sus mesas pasaron los políticos Marcelo T. de Alvear, Lisandro de la Torre, Alfredo Palacios y Eva Perón, y los artistas Carlos Gardel, Niní Marshall, Tita Merello y Libertad Lamarque, entre muchísimos otros.

Domínguez recordó parte de esa historia: “El Molino se vendió en 1978 y, al poco tiempo, quebró, al igual que otras empresas nacionales. Después se recuperó medianamente. En 1997 volvió a cerrar, y hasta el día de hoy no abrió. No es casual que, con el apoyo de todos los bloques políticos, hayamos votado la recuperación”.

UNA HISTORIA CON IDAS Y VENIDAS

1917
Ese año se inauguró la confitería emplazada en Rivadavia y Callao, frente al Congreso Nacional, con proyecto del arquitecto italiano Francisco Gianotti.

1992
El gobierno de la ciudad lo incorporó al Área de Protección Histórica con el grado de protección estructural.

1997
Tras estar en declive durante décadas, este tradicional punto de reunión de políticos cerró a comienzos de este año, hasta hoy.

2005
Desde entonces, se presentaron numerosos proyectos para recuperar la Confitería del Molino, pero ninguno prosperó.

Fuente: La Nacion
Link: Ver Nota

Explosión y derrumbe en un taller ilegal: dos muertos

Conmoción y alarma en el Conurbano. Tras el estallido de un local donde recargaban matafuegos, también se vino abajo un supermercado chino. Hubo al menos doce heridos, entre ellos, un bebé de 18 meses. El lugar no tenía habilitación.

Escombros-construcciones-descartaba-PAULA-ANSELMO_CLAIMA20140827_0036_27

El estruendo sacudió la modorra del mediodía en La Matanza. Faltaban unos minutos para las 12 cuando explotó un local en el que rellenaban matafuegos (además de vender repuestos de moto) en pleno centro comercial de Virrey del Pino y destrozó el supermercado chino Zhang Yong, que estaba al lado. En el lugar hubo al menos dos muertos y 12 heridos (cinco de gravedad, entre los que hay un bebé) y no se descarta que haya más víctimas debajo de los escombros.

Sucedió en la calle Manuel Guall al 5800, a metros del cruce con la ruta 3, en una especie de casa-galpón que no estaba habilitado como local comercial, informaron fuentes de la Municipalidad. Según contaron los vecinos, la explosión se produjo cuando Juan “El Chaco” Stanchef, el dueño del lugar y una de las víctimas fatales, estaba rellenando un tubo. La segunda víctima trabajaba como cajero en el supermercado.

“Sentimos una gran explosión y después otras tres más. Primero hubo mucho humo y después se vieron las llamas, esta zona está llena de comercios y a esta hora hay mucho movimiento, había mucha gente en la calle y también creemos que adentro del supermercado”, relató Sabrina, una vecina.

Franco, otro testigo, contó que estaba a cien metros del lugar cuando escuchó el ruido. “Fue impresionante, la onda expansiva subió autos hasta la vereda de enfrente, que terminaron arriba del cordón”, describió. Otros vecinos compartieron fotos y videos caseros que registraron los hechos en las redes sociales.

El galpón estaba detrás del supermercado chino y, al parecer, los tubos y garrafas se apoyaban justo sobre la pared lindera. Las dos construcciones quedaron reducidas a escombros y por la onda expansiva estallaron los vidrios de las casas en cien metros a la redonda y varios autos terminaron sobre las veredas. Los vecinos de toda la manzana fueron evacuados por precaución y como en la zona no había luz desde el domingo no fue necesario interrumpir el suministro (al cierre de esta edición tampoco se sabía cuando regresaría).

Después de la explosión se desencadenó un incendio con llamas que alcanzaron los siete metros, pero que fue controlado rápidamente por ocho dotaciones de bomberos voluntarios de La Matanza, Cañuelas y Marcos Paz. Del operativo también participó personal de Defensa Civil de la Comuna, la Policía bonaerense y Gendarmería nacional.

“Me dijeron que el fuego empezó al lado y que las llamas llegaban a seis metros en el depósito, es la primera vez que ahí pasa algo así. Mi hermano era el encargado del supermercado chino, está internado y le están haciendo estudios para ver qué gravedad tiene. Mi sobrina también trabajaba ahí pero ella está bien, por suerte no tuvo heridas graves”, se sumó Sergio.

Además de vender repuestos y reparar motos, y de arreglar todo tipo de electrodomésticos, en el local de El Chaco se recargaban tubos de oxígeno y matafuegos, pero no tenía la habilitación comercial. “Manipulando esos elementos altamente inflamables se produjo la explosión”, afirmó el titular del área de Control Comunal de La Matanza, Daniel Feity.

“Esto pasó, básicamente, porque el OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible) no realiza inspecciones. No hay más de cinco inspectores para toda la Provincia de Buenos Aires”, contó a Clarín un bombero que pidió no ser identificado. Es que en muchos cuarteles del Conurbano los bomberos voluntarios hacen recargas de matafuegos para recaudar fondos y conocen el sistema.

“Nosotros no habilitamos ni deshabilitamos. Con respecto a la carga de matafuegos, corre por cuenta del OPDS el control. Ellos te dan una tarjeta, que es un impuesto, es la que siempre cuelga de los matafuegos”, apuntó el hombre. Y agregó: “Desde hace tiempo venimos pidiendo que inhabiliten o cierren lugares como este, porque además trabajan sin medidas de seguridad. Hacemos denuncias, e incluso advertimos sobre este local en particular, pero nunca llegan los inspectores. Ya hicimos por lo menos otras 18 denuncias sobre otros locales, y en La Matanza hay un montón más ”.

Fuente: Clarin / Informe: Clarín Zonales
Link: Ver Nota

¿Qué se puede hacer con las medianeras?

Desde cubrirlas con espejos hasta hacer en ellas una palestra. Son ideas que forman parte de un debate que tiene décadas de historia.

MEDIANERAS-Elisa-DallOcchio-desplegado-dimensiones_CLAIMA20140822_0296_14

Cuántas cosas sugieren las medianeras, paredes cargadas con huellas de vidas pasadas. La traza de una escalera que ya no está, la silueta de lo que fue un techo mansarda, un patchwork con paredes azulejadas, empapeladas y superficies pintadas de colores. La marca de algún cuadro, espejo o del respaldo de una cama.

Seguramente fue la potencia evocativa de estas imágenes la que inspiró a los creadores de la Plaza Embajada de Israel en memoria a las víctimas del atentado de marzo de 1992, en el lote de Arroyo y Suipacha. Allí dejaron la medianera con sus marcas como herida expuesta. Pero en nuestra ciudad hay otras medianeras que quedaron desnudas y no por bombas o piquetas; por efecto de los códigos municipales. Clorindo Testa amaba estos muros. El disfrutaba de la luz que inundaba su estudio en un antiguo piso en Callao y Santa Fe gracias al sol que se reflejaba en la medianera. Y también decía que daban un respiro al caos formal de la ciudad.

MEDIANERAS-Generar-espacios-opcion-considerar_CLAIMA20140822_0292_14

Me acuerdo que hace unos 40 años, en una reunión con compañeros de facultad, las pusimos en jaque. Por aquél entonces había desembarcado en Buenos Aires una manera nueva de ver y pensar la ciudad liderada por un italiano llamado Aldo Rossi. En su libro “La arquitectura de la ciudad” proponía dejar de lado los criterios meramente funcionalistas e higienistas del urbanismo moderno y rescatar las bondades de la ciudad histórica. Este modelo hacía hincapié en la forma de la ciudad y alentaba a pensar las calles y las plazas como espacios urbanos, cuyas paredes eran las fachadas; y el techo, el cielo. Se contraponía al modelo aún hoy imperante que de alguna manera deja supeditada la forma de la ciudad a cierta eficiencia numérica.

Cada lote de manzana tiene un coeficiente llamado FOT (Factor de Ocupación Total) que multiplicado por la superficie del terreno da la cantidad de metros que se puede construir. Como consecuencia del tipo de loteo que tiene la manzana porteña, los del centro de la cuadra son los terrenos más profundos y con mayor superficie, y los que admiten mayor cantidad de metros de construcción. Esto hace que ahí se pueda construir mucho más alto que en las esquinas. Y entonces ¡magia! Es por esta razón que quedan expuestas las medianeras.

MEDIANERAS-propuesta-fuerte-presencia-color_CLAIMA20140822_0297_14

De ese caldo de cultivo de los ´80 salió la norma que desde hace algunos años permite empardar la altura del edificio vecino para que no queden medianeras expuestas atendiendo razones de estética urbana. Y también de estos debates surgió la idea ya hoy consensuada de que hay que pensar a la ciudad con criterios morfológicos como los que se están aplicando en la ex AU3, en el llamado Barrio Parque Donado Holmberg, y en los proyectos de vivienda para la futura Villa Olímpica en Soldati. La idea es aprovechar la experiencia para aplicarla en lo que serán las normas urbanísticas de la Ciudad.

Pero como en aquella reunión afirmaba Hernán Araujo, uno de los participantes un poco mayor que nosotros y poco proclive a dejarse llevar fácilmente por las nuevas ideas: “Buenos Aires es una ciudad de medianeras”. Por eso, hubo y habrá que cortar mucha tela para cambiar su estructura y para que estas nuevas experiencias modifiquen su paisaje urbano. ¿Qué hacer mientras tanto? El Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU) porteño lanzó una convocatoria para proponer soluciones. Aquí van algunas de las ideas que estarán expuestas en la sede del CPAU (25 de mayo 482) a partir de setiembre. Un estudiante, Germán Landajo, propuso revestirlas de espejo y así, al reflejar el cielo, hacerlas transparentes. También presentó una opción para esos baldíos urbanos rodeados de tres paredes: convertirlos en patios cuyas paredes sean palestras. Elisa Dall´Occhio propone forrar una medianera con una malla del tipo del metal desplegado pero en grandes dimensiones. Y María Soledad Orube, taparlas con plantas.

Propuesta-vestirlas-reflejar-volverlas-transparentes_CLAIMA20140820_0031_14

Lo cierto es que sobre estas paredes también rigen leyes. Pero lo auspicioso es que ninguna excede los acuerdos entre partes. Eso sí, debe estar claro que para abrir una ventana que nos dé buenas vistas, una raja que deje entrar el sol o colgar una jardinera es condición sine qua non tener un buen vecino

Fuente: Arq. Clarin
Link: Ver Nota