Tres heridos por un derrumbe en Recoleta

Ocurrió en una obra en la Universidad Nacional de las Artes; un muerto en Avellaneda

Tres obreros debieron ser hospitalizados ayer tras sufrir lesiones como consecuencia de un derrumbe en la construcción en la que trabajaban, en el predio de la Universidad Nacional de las Artes (UNA), en Recoleta.

Poco antes, había trascendido la muerte de otro operario, durante un episodio similar en una obra en Avellaneda, ocurrido el lunes.

Ayer, el siniestro se produjo cuando se iniciaba el hormigonado en el terreno lindero a la sede del Departamento de Artes Musicales y Sonoras de la UNA, situada en la avenida Córdoba al 2400. “En modo alguno se trató de un derrumbe en espacios académicos de la universidad, como erróneamente se informó en algunos medios de comunicación. Se circunscribió al espacio lindero, sin que resultaran en modo alguno afectados los trabajadores ni los estudiantes”, comunicó el Rectorado de la UNA.

Los tres operarios accidentados fueron internados en el hospital Fernández, con heridas de diversa gravedad. Según voceros de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra), uno tiene un traumatismo de tórax, otro sufrió traumatismo de cráneo y el estado del tercero es “reservado”.

La Uocra informó que el 20 de noviembre del año pasado había presentado una denuncia ante la Dirección General de Relaciones Laborales y Protección del trabajo del gobierno porteño por irregularidades en la obra. En la denuncia, solicitaba una inspección para verificar, entre varios ítems, la “submuración y entibamientos internos“. Esto se refiere a la supuesta falta de estructuras de contención, cuya falta podría causar derrumbes como el ocurrido ayer.

La Agencia Gubernamental de Control (AGC) explicó que la obra estaba debidamente habilitada y que no hay registros de denuncias efectuadas en su página web para reclamos ni por medio de la línea de teléfono 147.

Fuentes de la AGC explicaron que se realizaron dos inspecciones a la obra, una en noviembre y otra en diciembre, y que no se encontraron irregularidades. En la víspera, tras el derrumbe, los trabajos fueron clausurados, agregaron los interlocutores.

En tanto, las autoridades de la UNA informaron que las actividades de la casa de estudios seguirán funcionando con normalidad.

El accidente en Recoleta se sumó a otro registrado el lunes en Avellaneda. Un día después, anteayer, falleció tras ser sometido a una cirugía uno de los cinco obreros que se habían sido internados en el hospital Fiorito luego del derrumbe.

Según fuentes cercanas a los familiares del fallecido, el cuerpo del joven, de 21 años, de nacionalidad paraguaya, va a ser trasladado a su país natal para ser enterrado allí.

El resto de los trabajadores fueron dados de alta.

Desde la municipalidad de Avellaneda informaron que, si bien no se concluyeron los peritajes para determinar las causas del accidente, la obra estaba habilitada y cumplía con la normativa vigente.

Otros hechos trágicos

Agosto 2010

Tres personas murieron al derrumbarse un gimnasio lindero a una construcción en Villa Urquiza

Noviembre 2011

Un hombre murió en el derrumbe de un edificio en Bartolomé Mitre 1232 por irregularidades en una obra lindera

Febrero 2014

Un obrero murió y otros cuatro salieron heridos cuando se desplomó una casona de Balvanera en medio de una demolición

Fuente: www.lanacion.com.ar
Link: Ver Nota

Caseros: tras casi seis horas controlan incendio en depósito

El siniestro se inició a las 4.45 en un galpón situado en Lisandro de la Torre y Labardén. Trabajan al menos 35 dotaciones de bomberos.

ARCHI_308630

Al menos 35 dotaciones de bomberos combaten desde esta madrugada un incendio en un depósito y distribuidora en la localidad bonaerense de Caseros, partido de Tres de Febrero, que ya está controlado y por el que no hay heridos, informaron fuentes del Cuartel Central de Bomberos Voluntarios local.

El siniestro se inició a las 4.45 en un galpón situado en Lisandro de la Torre y Labardén, y en el trabajo de extinción de las llamas trabajan efectivos de Tres de Febrero y partidos aledaños como San Martín, Hurlingham y La Matanza, indicaron desde el destacamento local.

“Ya está controlado y no hay heridos”, informaron desde el destacamento local tras una lucha de más de seis horas contra el incendio que produjo llamas de hasta 10 metros de altura y algunas explosiones en el interior del depósito.

La zona donde se produce el incendio es urbana, por lo que se evacuaron a los vecinos de la manzana, incluída una escuela, según explicó en Twitter el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela.
Una vez que se apaguen las llamas los bomberos comenzarán los peritajes para determinar las causas que provocaron el siniestro.

Fuente: www.cadena3.com
Link: Ver Nota

Cinco familias debieron mudarse de Balcarce 23 bis

Luego de terminar de remover los escombros, Defensa Civil relocalizó a cinco familias que residían en el edificio y en las viviendas linderas al edificio de calle Balcarce 23 bis, donde el miércoles pasado el departamento del segundo piso padeció una explosión y posterior derrumbe. Un herido sigue grave

balcarce_23_bis_gustavo_herrera_1.jpg_501420591

Cinco familias fueron reubicadas ante eventuales desprendimientos de mampostería o derrumbes en el entorno de Balcarce 23 bis, y sólo quedó un hombre en un pasillo lindero, ya que los peritajes consideraron que ese espacio se encontraba fuera de riesgos.

El personal de Defensa Civil culminó con las tareas de remoción de escombros en el primer piso y planta baja en busca de más víctimas, así como en la vivienda lindera que padeció importantes daños.

Gonzalo Ratner, subdirector de Defensa Civil, detalló que en el edificio había cinco departamentos: “uno pertenecía al hombre que resultó muy herido, uno estaba deshabitado y otros tres ocupados que fueron trasladados“. En el pasillo lindero había otras tres familias, “que en realidad eran un padre y sus dos hijas, cada familia en espacios independientes. El padre permaneció allí y las hijas fueron relocalizadas”.

De las cinco personas heridas por la explosión, continúa comprometido con 80 por ciento del cuerpo quemado el hombre de 60 años, que reside en el tercer piso.

El lunes se conocerán los resultados de peritajes por parte de Bomberos Zapadores y la Dirección de Obras Particulares, así como entrevistas a testigos que realiza desde el miércoles la fiscal Valeria Piazza Iglesias para determinar la causa que ocasionó la explosión. También peritó la Policía de Investigaciones.

El pasado jueves 24 de marzo la fisca, junto a un perito de la Policía Científica inspeccionó el sistema de registro de Litoral Gas en busca de indicios de reclamos de pérdida de gas en la cuadra de Balcarce, entre Brown y Güemes. Allí sólo se encontró reclamo de una vecina que no recibió la facturación en su domicilio, y el llamado de aviso desde el 911 diez minutos luego de la explosín del pasado miércoles.

Fuente: www.rosarioplus.com
Link: Ver Nota

Ordenan medidas para preservar la vida y salud de los habitantes del Nudo 4 del Complejo Soldati

En septiembre del año pasado falleció Cristian Crespo tras caer de 24 metros luego de que la reja de la escalera cediera. Ahora el Gobierno porteño y el IVC deberán presentar informes sobre el estado del complejo de Soldati y el plan de mejoras.

56ed501ac7d77_800x467

La justicia de la Ciudad resolvió hacer lugar parcialmente a la medida cautelar solicitada por un grupo de vecinos del Nudo 4 del complejo habitacional de Villa Soldati, y ordenó una serie de medidas tendientes a preservar la vida y la salud de las personas que lo habitan.

Tras la decisión judicial, el Gobierno porteño y el Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC), deberán realizar un informe general especificando si existen riesgos eléctricos, de incendio, derrumbe o desprendimiento, también se deberán rehabilitar ascensores, realizar obras para prevenir incendios y garantizar la potabilidad del agua que se provee en los 6 edificios que integran el nudo.

Según informa IJudicial, la titular del juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario N° 7 de la Ciudad de Buenos Aires, Lidia Lago, resolvió hacer lugar parcialmente a la medida cautelar solicitada por un grupo de habitantes del Complejo Habitacional Villa Soldati, en el marco de un amparo iniciado a fin que se garantice el cumplimiento de la Ley 623 (que declara la emergencia edilicia y ambiental en el Complejo), y se tutele los derechos a la vida y la salud, a la seguridad, a la vivienda digna, a la protección de quienes viven en el barrio ante el mal estado general de los edificios que lo componen, y particularmente el Nudo 4 –compuesto por 6 edificios con 141 unidades funcionales en total-.

El informe solicitado por la magistrada deberá presentarse en un plazo de diez días ahsta tanto se dicte sentencia en la causa. Además, solicitó que se rehabilite “el servicio de los ascensores del Nudo 4″; “realicen las obras indispensables para evitar futuros siniestros e incendios, subsanando las irregularidades que surgen del informe de la Superintendencia Federal de Bomberos” -consistentes en completar el sistema de agua contra incendios dotándolo de las respectivas llaves, mangas y lanzas, dotar al edificio de extintores portátiles-.

Además, se deberán colocar luminarias de emergencia alimentadas mediante una fuente independiente de la red, e instalar señalizaciones de salida de emergencias-. Por otro lado, la decisión judicial obliga a las autoridades a acreditar en el plan de obras el “restablecimiento del servicio de gas, con expresa mención del detalle y presupuesto, fecha precisa de inicio y finalización de las obras y cronograma previsto”.

La resolución dictada el 27 de febrero se complementó con una del 1 de marzo donde la jueza Lago especifica que las demandas deben garantizar, además, “la potabilidad del agua que se provee al Nudo 4 del Complejo Habitacional Villa Soldati, llevando adelante en su caso las medidas conducentes para ello, asegurando la higiene y la limpieza de los tanques de agua”.

En este sentido, se deja constancia de que “el IVC informa que actualmente se están llevando a cabo obras en el Complejo Habitacional de Soldati en el marco del plan de trabajo integral –v. IF- 2015-01971241 de fs. 214- que llevan a sostener tanto la necesidad de realizar allí mejoras y el rol activo que le cabe. En tales condiciones, dentro del marco de conocimiento limitado de la medida cautelar y sin que lo que se decide importe anticipar opinión sobre la cuestión de fondo, surge la verosimilitud del derecho alegado por los actores”, expresó la magistrada.

La demora en las mejoras del Nudo 4 mantendrían “la situación de riesgo actual en la vida y la salud de los habitantes del Nudo 4 que dan cuenta los informes indicados durante la tramitación del amparo”.

En este marco, la jueza Lago sostuvo que “los informes acompañados por los actores –Informe confeccionado por los profesionales de la Defensoría General, Arquitecto Lucas Rossini y el Ingeniero en Seguridad e Higiene Daniel D’Elía del 19.10.2015, que obra a fs. 46/62; Informe de la Superintendencia Federal de Bomberos de la Policía Federal Argentina del 30.09.2015 que luce a fs. 63/71; Informe de la Dirección General Guardia de Auxilio y Emergencias del GCBA del 29.10.2015 que obra a fs. 76/81; e Informe técnico producido por el Instituto de Vivienda GCBA con fecha 17.06.2013 (IF-2014-166607616-IVC) que luce a fs. 210/214- dan cuenta del estado de deterioro y peligrosidad de las estructuras e instalaciones de los edificios que componen el Nudo 4 del Complejo Habitacional que se trata, con grave riesgo para la vida y la salud de sus habitantes, como lo invocan los actores en su demanda“.

Por último, y en base al artículo 184 del Código Contencioso Administratito y Tributario local que establece que “el tribunal, para evitar perjuicios o gravámenes innecesarios al titular de los derechos e intereses, puede disponer una medida precautoria distinta de la solicitada, o limitarla teniendo en cuenta la importancia del derecho o interés que se intentare proteger”, la jueza entendió que “corresponde disponer cautelarmente sólo la adopción de las medidas indispensables para la preservación de la vida y la salud de los habitantes del Nudo 4 del Complejo en cuestión, teniendo en cuenta los informes obrantes en autos y hasta tanto se dicte sentencia en la causa”.

En septiembre del año pasado, Cristian Crespo, de 14 años, murió después de caer 24 metros cuando intentó tomarse de la oxidada baranda de una escalera de este complejo habitacional. Junto a él cayeron Nihuel Ávalos y Gastón Salinas, quienes salvaron su vida.

Fuente: www.nueva-ciudad.com.ar
Link: Ver Nota

Derrumbe en Barracas dejó cuatro autos destrozados

Una pared de 30 metros de largo se cayó en horas de la tarde, y según bomberos y Guardia de Axulio, que asistieron para remover los escombros, deslizaron que la caída del muro se pudo deber a refacciones que se están realizando dentro del depósito de una empresa de transportes que se encuentra ubicada en esa manzana porteña. A pesar del deterioro de los vehículos, no se lamentaron víctimas humanas.

FileAccessHandler

Un paredón de unos 30 metros de largo cayó sobre la vereda en el barrio porteño de Barracas y aplastó a cuatro automóviles que estaban estacionados pero no ocasionó ninguna víctima informaron fuentes del Same y de Bomberos.

El hecho ocurrió pasadas las 16.30 cuando un paredón que daba a los fondos de un deposito de una empresa de transportes situada en Santo Domingo al 3200, cayó sobre la vereda y aplastó a cuatro automóviles estacionados pero ningún transeúnte pasaba por el lugar, por lo que no hubo víctimas.

Operarios de la Guardia de Auxilio y Bomberos removieron la mampostería, escombros y vigas esparcidos sobre la vereda y aseguraron que el derrumbe podría haber ocurrido por trabajos de refacciones que se efectuaban en el interior del depósito.

Fuente: Cronica
Link: Ver Nota

Contaminación Sonora: La mitad de la población sufre el problema

Un estudio indica que la contaminación sonora convive con las personas


HispanTV: informe #RuidosMolestos #ContaminacionSonora. Con la participacion del Perito Arquitecto Teodoro Rubén Potaz de Peritajes Edilicios / Arquitectura Legal / Acustica Legal. Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube

En marzo de este año GAES Centros Auditivos de Argentina presentó una investigación en la que se analizan diferentes aspectos relacionados con el nivel de ruido y el medio ambiente entre los habitantes de la ciudad de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y el área metropolitana. El análisis, sobre una muestra de 400 casos, se centró en la existencia de los ruidos molestos en el lugar de trabajo, en la casa y el barrio y las acciones que se deberían tomar para evitarlos.

Entre las conclusiones más importantes está que el 50% de los encuestados manifestó que existen sonidos molestos en su ámbito laboral. Los hombres (51,5%) lo manifestaron más que las mujeres (46,5%), mientras que los segmentos más jóvenes (de 18 a 30 y de 31 a 50 años) fueron los que más afectados se mostraron. La ciudad de Buenos Aires se afirmó como la más ruidosa.

El estudio, realizado por la consultora Durán-Tortosa y Asociados, reflejó que el 80% de la población que convive con contaminación sonora en su empleo reconoce estar expuesto a ellos más de dos horas diarias, lo que según los expertos del GAES provoca un deterioro auditivo irreversible. Entre los afectados sólo el 12% utiliza protectores auditivos.

Por otra parte, la situación en las casas particulares es peor. Casi un 61% de los encuestados respondió que en su vivienda o barrio existen ruidos que perturban la tranquilidad. En este grupo, es mayor el porcentaje de mujeres que se encuentran incómodas con la situación.

Una amplia porción de los participantes mostró interés en acciones que ayuden a bajar el nivel de ruido. El 57% contestó que apoyaría medidas gubernamentales para reducir la contaminación acústica y el 44% colaboraría en campañas de bien público para reducir los ruidos ambientales. Otro grupo, en cambio, opinó que se deberían tomar decisiones más radicales: el 33,5% se mudaría a un barrio más silencioso, el 9,3% cambiaría de trabajo lejos de la ciudad o el centro, el 5,3% dejaría de usar su auto para evitar los ruidos del tránsito y el 1,5% haría mejoras en el domicilio.

Fuente: La Nacion
Link: Ver Nota

Los habitantes de Palermo, los más molestos por los ruidos

Por la concentración de bares, restaurantes y boliches, esta zona lidera el ranking de reclamos de vecinos, según estadísticas de la fiscalía de la ciudad; lo siguen Balvanera y Caballito


En el canal CN23 el informe #RuidosMolestos Con la participacion del Perito Arquitecto Teodoro Rubén Potaz de Peritajes Edilicios / Arquitectura Legal / Acustica Legal. Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube

Agustín es ingeniero industrial y vive en Palermo. Todas las mañanas debe levantarse a las 5.30 para llegar puntual a su trabajo, en Escobar. Pero hace meses que no duerme bien y casi siempre se retrasa. El infalible ladrido del caniche de su vecina, que comienza a las 23, se adueñó de sus pocas y preciadas horas de sueño. Y también de su paciencia? Por eso, no tuvo más remedio que denunciarla por ruidos molestos.

Este y otros casos, como el volumen alto de la música, una “previa” entre amigos en una casa, un gimnasio o el patio de una escuela, un músico que toca la batería y hasta un viejo aire acondicionado son los ruidos más comunes que perturban la vida de los porteños, y que los llevan a hacer una denuncia.

Según datos del Ministerio Público Fiscal de la ciudad, se registraron el año pasado 7008 denuncias por ruidos que perturban. Palermo, con 1326 presentaciones, encabeza el ranking, seguido por Balvanera (449) y Caballito (435). Eso sí: sólo el 15 por ciento de las denuncias encuentran una solución en la justicia porteña. El resto se desestima.

Los ruidos molestos están incluidos dentro de Código Contravencional, cuya aplicación es competencia de la Ciudad. Según indica el artículo 82, hay distintas penas para los infractores. La ley especifica: “Quien perturba el descanso o la tranquilidad pública mediante ruidos que por su volumen, reiteración o persistencia excedan la normal tolerancia es sancionado con uno a cinco días de trabajo de utilidad pública o multa de 200 a 1000 pesos. Cuando la conducta se realiza en nombre, al amparo, en beneficio o con autorización de una persona de existencia ideal o del titular de una explotación o actividad, se sanciona a éstos con multa de 600 a 10.000 pesos”.

Consultado el Ministerio Público Fiscal sobre cuántos vecinos debieron pagar una multa, no pudieron precisar esa información.

La cantidad de casos denunciados el año pasado duplicó las 3278 presentaciones que se hicieron en 2009. Debido a la acumulación de bares, boliches y restaurantes, Palermo concentró el 19% de las denuncias de toda la ciudad.

“Los conflictos por ruidos molestos están muy latentes en la Capital. En 2013 ocuparon más del 25% del total de las faltas contravencionales. Y a lo largo de los años el número de denuncias va en ascenso”, aseguró a LA NACION Matías Michienzi, fiscal porteño de primera instancia, especialista en medio ambiente.

Silvia Cabeza, presidenta de la asociación civil Oír Mejor, explicó que los porteños están expuestos a “peligrosos” niveles de ruido. “Los vecinos deben soportar todo tipo de ruidos molestos. Los reclamos más comunes son contra bares y restaurantes, ya que en el verano suelen sacar parlantes a la calle o poner música en terrazas a todo volumen. En zonas como Palermo o Cañitas, donde los vecinos conviven con la actividad gastronómica y bailable, hay niveles de ruidos intolerables. No alcanza ni con cerrar las ventanas”, dijo Cabeza.

Precisamente, en los meses de noviembre y diciembre de 2014 se registró mayor cantidad de denuncias, con 734 y 741 presentaciones, respectivamente. Además, en esos 61 días se concentró el 21% de denuncias.

Edgardo vive en un segundo piso en la calle Fitz Roy, a metros de Honduras, en Palermo, una calle repleta de bares y boliches. “Nací acá y no veo la hora de mudarme. Los ruidos son insoportables. Si no cierro las ventanas y prendo el aire acondicionado, no duermo. El verano siempre es un caos. No tanto por la música, sino por la gente que habla muy alto; que se agrupa en cualquier lado y se la pasan gritando. Los comerciantes tampoco ayudan. Anoche sufrí una guitarreada hasta las 7. No hago la denuncia porque creo que nada va a cambiar”, comentó.

Irene González también es vecina del barrio más conflictivo de la ciudad; vive en un departamento en la planta baja, a una cuadra de plaza Armenia: “Los fines de semana se hace muy difícil dormir. Al ruido de los bares y boliches se le agrega el de la gente que se reúne en las calles. Hace tiempo que esto cambió. Los vecinos ya nos acostumbramos al bullicio, pero es cada vez peor. Nunca me animé a hacer una denuncia”.

LA MAYORÍA SE DESESTIMA

El desenlace más común de estas situaciones es que la Justicia desestima las denuncias por falta de elementos probatorios. Según el Ministerio Público Fiscal, en los últimos cuatro años, más del 85% de los casos no prosperaron. Y el resto se definió en mediaciones y en juicios abreviados.

“Las denuncias se desestiman porque el conflicto se soluciona rápido entre los vecinos o bien porque no hay pruebas claras. En muchas ocasiones los vecinos no continúan con las actuaciones. Según la ley, tiene que haber una ratificación por parte del denunciante y eso muchas veces no ocurre porque el conflicto ya cesó”, indicó el fiscal Michienzi.

Los procesos de estas denuncias suelen ser cortos. Las mayoría de las causas por ruidos molestos que no son desestimadas finalizan antes de los primeros seis meses de proceso.

Pese a todo, hay quienes que todavía sostienen que ante este tipo de problemas es mejor “dialogar” con los vecinos antes que dirimir la discusión en la Justicia.

UN VECINO QUE GANÓ SU BATALLA

Vive a metros de la AU 25 de Mayo y sufre el caos vehicular

Pedro Barragán. Vecino de Constitución

Barragán vive en la calle Luis Sáenz Peña al 1200, en un sexto piso, a 50 metros de la autopista 25 de Mayo. Tras 14 años de reclamos por el nivel de los ruidos que provienen de la autovía 25 de Mayo, días atrás, la justicia porteña obligó a la empresa Autopistas Urbanas Sociedad Anónima (AUSA) a presentar un estudio de impacto ambiental y un plan de adecuación para realizar las obras necesarias para reducir los ruidos que emiten los más de 100.000 autos que recorren la autopista diariamente. Así, el vecino podrá tener su recompensa: dormir tranquilo.

VARIAS OPCIONES PARA CANALIZAR LOS RECLAMOS

Para denunciar ruidos molestos en la ciudad, los vecinos cuentan con diferentes mecanismos.
Una posibilidad es realizarla en forma presencial. Los interesados pueden acudir a cualquiera de las 12 unidades de orientación y denuncia diseminadas en distintos barrios porteños, donde serán atendidos por un funcionario del Ministerio Público Fiscal.
Por vía telefónica, está disponible la línea gratuita 0800-333-47225.
También se puede reclamar por correo electrónico, a la casilla denuncias@jusbaires.gov.ar
Otro medio es el sitio www.fiscalias.gob.ar “denuncia-en-linea”; en este caso, se pueden adjuntar archivos de audio que expongan los ruidos.

Fuente: www.lanacion.com.ar
Link: Ver Nota

Las villas de Buenos Aires, invisibles en la campaña electoral

Ninguno de los principales candidatos en Buenos Aires ha escuchado las quejas por el crecimiento incontrolado y las construcciones ilegales.


En el canal A24 “Cortando la Tarde” con Toti Pasman y Martin Ciccioli el informe de Villas Miserias.  Con la participación del Perito Arquitecto Teodoro Rubén Potaz de Peritajes Edilicios / Arquitectura Legal / Acustica Legal. Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube

Buenos Aires se prepara para elegir un nuevo alcalde el próximo domingo y los candidatos se afanan en arañar votos en barrios decisivos electoralmente, pero parecen haber olvidado en esta campaña a los cerca de 300.000 habitantes de las villas que proliferan en la capital.

Nacidas alrededor de la década de 1950 como resultado de la crisis del campo, la industrialización urbana y las sucesivas olas migratorias, lejos de decrecer, el fenómeno de las villas miseria en Buenos Aires va en aumento: 15 salpicadas por la ciudad y otros 24 asentamientos ilegales que han cambiado la fisonomía de la capital argentina, especialmente en la zona sur.

100326014

En la última década su crecimiento ha sido exponencial hasta alcanzar las 275.000 personas de acuerdo con las últimas estadísticas oficiales, más del 10 % del padrón electoral de Buenos Aires, aunque en realidad la cifra podría ser mucho más alta dado que la mayoría de sus habitantes no tiene registro alguno.

Aunque cada una tiene su propia historia, los problemas son comunes: hacinamiento, falta de infraestructuras e inseguridad.

Los reclamos también son comunes: urbanización, servicios mínimos, como luz y agua, y salidas para los niños y los jóvenes.

En la Villa 31, una de las más antiguas y la más emblemática por si ubicación estratégica -detrás de la principal estación de trenes y a metros de Recoleta, uno de los barrios más cotizado- los vecinos desconfían de las promesas electorales, pero denuncian el olvido de los políticos.

villa-20

Ninguno de los principales candidatos a ganar la alcaldía en la cita del domingo ha pisado la villa en esta campaña ni ha escuchado las quejas por el crecimiento incontrolado, las construcciones ilegales -que alcanzan en algunos casos hasta los seis pisos de altura- y la falta se servicios básicos, como una clínica para atender a las más de 40.000 personas que se hacinan en un espacio de poco más de un kilómetro cuadrado.

La 31 es, además, víctima de la rivalidad entre la administración del Estado nacional, propietaria de las tierras, y el Gobierno de Buenos Aires que debe ocuparse de la urbanización y los servicios.

Dos instancias, gobernadas por el peronismo y la derecha, respectivamente, que hasta ahora han sido incapaces de dar una solución al viejo reclamo común: urbanizar para impulsar la integración.

“Estamos buscando la vivienda digna y necesaria. No queremos vivir de la forma en que vivimos”, denuncia Norma Gutiérrez, de la Asociación de Vecinos de la Villa 31.

La situación se agrava con la proliferación de la droga, especialmente el paco, un residuo de la cocaína mucho más adictivo y más dañino, que está causando estragos entre la juventud, no solo en las villas o en áreas marginales.

En el origen de problema, el grave déficit habitacional de la capital argentina, según Pablo Vitale, de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ).

El crecimiento de las villas es la expresión de una brecha “entre una recuperación económica y la dificultad de acceder a la vivienda”, explica a Efe Vitale, que denuncia que en los últimos veinte años la gestión política, con independencia de la bandera partidista, ha estado marcada por anuncios que no han pasado de lo formal y por presupuestos que no se han ejecutado.

“Todo lo que se ha hecho es parcialmente paliativo y deja afuera toda otra política para contener la demanda que se genera en las villas por déficit de oferta en el resto de la ciudad”, sostiene.

Cansados de promesas incumplidas, los villeros porteños no esperan grandes cambios después de las elecciones del domingo, con independencia del resultado.

“A muchos gobiernos les interesa que sigamos estando como estamos”, resume Nora Gutiérrez.

Fuente: Terra
Link: Ver Nota

El tráfico, la construcción y los ladridos de perros son los ruidos más odiados

Primer estudio sobre esta temática en la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Una encuesta reveló que seis de cada diez personas se sienten perturbadas en la casa o en el barrio por este motivo. En la Ciudad de Buenos Aires, esta cifra sube al 72 por ciento. El 93% cree que no hay conciencia para no generarlos.


En el canal TN el informe #RuidosMolestos Con la participacion del Perito Arquitecto Teodoro Rubén Potaz de Peritajes Edilicios / Arquitectura Legal / Acustica Legal. Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube

Los ruidos conviven con los argentinos casi con tanta naturalidad como el aire, pero son tan nocivos como para ocasionar –a diario– la pérdida progresiva de la audición. El primer estudio sobre el nivel de ruido y el medio ambiente en Argentina, realizado por GAES Centros Auditivos, demostró que más de la mitad de la población encuestada (61%) se siente perturbada por ruidos molestos en sus casas o barrios, y un 49% en sus lugares de trabajo. Entre los ruidos más odiados se encuentran el tráfico con el 57%, las obras en construcción, 46% y los ladridos en un 37% de los casos.

Según los especialistas, el ruido puede provocar diversos trastornos de salud al dañar el oído interno, acelera la aparición de zumbidos y sordera y perjudica a la memoria y la capacidad de aprendizaje.

La encuesta, realizada a 400 personas mayores de 18 años en la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, arrojó también que es en la Capital Federal donde más se reconoce la existencia de ruidos molestos en casa o barrio. Alcanza al 72,3 por ciento

553c9e32bd6a6

Entre la población que tiene en casa ruidos molestos que lo perturban, un 66,3% reconoció estar expuesto a ellos más de 2 horas diarias. Por zonas, en la Capital Federal es donde se afirma algo más que se está expuesto al ruido en casa más de 2 horas entre la población que tiene en casa ruidos molestos que lo perturban.

“Cuando la exposición al ruido excede los 85 decibeles –que es la medida hasta que el oído puede soportar sin dañarse– y si dura más de dos horas, comienzan a perjudicarse las células ciliadas del oído interno”, explicó Mónica Matti, fonoaudióloga y gerente de formación de GAES Centros Auditivos, en diálogo con Tiempo.

Horacio Murga, otorrinolaringólogo del Hospital Austral explicó que “los daños en el oído son acumulativos, porque se van dañando las células ciliadas del órgano de Corti que está dentro de la cóclea. Por eso, es muy común que la gente consulte por zumbidos que señalan la irritación coclear, y es la señal que nos dan nuestros oídos para que los cuidemos. Por ejemplo, con los auriculares el sonido se descarga en forma directa en la membrana timpánica y, al utilizarlos a mucha intensidad y durante un tiempo prolongado, se está muy expuesto a padecer zumbidos en forma permanente”, aclaró el especialista.

EN EL TRABAJO . En el ámbito laboral una de cada dos personas (49%) está expuesta a ruidos molestos que lo perturban. Los segmentos más jóvenes, de 18 a 30 años y de 31 a 50 años, son los que claramente manifiestan más que tienen ruidos molestos en el trabajo. Entre ellos, un 80% reconoce estar expuesto a ellos más de 2 horas diarias. Por zonas, en Córdoba y en la provincia de Buenos Aires es donde se afirma más que se está expuesto al ruido en el trabajo más de 2 horas.

De la población que tiene en el trabajo ruidos molestos que lo perturban, casi un 12% utiliza protectores auditivos. Sin embargo, Entre las distintas zonas, en Santa Fe es donde más se utilizan los protectores auditivos para protegerse de los ruidos molestos. Por el contrario, en la Capital Federal se utilizan muy poco (3,8%).

Mutti también destacó que quienes trabajan en lugares ruidosos como las fábricas, comienzan a presentar problemas de audición desde muy jóvenes.

“Las consultas más comunes son de chicos de entre 18 y 25 años porque presentan algún tipo de zumbido y en gran parte son personas que trabajan en lugares ruidosos y que no usan la debida protección, como obreros o disc jockeys. También vemos muchos casos en quienes acostumbran asistir a recitales o boliches y en músicos”.

En la mayoría de los casos, los problemas auditivos se deben a la historia laboral del paciente y del uso o no de protección. Otro de los grupos afectados son los docentes que fuerzan su voz en aulas ruidosas, y sobretodo quienes estaban acostumbrados a escuchar música a volumen muy alto en auriculares o con baffles muy potentes en sus autos.

La experta destacó que a los traumas acústicos, se le suman los desordenes psicológicos producto del estrés del cual los ruidos son también una de sus principales causas en la población argentina.

VOLUNTAD DE CAMBIO . Si bien casi la totalidad de los encuestados –90%– consideraron al ruido como un problema medio ambiental, el 93% aseguró que la población no está concientizada en evitar generar ruidos molestos.

Al ser consultados por su conocimiento acerca de los efectos perjudiciales del ruido, el 92,5% mencionó la pérdida de la capacidad auditiva, un 73% la perturbación del sueño, y un 49% aseguró estar al tanto de la disminución del rendimiento cognitivo tanto en adultos como en niños.

Asimismo, en pos de evitar los ruidos molestos, el 57% manifestó que apoyaría medidas gubernamentales para reducir la contaminación acústica. Un 44,5% colaboraría en campañas de bien público para reducir los ruidos ambientales, y un 33,5% que para evitar ruidos molestos se mudaría a un lugar más silencioso. En los jóvenes de 18 a 30 años, esta decisión de mudarse a un lugar menos ruidoso asciende al 45%, siendo en Córdoba en donde más se destaca esta tendencia en el 41% de los consultados.

En Capital Federal la mayoría de los porteños considera al ruido como un problema de contaminación ambiental –es casi la totalidad, el 97%– y 7 de cada 10 reconoce la existencia de ruidos molestos en la casa o el barrio.

El 67% colaboraría con medidas gubernamentales para reducir el impacto. Sin embargo, sólo un 3% estaría dispuesto a dejar de usar su auto para evitar los ruidos del tránsito.

La contaminación acústica se define como la introducción de ruidos o vibraciones en el ambiente generados por la actividad humana y en niveles perjudiciales y desde hace años es una problemática que afecta a muchas capitales y ciudades urbanizadas del mundo. En 2012, la OMS postuló a Buenos Aires como una de las cinco ciudades más ruidosas en el mundo. Según los expertos, la situación se vuelve aún más peligrosa porque el oído puede acostumbrarse al ruido que resulta un contaminante que no deja residuos pero sí demasiadas secuelas.

Trastornos que pueden ser graves

El ruido es también un factor de estrés ambiental que puede intervenir en trastornos del sueño y del aprendizaje, la memoria, la motivación, la resolución de problemas y en el incremento de la irritabilidad y la agresividad. “Incluso cuando la persona consigue afrontar con éxito su respuesta frente a la exposición al ruido –adaptándose, vivenciándolo de forma menos negativa o generando respuestas, como protegerse activamente, o luchar contra sus causas– esta puede conllevar unos efectos secundarios que generan consecuencias negativas en la salud, interfiriendo con el bienestar del individuo”, explicó la fonoaudióloga Mónica Matti y destacó que “en situaciones de trabajo o de aprendizaje, cierto nivel de silencio es necesario para mantener la concentración y hacer un aprendizaje adecuado”.

En 2012, una investigación del CONICET publicada en la revista especializada Brain Research demostró que un grupo de ratas expuestas a altas intensidades de sonidos veían afectados sus mecanismos de aprendizaje y la memoria. El trabajo fue realizado en dos conjuntos. El primero fue expuesto una sola vez a dos horas de ruido, mientras que al segundo se lo expuso durante dos semanas, todos los días, a dos horas de ruido. “Pudimos determinar que una única exposición al ruido durante dos horas es suficiente para generar un daño celular y una alteración en la conducta”, explicó Laura Guelman, investigadora adjunta del CONICET en el Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos (CEFYBO, UBA-CONICET) y coordinadora del estudio.

Quince días después de la exposición, los animales mostraron fallas en la memoria, la capacidad de habituarse a ambientes conocidos. “Los animales presentaron un menor nivel de alerta ante el peligro, lo que les impediría escapar de un posible predador”, explicó la experta.

Además de las modificaciones en la conducta, se destacó que “las células del hipocampo presentaron alteraciones en el núcleo, la zona donde está al ADN. El núcleo se desorganiza, lo cual indica que hay un daño en el tejido”, señaló Soledad Uran, becaria doctoral del CONICET y primera autora de la investigación.

Consejos para tener en cuenta

En casa. Proteger la casa de los ruidos (cortinados, o ventanales con vidrio doble). Hablar con voz moderada y cuidar a nuestras mascotas: evitar ladridos excesivos.

Música. Limitar el volumen de los aparatos electrónicos. Tratar de no utilizar auriculares de inserción, siempre son preferibles los que cubren la oreja y aíslan los ruidos exteriores.

Protección. Cuidar los oídos en las discotecas o fiestas con música alta. Utilizar protección en los oídos ante ruidos ambientales.

Del canto de los pájaros al recital de rock

Límite internacional. El límite aceptable establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 65 decibeles.

Límite nacional. En el Instituto Argentino del Oído aseguran que hasta 85 decibeles el oído puede tolerar sin que se ocasionen lesiones.

150 decibeles. Recital de rock, boliches.

140 decibeles. Un petardo que estalla al lado.

130 decibeles. Trueno.

127 decibeles. Una vuvuzela en su apogeo

120 decibeles. iPod y MP3.

110 decibeles. Motosierra. La exposición regular de más de un minuto implica el riesgo de pérdida auditiva permanente.

100 decibeles. Taladro. Se recomienda no superar los 15 minutos de exposición sin protección.

90 decibeles. Subterráneos, cortadoras de pasto, motos.

80 decibeles. Bocina de auto.

70 decibeles. Una calle de tráfico tranquilo.

60 decibeles. Una conversación tranquila.

50 decibeles. Sonidos que se escuchan en un parque o lugar tranquilo.

20 decibeles. Canto de pájaros.

Fuente: Infonews
Link: Ver Nota

Vivir junto a la cárcel: problemas cotidianos que sufren en Villa Devoto

Los vecinos del entorno del penal se quejan de la presencia de basura y roedores, de la depreciación de las propiedades y de la inseguridad; no hubo una respuesta oficial sobre la promesa de traslado

2052343

“Cuando publicamos una propiedad en Villa Devoto, la pregunta inmediata que nos hacen es a cuántas cuadras queda de la cárcel. Si está cerca, pierde un 30% de su valor.” Las palabras pertenecen a Sergio Pezzuto, socio de la inmobiliaria que lleva su apellido, y sirven como ejemplo del estigma que marca en el barrio el único penal que funciona dentro la Capital. Un cartel de Pezzuto ofrece por estos días un local en alquiler en la esquina de Bermúdez y Nazarre, en la vereda de enfrente al acceso principal de la prisión.

Allí, a las 13.30 de un miércoles de junio, decenas de mujeres hacen fila para ingresar en la cárcel a visitar al familiar que aguarda tras las rejas. A sus pies, asoma un tendal de papelitos y migas, evidentes restos de alimentos que consumieron probablemente para hacer más llevadera la espera. Junto al cordón, yace un pañal usado.

Cuando entran al penal les hacen dejar todo, entonces queda un tendal de basura en la calle, es un asco“, reclama Laura Fernández, vecina de Pedro Lozano al 1900, a metros del predio. El jefe de la comuna 11, Carlos Guzzini, le explica que ya solicitó al gobierno poteño que coloque un contenedor en la cuadra.

La cárcel de Villa Devoto funciona desde 1927 en la manzana delimitada por Lozano, Bermúdez, Nogoyá y Desaguadero, sobre terrenos pertenecientes al Estado nacional. Según datos de la Procuración Penitenciaria de la Nación, aloja a 1705 internos en la actualidad; otros seis permanecen en hospitales extramuros. La depreciación de las propiedades del entorno y la basura acumulada en el perímetro son apenas dos de los perjuicios que sufren los habitantes por vivir junto a la cárcel.

La presencia de roedores en la calle, el ruido de recitales realizados para los presos a la hora de la siesta, dificultades para estacionar por el movimiento de autos que van hacia el penal, el intercambio de droga sobre los muros y la sensación de inseguridad por ser vigilados a través de las ventanas desde los pabellones completan los trastornos más mencionados.

En efecto, sobre las calles Desaguadero y Nogoyá varias casas ostentan sus ventanas selladas, con cemento u otros materiales. “No están vacías. Acá nadie vende, porque no hay compradores. Los moradores eligen protegerse y solamente tienen ventanas que dan hacia patios internos. Uno tiene miedo de que le monitoreen los movimientos”, detalla Manolo Fandiño, de 70 años, que reside sobre el pasaje Ukrania.

“En 2011 vino en campaña Cristina Kirchner y anunció la mudanza de los internos a una cárcel por construirse en Mercedes y el cierre de Devoto. No pasó nada”, se lamenta, con bronca, Manolo. “Era todo mentira. Ahora que vienen las elecciones capaz prometen lo mismo”, agrega Salvador Arcifa, que se domicilia en la calle Allende.

Fue en junio de aquel año cuando la Presidenta anunció que dos meses después se abrirían las ofertas para licitar la construcción del Complejo Agote, de 213 hectáreas, en Mercedes, provincia de Buenos Aires.

Pese a los insistentes mensajes enviados por LA NACION a los voceros del ministerio, no hubo respuesta alguna sobre si existen avances en la obra de la nueva cárcel en Mercedes ni sobre la probable fecha de cierre del penal de Devoto.

“Los presos no quieren el traslado. Tampoco sus familiares ni abogados, porque acá les queda más cómodo para visitarlos. Mientras tanto, padecemos nosotros. En mi cuadra no se puede estacionar; antes hasta subían los autos a la plazoleta Salvador Mazza, que por suerte fue recuperada y arreglada”, opina María Teresa Simó, otra vecina de Pedro Lozano al 1900.

El diputado porteño Cristian Ritondo (Pro) también milita por el inmediato traslado del complejo penitenciario. “Villa Devoto tiene que poder recuperar la tranquilidad perdida”, dijo.

Manolo Fandiño recuerda que, cuando la cárcel era para contraventores, el perímetro estaba vallado con alambre tejido y luego llegaron los muros. Hoy, esas paredes no alcanzan para frenar el intercambio de “palomas”, como Arcifa y otros vecinos llaman a los paquetitos que aparentemente tendrían droga en su interior, se arrojan hacia y desde el complejo, sobre la calle Desaguadero, según cuentan en el barrio.

El hombre y su mujer, María del Carmen Tansini, de 65 años, recorren ese lateral de la prisión. “Pese a que prometieron cerrarla, están invirtiendo en construir escaleras externas para que los reclusos bajen de los pabellones y participen de talleres -describe ella-. De este lado también se hacen recitales al aire libre todos los viernes a primera hora de la tarde. No podemos dormir la siesta por el volumen de la música.”

Los vecinos señalan las defectuosas veredas alrededor del penal: están rotas y deprimidas, fácilmente inundables. En Desaguadero al 1900, una cubierta de ramas esconde una cámara séptica con la tapa desplazada. “Por acá salen ratas enormes y olores nauseabundos. Parece que, como se trata del entorno de una cárcel, no vale la pena realizar mantenimiento. Vivimos a la buena de Dios”, se resigna Manolo.

PLAGAS Y HACINAMIENTO

Cucarachas y ratas

Según denunció la Procuración Penitenciaria de la Nación, se constató la presencia de cucarachas, moscas y ratas dentro de la cárcel. Esto agrava las condiciones de detención.

Superpoblación

El subdirector de Protección de Derechos Humanos de la Procuración, Leonardo Filippini, dijo que el penal está al tope de su capacidad, con 1705 reclusos.

Fuente: La Nacion
Link: Ver Nota