Villa Urquiza: Se derrumbó una vereda donde estaban construyendo un edificio

Hay versiones encontradas entre la empresa constructora y Aysa: Este sábado se desplomó una vereda en la esquina de Olazábal y Av. Triunvirato donde están construyendo un edificio. Debido al incidente se dejó solo dos carriles habilitados [mano al centro] de esta última arteria. Caos vehicular.

triunviratoyolazabal

Los vecinos de Villa Urquiza amanecieron este sábado con la noticia del derrumbe de una vereda de su barrio. En la esquina de Olazabal y Av. Triunvirato, donde estaba la estación de servicio Shell están realizado el pozo para construir un edificio de 15 pisos y una de las veredas lideras cedió. Continúa leyendo Villa Urquiza: Se derrumbó una vereda donde estaban construyendo un edificio

Relocalizaron a cinco familias por el riesgo de derrumbe

Unas cinco familias fueron relocalizadas ayer para evitar que resulten afectadas por eventuales desprendimientos de mampostería o derrumbes en el entorno de Balcarce 23 bis. Sólo quedó una familia alojada en un pasillo lindero, tras constatarse que no hay riesgo para su integridad.

Hemos terminado de remover los escombros, tarea que iniciamos el miércoles en búsqueda de víctimas. Ahora el terreno quedó cercado y avanzamos con la relocalización de familias linderas junto a la Secretaría de Promoción Social“, precisó Gonzalo Ratner, subdirector de Defensa Civil.

El funcionario contó que en el edificio colapsado había “cinco departamentos, uno pertenecía al hombre que resultó muy herido, otro estaba deshabitado y otros tres ocupados que fueron trasladados“. Además, en el pasillo había otras tres familias, “que en realidad eran un padre y sus dos hijas, cada familia en espacios independientes. El padre permaneció allí y las hijas fueron relocalizadas”.

Fuente: www.lacapital.com.ar
Link: Ver Nota

Susto en San Juan: se cayó el techo de un shopping nuevo

Se derrumbó parte de la mampostería, pero no hubo que lamentar heridos. Fue en un centro comercial recientemente inaugurado en el departamento Rivadavia.


Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube

Parte del techo de un shopping recientemente inaugurado en la provincia de San Juan se cayó este martes a la mañana, aunque no provocó más que un susto entre las personas que se encontraban en el lugar.

El hecho se produjo en un centro comercial nuevo, ubicado dentro de un Walmart en el departamento Rivadavia.

Un oyente de Cadena 3 registró un video del momento en que sucedió el derrumbe

Fuente: www.cadena3.com
Link: Ver Nota

Contaminación Sonora: La mitad de la población sufre el problema

Un estudio indica que la contaminación sonora convive con las personas


HispanTV: informe #RuidosMolestos #ContaminacionSonora. Con la participacion del Perito Arquitecto Teodoro Rubén Potaz de Peritajes Edilicios / Arquitectura Legal / Acustica Legal. Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube

En marzo de este año GAES Centros Auditivos de Argentina presentó una investigación en la que se analizan diferentes aspectos relacionados con el nivel de ruido y el medio ambiente entre los habitantes de la ciudad de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y el área metropolitana. El análisis, sobre una muestra de 400 casos, se centró en la existencia de los ruidos molestos en el lugar de trabajo, en la casa y el barrio y las acciones que se deberían tomar para evitarlos.

Entre las conclusiones más importantes está que el 50% de los encuestados manifestó que existen sonidos molestos en su ámbito laboral. Los hombres (51,5%) lo manifestaron más que las mujeres (46,5%), mientras que los segmentos más jóvenes (de 18 a 30 y de 31 a 50 años) fueron los que más afectados se mostraron. La ciudad de Buenos Aires se afirmó como la más ruidosa.

El estudio, realizado por la consultora Durán-Tortosa y Asociados, reflejó que el 80% de la población que convive con contaminación sonora en su empleo reconoce estar expuesto a ellos más de dos horas diarias, lo que según los expertos del GAES provoca un deterioro auditivo irreversible. Entre los afectados sólo el 12% utiliza protectores auditivos.

Por otra parte, la situación en las casas particulares es peor. Casi un 61% de los encuestados respondió que en su vivienda o barrio existen ruidos que perturban la tranquilidad. En este grupo, es mayor el porcentaje de mujeres que se encuentran incómodas con la situación.

Una amplia porción de los participantes mostró interés en acciones que ayuden a bajar el nivel de ruido. El 57% contestó que apoyaría medidas gubernamentales para reducir la contaminación acústica y el 44% colaboraría en campañas de bien público para reducir los ruidos ambientales. Otro grupo, en cambio, opinó que se deberían tomar decisiones más radicales: el 33,5% se mudaría a un barrio más silencioso, el 9,3% cambiaría de trabajo lejos de la ciudad o el centro, el 5,3% dejaría de usar su auto para evitar los ruidos del tránsito y el 1,5% haría mejoras en el domicilio.

Fuente: La Nacion
Link: Ver Nota

Se derrumbó un túnel en Tierra del Fuego

Se trata de una de las construcciones de la localidad de Cerro Castor. No hubo víctimas. Un segundo túnel se encuentra con peligro de derrumbe.

16651

Sucedió este viernes por la tarde en el primer túnel de la Ruta 3, altura Cerro Castor. Los restos desparramados sobre el pavimento imposibilitan la circulación de automóviles por el lugar.

40

Bomberos y la policía se encuentran trabajando en el lugar. Estiman que no hubo víctimas.

Fuente: www.rionegro.com.ar
Link: Ver Nota

De a poco, borran los restos de la Cooperativa Obrera

Los vecinos están de acuerdo en liberar la calle, pero no olvidan la tragedia.

5614802f7ee830.89087302

Sin prisa, comenzaron ayer los trabajos para demoler el edificio de la calle Godoy en el que funcionó la Cooperativa Obrera, donde un derrumbe parcial terminó con la vida de siete neuquinos hace casi tres años. Por decisión del dueño del predio, Néstor Guerrero, la tarea será lenta y silenciosa, a fin de evitar las miradas curiosas y los flashes.
Los vecinos más próximos a la fatídica esquina de Godoy y Ortega y Gasset se enteraron de la demolición por LM Neuquén y, durante buena parte de la mañana, estuvieron atentos a los movimientos en el edificio. En la primera jornada, los operarios sólo avanzaron con los preparativos de seguridad e higiene, además de la colocación del cerco de obra.
Quienes viven a pocos metros del ex supermercado coincidieron en que la anunciada desaparición del edificio les provoca sentimientos encontrados: alegría porque se libera la calle del vallado policial, expectativa por el destino que se dará a la esquina y nostalgia porque se borrará la última huella visible de una tragedia que marcó la vida de todos.
“Me gustaría que, cuando lo tiren abajo, en ese lugar no se construya nada, que se haga como un espacio verde para recordar a la gente que murió, porque hacer otra cosa sería una falta de respeto”, comentó Viviana, empleada en una tienda que queda frente a la estructura.
Otros vecinos indicaron que esperan la llegada de un nuevo comercio importante, que reavive las ventas de los negocios pequeños de los alrededores. Es que el siniestro y posterior cierre del supermercado dejó a muchos sin clientela. Pero el destino final de ese predio está exclusivamente en manos del dueño, Guerrero, que aún no informó lo que piensa hacer. Para él, lo que pasó en la esquina no es sólo un recuerdo doloroso, también pesa sobre sus espaldas una condena de prisión en suspenso por su responsabilidad en el derrumbe.

Se liberará la calle
Omar Peña, el encargado de la obra de demolición, adelantó ayer que los trabajos demorarán bastante, “seguro más de un mes”. Durante las dos primeras semanas, se tirarán abajo los 10 departamentos del primer piso, los que hicieron colapsar la losa que servía de techo a la Cooperativa. Será una tarea manual, a cargo de cinco operarios.
“Una vez que descabecemos todo arriba, la demolición va a ser con máquinas; lo hacemos así porque arriba sólo se puede voltear a mano”, explicó.
Se estima que en 15 días más se liberará también el tránsito sobre la calle Ortega y Gasset y se retirará la custodia, dado que ya no hay peligro de robos o vandalismo. En este caso, los responsables de la decisión son las autoridades policiales.

Peña contó que ayer bien temprano, al ingresar al lugar, encontraron “un edificio vacío, donde no quedó nada de lo que era el supermercado”. En el interior sólo se veían algunos caños tirados, contenedores con basura que se retiró días antes y cables colgando. Afuera, en cambio, el complejo aún tiene las persianas bajas con los grafitis de los familiares de las víctimas, cargados de bronca y dolor.
La demolición, además de lenta, no será completa. La fachada del edificio que da a la calle Godoy seguirá en pie. Será lo único que quedará del tradicional supermercado, que funcionó en el barrio Canal V durante años, y el último vestigio del horror que se vivió puertas adentro la noche del 25 de octubre del 2012.
TRES PREGUNTAS A…
Luis López de Murillas – Sub. municipal de Planificación Urbana

1. ¿Existen antecedentes en la ciudad de una demolición similar a esta?
No tengo presente ningún caso en que se haya demolido por un hecho luctuoso como el de la Cooperativa. Sí demoliciones por motivos económicos o imperfecciones de obras. La que me viene como recuerdo más próximo es la de Belgrano e Yrigoyen, donde estaban los tribunales federales.

2. ¿La calle se va a abrir recién cuando terminen los trabajos o antes?
La demolición va a ser en gran medida manual y por eso va a demorar. Se charló así con el dueño para no generar un impacto emotivo o social. Por eso la fachada será lo último. Pero la clausura de la Policía persiste por un resguardo para que no haya vandalismo. Eso lo van a decidir ellos.

3. ¿Y es posible que se haga un recordatorio en el lugar, como piden algunos familiares y vecinos?
En eso la Municipalidad no se puede meter porque es un terreno privado. Va a ser difícil. Pero puede ocurrir lo de Cromañón, que sobre la vereda o el espacio público se coloque una especie de recordatorio de hecho, que surja de la misma gente.

Fuente: www.lmneuquen.com.ar
Link: Ver Nota

Los habitantes de Palermo, los más molestos por los ruidos

Por la concentración de bares, restaurantes y boliches, esta zona lidera el ranking de reclamos de vecinos, según estadísticas de la fiscalía de la ciudad; lo siguen Balvanera y Caballito


En el canal CN23 el informe #RuidosMolestos Con la participacion del Perito Arquitecto Teodoro Rubén Potaz de Peritajes Edilicios / Arquitectura Legal / Acustica Legal. Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube

Agustín es ingeniero industrial y vive en Palermo. Todas las mañanas debe levantarse a las 5.30 para llegar puntual a su trabajo, en Escobar. Pero hace meses que no duerme bien y casi siempre se retrasa. El infalible ladrido del caniche de su vecina, que comienza a las 23, se adueñó de sus pocas y preciadas horas de sueño. Y también de su paciencia? Por eso, no tuvo más remedio que denunciarla por ruidos molestos.

Este y otros casos, como el volumen alto de la música, una “previa” entre amigos en una casa, un gimnasio o el patio de una escuela, un músico que toca la batería y hasta un viejo aire acondicionado son los ruidos más comunes que perturban la vida de los porteños, y que los llevan a hacer una denuncia.

Según datos del Ministerio Público Fiscal de la ciudad, se registraron el año pasado 7008 denuncias por ruidos que perturban. Palermo, con 1326 presentaciones, encabeza el ranking, seguido por Balvanera (449) y Caballito (435). Eso sí: sólo el 15 por ciento de las denuncias encuentran una solución en la justicia porteña. El resto se desestima.

Los ruidos molestos están incluidos dentro de Código Contravencional, cuya aplicación es competencia de la Ciudad. Según indica el artículo 82, hay distintas penas para los infractores. La ley especifica: “Quien perturba el descanso o la tranquilidad pública mediante ruidos que por su volumen, reiteración o persistencia excedan la normal tolerancia es sancionado con uno a cinco días de trabajo de utilidad pública o multa de 200 a 1000 pesos. Cuando la conducta se realiza en nombre, al amparo, en beneficio o con autorización de una persona de existencia ideal o del titular de una explotación o actividad, se sanciona a éstos con multa de 600 a 10.000 pesos”.

Consultado el Ministerio Público Fiscal sobre cuántos vecinos debieron pagar una multa, no pudieron precisar esa información.

La cantidad de casos denunciados el año pasado duplicó las 3278 presentaciones que se hicieron en 2009. Debido a la acumulación de bares, boliches y restaurantes, Palermo concentró el 19% de las denuncias de toda la ciudad.

“Los conflictos por ruidos molestos están muy latentes en la Capital. En 2013 ocuparon más del 25% del total de las faltas contravencionales. Y a lo largo de los años el número de denuncias va en ascenso”, aseguró a LA NACION Matías Michienzi, fiscal porteño de primera instancia, especialista en medio ambiente.

Silvia Cabeza, presidenta de la asociación civil Oír Mejor, explicó que los porteños están expuestos a “peligrosos” niveles de ruido. “Los vecinos deben soportar todo tipo de ruidos molestos. Los reclamos más comunes son contra bares y restaurantes, ya que en el verano suelen sacar parlantes a la calle o poner música en terrazas a todo volumen. En zonas como Palermo o Cañitas, donde los vecinos conviven con la actividad gastronómica y bailable, hay niveles de ruidos intolerables. No alcanza ni con cerrar las ventanas”, dijo Cabeza.

Precisamente, en los meses de noviembre y diciembre de 2014 se registró mayor cantidad de denuncias, con 734 y 741 presentaciones, respectivamente. Además, en esos 61 días se concentró el 21% de denuncias.

Edgardo vive en un segundo piso en la calle Fitz Roy, a metros de Honduras, en Palermo, una calle repleta de bares y boliches. “Nací acá y no veo la hora de mudarme. Los ruidos son insoportables. Si no cierro las ventanas y prendo el aire acondicionado, no duermo. El verano siempre es un caos. No tanto por la música, sino por la gente que habla muy alto; que se agrupa en cualquier lado y se la pasan gritando. Los comerciantes tampoco ayudan. Anoche sufrí una guitarreada hasta las 7. No hago la denuncia porque creo que nada va a cambiar”, comentó.

Irene González también es vecina del barrio más conflictivo de la ciudad; vive en un departamento en la planta baja, a una cuadra de plaza Armenia: “Los fines de semana se hace muy difícil dormir. Al ruido de los bares y boliches se le agrega el de la gente que se reúne en las calles. Hace tiempo que esto cambió. Los vecinos ya nos acostumbramos al bullicio, pero es cada vez peor. Nunca me animé a hacer una denuncia”.

LA MAYORÍA SE DESESTIMA

El desenlace más común de estas situaciones es que la Justicia desestima las denuncias por falta de elementos probatorios. Según el Ministerio Público Fiscal, en los últimos cuatro años, más del 85% de los casos no prosperaron. Y el resto se definió en mediaciones y en juicios abreviados.

“Las denuncias se desestiman porque el conflicto se soluciona rápido entre los vecinos o bien porque no hay pruebas claras. En muchas ocasiones los vecinos no continúan con las actuaciones. Según la ley, tiene que haber una ratificación por parte del denunciante y eso muchas veces no ocurre porque el conflicto ya cesó”, indicó el fiscal Michienzi.

Los procesos de estas denuncias suelen ser cortos. Las mayoría de las causas por ruidos molestos que no son desestimadas finalizan antes de los primeros seis meses de proceso.

Pese a todo, hay quienes que todavía sostienen que ante este tipo de problemas es mejor “dialogar” con los vecinos antes que dirimir la discusión en la Justicia.

UN VECINO QUE GANÓ SU BATALLA

Vive a metros de la AU 25 de Mayo y sufre el caos vehicular

Pedro Barragán. Vecino de Constitución

Barragán vive en la calle Luis Sáenz Peña al 1200, en un sexto piso, a 50 metros de la autopista 25 de Mayo. Tras 14 años de reclamos por el nivel de los ruidos que provienen de la autovía 25 de Mayo, días atrás, la justicia porteña obligó a la empresa Autopistas Urbanas Sociedad Anónima (AUSA) a presentar un estudio de impacto ambiental y un plan de adecuación para realizar las obras necesarias para reducir los ruidos que emiten los más de 100.000 autos que recorren la autopista diariamente. Así, el vecino podrá tener su recompensa: dormir tranquilo.

VARIAS OPCIONES PARA CANALIZAR LOS RECLAMOS

Para denunciar ruidos molestos en la ciudad, los vecinos cuentan con diferentes mecanismos.
Una posibilidad es realizarla en forma presencial. Los interesados pueden acudir a cualquiera de las 12 unidades de orientación y denuncia diseminadas en distintos barrios porteños, donde serán atendidos por un funcionario del Ministerio Público Fiscal.
Por vía telefónica, está disponible la línea gratuita 0800-333-47225.
También se puede reclamar por correo electrónico, a la casilla denuncias@jusbaires.gov.ar
Otro medio es el sitio www.fiscalias.gob.ar “denuncia-en-linea”; en este caso, se pueden adjuntar archivos de audio que expongan los ruidos.

Fuente: www.lanacion.com.ar
Link: Ver Nota

El tráfico, la construcción y los ladridos de perros son los ruidos más odiados

Primer estudio sobre esta temática en la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Una encuesta reveló que seis de cada diez personas se sienten perturbadas en la casa o en el barrio por este motivo. En la Ciudad de Buenos Aires, esta cifra sube al 72 por ciento. El 93% cree que no hay conciencia para no generarlos.


En el canal TN el informe #RuidosMolestos Con la participacion del Perito Arquitecto Teodoro Rubén Potaz de Peritajes Edilicios / Arquitectura Legal / Acustica Legal. Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube

Los ruidos conviven con los argentinos casi con tanta naturalidad como el aire, pero son tan nocivos como para ocasionar –a diario– la pérdida progresiva de la audición. El primer estudio sobre el nivel de ruido y el medio ambiente en Argentina, realizado por GAES Centros Auditivos, demostró que más de la mitad de la población encuestada (61%) se siente perturbada por ruidos molestos en sus casas o barrios, y un 49% en sus lugares de trabajo. Entre los ruidos más odiados se encuentran el tráfico con el 57%, las obras en construcción, 46% y los ladridos en un 37% de los casos.

Según los especialistas, el ruido puede provocar diversos trastornos de salud al dañar el oído interno, acelera la aparición de zumbidos y sordera y perjudica a la memoria y la capacidad de aprendizaje.

La encuesta, realizada a 400 personas mayores de 18 años en la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, arrojó también que es en la Capital Federal donde más se reconoce la existencia de ruidos molestos en casa o barrio. Alcanza al 72,3 por ciento

553c9e32bd6a6

Entre la población que tiene en casa ruidos molestos que lo perturban, un 66,3% reconoció estar expuesto a ellos más de 2 horas diarias. Por zonas, en la Capital Federal es donde se afirma algo más que se está expuesto al ruido en casa más de 2 horas entre la población que tiene en casa ruidos molestos que lo perturban.

“Cuando la exposición al ruido excede los 85 decibeles –que es la medida hasta que el oído puede soportar sin dañarse– y si dura más de dos horas, comienzan a perjudicarse las células ciliadas del oído interno”, explicó Mónica Matti, fonoaudióloga y gerente de formación de GAES Centros Auditivos, en diálogo con Tiempo.

Horacio Murga, otorrinolaringólogo del Hospital Austral explicó que “los daños en el oído son acumulativos, porque se van dañando las células ciliadas del órgano de Corti que está dentro de la cóclea. Por eso, es muy común que la gente consulte por zumbidos que señalan la irritación coclear, y es la señal que nos dan nuestros oídos para que los cuidemos. Por ejemplo, con los auriculares el sonido se descarga en forma directa en la membrana timpánica y, al utilizarlos a mucha intensidad y durante un tiempo prolongado, se está muy expuesto a padecer zumbidos en forma permanente”, aclaró el especialista.

EN EL TRABAJO . En el ámbito laboral una de cada dos personas (49%) está expuesta a ruidos molestos que lo perturban. Los segmentos más jóvenes, de 18 a 30 años y de 31 a 50 años, son los que claramente manifiestan más que tienen ruidos molestos en el trabajo. Entre ellos, un 80% reconoce estar expuesto a ellos más de 2 horas diarias. Por zonas, en Córdoba y en la provincia de Buenos Aires es donde se afirma más que se está expuesto al ruido en el trabajo más de 2 horas.

De la población que tiene en el trabajo ruidos molestos que lo perturban, casi un 12% utiliza protectores auditivos. Sin embargo, Entre las distintas zonas, en Santa Fe es donde más se utilizan los protectores auditivos para protegerse de los ruidos molestos. Por el contrario, en la Capital Federal se utilizan muy poco (3,8%).

Mutti también destacó que quienes trabajan en lugares ruidosos como las fábricas, comienzan a presentar problemas de audición desde muy jóvenes.

“Las consultas más comunes son de chicos de entre 18 y 25 años porque presentan algún tipo de zumbido y en gran parte son personas que trabajan en lugares ruidosos y que no usan la debida protección, como obreros o disc jockeys. También vemos muchos casos en quienes acostumbran asistir a recitales o boliches y en músicos”.

En la mayoría de los casos, los problemas auditivos se deben a la historia laboral del paciente y del uso o no de protección. Otro de los grupos afectados son los docentes que fuerzan su voz en aulas ruidosas, y sobretodo quienes estaban acostumbrados a escuchar música a volumen muy alto en auriculares o con baffles muy potentes en sus autos.

La experta destacó que a los traumas acústicos, se le suman los desordenes psicológicos producto del estrés del cual los ruidos son también una de sus principales causas en la población argentina.

VOLUNTAD DE CAMBIO . Si bien casi la totalidad de los encuestados –90%– consideraron al ruido como un problema medio ambiental, el 93% aseguró que la población no está concientizada en evitar generar ruidos molestos.

Al ser consultados por su conocimiento acerca de los efectos perjudiciales del ruido, el 92,5% mencionó la pérdida de la capacidad auditiva, un 73% la perturbación del sueño, y un 49% aseguró estar al tanto de la disminución del rendimiento cognitivo tanto en adultos como en niños.

Asimismo, en pos de evitar los ruidos molestos, el 57% manifestó que apoyaría medidas gubernamentales para reducir la contaminación acústica. Un 44,5% colaboraría en campañas de bien público para reducir los ruidos ambientales, y un 33,5% que para evitar ruidos molestos se mudaría a un lugar más silencioso. En los jóvenes de 18 a 30 años, esta decisión de mudarse a un lugar menos ruidoso asciende al 45%, siendo en Córdoba en donde más se destaca esta tendencia en el 41% de los consultados.

En Capital Federal la mayoría de los porteños considera al ruido como un problema de contaminación ambiental –es casi la totalidad, el 97%– y 7 de cada 10 reconoce la existencia de ruidos molestos en la casa o el barrio.

El 67% colaboraría con medidas gubernamentales para reducir el impacto. Sin embargo, sólo un 3% estaría dispuesto a dejar de usar su auto para evitar los ruidos del tránsito.

La contaminación acústica se define como la introducción de ruidos o vibraciones en el ambiente generados por la actividad humana y en niveles perjudiciales y desde hace años es una problemática que afecta a muchas capitales y ciudades urbanizadas del mundo. En 2012, la OMS postuló a Buenos Aires como una de las cinco ciudades más ruidosas en el mundo. Según los expertos, la situación se vuelve aún más peligrosa porque el oído puede acostumbrarse al ruido que resulta un contaminante que no deja residuos pero sí demasiadas secuelas.

Trastornos que pueden ser graves

El ruido es también un factor de estrés ambiental que puede intervenir en trastornos del sueño y del aprendizaje, la memoria, la motivación, la resolución de problemas y en el incremento de la irritabilidad y la agresividad. “Incluso cuando la persona consigue afrontar con éxito su respuesta frente a la exposición al ruido –adaptándose, vivenciándolo de forma menos negativa o generando respuestas, como protegerse activamente, o luchar contra sus causas– esta puede conllevar unos efectos secundarios que generan consecuencias negativas en la salud, interfiriendo con el bienestar del individuo”, explicó la fonoaudióloga Mónica Matti y destacó que “en situaciones de trabajo o de aprendizaje, cierto nivel de silencio es necesario para mantener la concentración y hacer un aprendizaje adecuado”.

En 2012, una investigación del CONICET publicada en la revista especializada Brain Research demostró que un grupo de ratas expuestas a altas intensidades de sonidos veían afectados sus mecanismos de aprendizaje y la memoria. El trabajo fue realizado en dos conjuntos. El primero fue expuesto una sola vez a dos horas de ruido, mientras que al segundo se lo expuso durante dos semanas, todos los días, a dos horas de ruido. “Pudimos determinar que una única exposición al ruido durante dos horas es suficiente para generar un daño celular y una alteración en la conducta”, explicó Laura Guelman, investigadora adjunta del CONICET en el Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos (CEFYBO, UBA-CONICET) y coordinadora del estudio.

Quince días después de la exposición, los animales mostraron fallas en la memoria, la capacidad de habituarse a ambientes conocidos. “Los animales presentaron un menor nivel de alerta ante el peligro, lo que les impediría escapar de un posible predador”, explicó la experta.

Además de las modificaciones en la conducta, se destacó que “las células del hipocampo presentaron alteraciones en el núcleo, la zona donde está al ADN. El núcleo se desorganiza, lo cual indica que hay un daño en el tejido”, señaló Soledad Uran, becaria doctoral del CONICET y primera autora de la investigación.

Consejos para tener en cuenta

En casa. Proteger la casa de los ruidos (cortinados, o ventanales con vidrio doble). Hablar con voz moderada y cuidar a nuestras mascotas: evitar ladridos excesivos.

Música. Limitar el volumen de los aparatos electrónicos. Tratar de no utilizar auriculares de inserción, siempre son preferibles los que cubren la oreja y aíslan los ruidos exteriores.

Protección. Cuidar los oídos en las discotecas o fiestas con música alta. Utilizar protección en los oídos ante ruidos ambientales.

Del canto de los pájaros al recital de rock

Límite internacional. El límite aceptable establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 65 decibeles.

Límite nacional. En el Instituto Argentino del Oído aseguran que hasta 85 decibeles el oído puede tolerar sin que se ocasionen lesiones.

150 decibeles. Recital de rock, boliches.

140 decibeles. Un petardo que estalla al lado.

130 decibeles. Trueno.

127 decibeles. Una vuvuzela en su apogeo

120 decibeles. iPod y MP3.

110 decibeles. Motosierra. La exposición regular de más de un minuto implica el riesgo de pérdida auditiva permanente.

100 decibeles. Taladro. Se recomienda no superar los 15 minutos de exposición sin protección.

90 decibeles. Subterráneos, cortadoras de pasto, motos.

80 decibeles. Bocina de auto.

70 decibeles. Una calle de tráfico tranquilo.

60 decibeles. Una conversación tranquila.

50 decibeles. Sonidos que se escuchan en un parque o lugar tranquilo.

20 decibeles. Canto de pájaros.

Fuente: Infonews
Link: Ver Nota

Otro #DíaDeFuria: un hombre disparó contra sus vecinos por problemas en la medianera

El hecho ocurrió en la localidad bonaerense de Garín. El agresor, al que apodan Gordo Mario, se encuentra prófugo.

Un sujeto baleó el martes por la noche a sus vecinos luego de las constantes discusiones que tenían por problemas en la medianera. El hecho ocurrió en la esquina de las calles Jujuy y Tomás Márquez, en Garín, cuando un llamado al 911 alertó a la policía del insólito episodio.

Cuando llegaron los efectivos, encontraron a dos personas con heridas de arma de fuego. Fueron trasladados Hospital de Escobar. Los médicos informaron que la vida de los pacientes no corre peligro.

El “Gordo Mario”, el agresor, se dio a la fuga y es buscado por las autoridades.

Fuente: www.minutouno.com
Link: Ver Nota

Conflictos entre vecinos: desde filtraciones y rajaduras hasta molestos canarios cantores

La difícil convivencia urbana plantea todo tipo de problemas. Medianeras que no se respetan y fuertes ruidos, a la cabeza.

graf15

El piar de un canario puede ser una de las melodías más dulces que regala la naturaleza, pero si el mismo pájaro se desgañita cantando en horarios en los que descansan los vecinos, puede llegar a despertar literalmente “instintos asesinos”. Eso es lo que ocurrió tiempo atrás en un barrio platense y desató un verdadero cruce entre vecinos en el que incluso se escuchó decir que si no acallaban al minúsculo cantor, iban a hacer que su pico se cerrara para siempre. Afortunadamente, el problema se pudo solucionar en la Dirección de Mediación de la Comuna y forma parte de los 1684 planteos que se atendieron en los últimos diez meses.

Los conflictos que se originan entre vecinos constituyen una temática sensible porque llegan a alterar la convivencia y por eso quienes estén interesados en solucionarlo, cuentan con un espacio para resolver sus problemas a través del diálogo, de forma gratuita y sin llegar a instancias judiciales.

Pablo Márquez, al frente de la dependencia comunal, asegura que el 50 por ciento de las discordias entre vecinos se origina por cuestiones vinculadas a la medianera.

Se ven muchas peleas por esa razón, se desconoce la reglamentación y se discute quién es el dueño de la medianera; algunas tienen 80 años y fueron construidas por abuelos de los actuales propietarios y cuesta que las partes entren en razones”, dice el funcionario.

Esos problemas también se observan en la propiedad horizontal; en la mitad de esos casos los damnificados denuncian perjuicios edilicios provocados por pérdidas de agua o árboles que rompen la pared.

“También hay casos que parecen insólitos -explica el funcionario-. Entre las denuncias hay 100 exposiciones de personas a las que se les manchó la ropa con cloro por personas que baldeaban en edificios”.

Entre todas las historias también acude a la memoria del mediador el caso de una madre que paseaba a su bebé en el cochecito cuando se vio sorprendida por un baldazo de agua con cera que le cayó de un décimo piso.

Le querian matar al canario
Pero de todos los planteos, el que se recuerda como uno de los más atípicos fue el del canario cantor: su dueña acudió desesperada para denunciar que querían matar a su mascota.

Por otro lado, los vecinos de la mujer plantearon en la oficina que estaban desesperados por el potente canto del pájaro, un sonido que traspasaba la medianera y “perforaba” sus tímpanos hasta despertarlos o desconcentrarlos de sus actividades.

“El canario cantaba cada vez que su dueña llegaba a la casa. Entonces decidimos entregar el pájaro a una asociación de canaricultores para que lo entrenara para cantar solamente cuando se lo ponía en determinados lugares, esa fue la manera de devolverle el ave a la dueña y que no molestara a nadie”, aclara el funcionario y agrega que en la oficina se comprometen a ser garantes de la mediación, observar los elementos que sirven para recomponer la situación y, de esa manera, evitar que la gente se enoje.

“Hablemos, es nuestra consigna y en eso trabajamos”, continuó el funcionario.

El proceso, paso a paso
Las denuncias se hacen a través del 0800-999-5959 de lunes a sábado de 8 a 20. A través de esa línea telefónica se exponen las circunstancias que dificultan la relación con el vecino y que de alguna manera perturban la armonía del barrio.

El servicio cuenta con un equipo interdisciplinario de mediadores comunitarios, encargados de acercar a las partes a fin de lograr un acuerdo conciliatorio.

Los conflictos que la mediación puede ayudar a resolver son de naturaleza vecinal como problemas de medianeras, humedad, ruidos molestos, ocupación de veredas. Pero también funciona la Oficina Municipal de Inquilinos y Consorcistas, encargada de mediar en los conflictos entre inquilinos, propietarios e inmobiliarias.

Esa oficina permite el tratamiento especializado de problemáticas como el cobro indebido de la expensas, su desregulación y otros que surgen por ejemplo de casos en los que sin dar el final de obra de los edificios ya se cobran. Desde diciembre a la actualidad se registraron unas 600 denuncias vinculadas al tema.

Según se informó, el resto de los problemas denunciados se dan por animales domésticos que producen ruidos molestos como ladridos o como consecuencia de la falta de higiene porque sus dueños no limpian sus desechos.

Otras quejas están vinculadas a ruidos causados por trabajos a deshora o en lugares donde viven personas jóvenes, por la música a volúmenes inadecuados. También raíces de un árbol que levantan la vereda o enredaderas que traspasan la propiedad aledaña.

En todos los casos se busca a través de la mediación bajar los decibeles del encono y que haya una instancia de diálogo. Se estipula un plazo, que por lo general es una semana hábil.

Primero se llama al vecino que denuncia el conflicto; luego al vecino cuestionado y se habla de llegar a un acuerdo, en lugar de mencionar el término “castigo”.

“A veces se trata de conflictos viejos, como si fueran capas sobre capas y nosotros los reunimos para buscarle la vuelta y que se resuelvan los problemas anteriores, les remarcamos que van a seguir siendo vecinos”, agrega Márquez.

Muchos problemas se abordaron en la sede central de la Dirección de Mediación Comunitaria y Vecinal – calle 47 N° 889 entre 12 y 13 -, aunque también hay otras 12 oficinas similares en delegaciones comunales y algunos clubes.

MediaciOn en el Colegio
La mediación es una instancia para resolver conflictos que en el Colegio de Abogados de La Plata se aplica desde 1999. Si bien el servicio se suspendió durante un tiempo, en 2003 se retomaron las actividades – ver aparte -.

“El Centro es anterior a la Ley de Mediación de la Provincia, se atienden distintas problemáticas menos mediación penal o en los casos en los que interviene el Estado”, explica la abogada Rosario Sánchez, responsable de ese Centro.

Se creó el centro, distintos tipos de casos, menos mediación penal, tampoco donde el estado interviene. Los casos más usuales por los que se recurre a ese Centro de Mediación son los relacionados a la familia. Se plantea problemas por alimentos, régimen de tenencia o de visita. También se analizan problemas laborales como diferencias en indemnizaciones por despido o diferencias salariales. Tampoco son menores las cuestiones conflictivas entre vecinos.

En todos los casos, el órgano judicial competente interviene con posterioridad.

Otras causas de mediación son las cuestiones civiles por ejemplo cuando se produce un accidente de tránsito o se está ante un supuesto caso de mala praxis.

En estos temas la mediación es obligatoria antes de pasar a una instancia judicial.

“Para las mediaciones nos regimos por un reglamento, la última modificación la hicimos en 2012 cuando la Provincia dictó la Ley de Mediación”, agrega la abogada.

En relación a la cantidad de casos que se atienden se informó que se realizan entre 10 y 15 mediaciones mensuales.

Fuente: www.eldia.com.ar
Link: Ver Nota