Santa Elena: un pueblo entrerriano que está al borde del derrumbe

Unas 500 casas y un hospital están en riesgo porque las intensas lluvias aceleraron la erosión de un barranco

2190163h765

Todos los días Sandra Cabrera sale al patio y ve cómo el Club Ribera del Paraná desaparece en el barranco. También mira la casa de sus vecinos caer. Al fondo observa el río, acechante, y la lluvia que desde arriba le recuerda que la situación se va a repetir.

“Esto es mi infancia, mi adolescencia, mi adultez, y todo se va”, dice. Hace tres meses se empezó a caer el patio de la casa donde vive desde los 5 años con sus padres. “Lo que pasa es que con esta lluvia se cae todo más rápido“, explica su padre. Pero el miedo de Cabrera no es sólo no saber hasta cuándo va a tener la casa en alto, sino también la situación del hospital, el único en todo Santa Elena.

“Si no se hace nada, en un año y medio no lo tenemos más”, señala. Y confirma el miedo del intendente, Silvio Moreyra. Cada año se pierden 15 metros de terreno en el barranco. De ese cálculo sale el vaticinio. Los que más sufren son los barrios Fátima, Villa Urquiza, Belgrano e Independiente. En un pueblo de 22.000 habitantes, son 6000 las personas que viven con miedo a caer.

2190176h765

Hasta ahora suman 10 las familias que se tuvieron que ir porque su casa se estaba cayendo por el barranco. En unos días se sumará una más, la de Ana Oviedo, su marido y su bebe. El lunes pasado a la noche ella escuchó un ruido, fue a la habitación que había armado para su hijo, y vio la rajadura en la pared que se hacía cada vez más grande. Le puso bolsas de alimento para perros para contener la lluvia que se filtraba por el agujero. Filmó la situación, le sacó fotos a la pared. Pero no sabe qué hacer con esos registros.

Hace dos meses evacuaron a la familia de al lado, cuando se le empezaron a caer las paredes, el techo, las mesas, los electrodomésticos. Algunas noches, Oviedo escucha ruidos: es la casa de su vecina desmoronándose. Ahora le tocó a ella. “No sé qué hacer, si avisar a la municipalidad o irme a alquilar a otro lado”, le dice Ana a Sandra.

2190164h765

Además de la lluvia constante de los últimos días, el problema también es que la vía navegable está muy cerca, pegada, al barranco. Los motores tiran agua y lo sienten las familias en sus casas. Son 500 viviendas, tres escuelas y un hospital los que están en riesgo inmediato.

“Estamos pidiendo ayuda a Nación y a la provincia para saber qué tratamiento podemos hacer; un estudio serio, con geólogos”, explica el intendente. Y sigue: “Lo estamos tramitando con la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación y con el Ministerio de Planificación de la provincia. Quedaron en tomar nota”.

Fue un martes. De eso se acuerdan en el Club Ribera del Paraná. Un martes a las 13.30, en 2013. Un instante que empezó y todavía sigue. Y lo que sigue es el desmoronamiento de los salones que hacían de cancha de fútbol para los chicos del barrio.

El club se fundó el 6 de marzo de 1943. Domingo Ojeda fue director de Obras y Servicios Públicos de la municipalidad durante 37 años. Hace cuatro días que se fue. “Vamos a perder la ciudad”, dice, indignado. Cuando habla de este tema se enoja. Que no puede ser que aún haya cañerías de 1905, que rellenaron ese terreno con 620 metros cúbicos de tierra y tres días después ya se había deslizado todo.

Los jugadores de fútbol del club viven en la zona más vulnerable del pueblo. Y a pesar de que sus casas están peor que el club, van a ayudar a acomodar lo que va quedando, a cuidar que no haya robos.

La suma de tres situaciones hizo que los habitantes de La Paz, a 48 kilómetros de Santa Elena, no puedan descansar: el agua en la ruta, la inundación en las casas y el barranco. “La lluvia ha generado grandes desmoronamientos y un 70% del barranco tiene peligro de derrumbe, con más de 40 familias afectadas“, cuenta Gustavo Barboza, coordinador de Defensa Civil de esa ciudad.

El drama les ocurrió hace 15 días, cuando cayeron 200 milímetros de agua en dos horas. Ahora las secuelas quedan. El lunes pasado llovió, y fueron muchos los que permanecieron despiertos. La crecida del arroyo Cabayú Cuatiá es la amenaza. Por eso los rumores y los mensajes corren toda la noche: “Se viene el Cabayú, levantá las cosas”.

Los hermanos Alejandro y Luis Rivero, con sus hijos, guardan la ropa, la mesa, el lavarropas, y duermen en un acoplado de camión que les prestó un amigo. A ellos el agua les llevó los platos, las ollas, los cubiertos. Y mientras limpian, ponen a salvo lo que pueden. A sus vecinos, en cambio, el arroyo les llevó las paredes, la puerta, la casa.

En un pueblo de 40.000 habitantes, los afectados llegaron a más de 8500. El lunes a la noche hubo 16 evacuados y 24 autoevacuados. Y aún hay dos centros que están alojando a 100 personas ,que no volvieron a sus casas porque ya no las tienen.

Fuente: www.lanacion.com.ar
Link: Ver Nota

Se derrumbó un túnel en Tierra del Fuego

Se trata de una de las construcciones de la localidad de Cerro Castor. No hubo víctimas. Un segundo túnel se encuentra con peligro de derrumbe.

16651

Sucedió este viernes por la tarde en el primer túnel de la Ruta 3, altura Cerro Castor. Los restos desparramados sobre el pavimento imposibilitan la circulación de automóviles por el lugar.

40

Bomberos y la policía se encuentran trabajando en el lugar. Estiman que no hubo víctimas.

Fuente: www.rionegro.com.ar
Link: Ver Nota

Goya: La crecida del Paraná produjo socavamientos y afectó a ribereños

En el inicio de esta semana la Municipalidad debió concurrir en ayuda de una familia de Paraje Remanso, que sufrió problemas a causa de la erosión de la costa causada por la corriente del rio y la altura del mismo. El Intendente Gerardo Bassi se interiorizó de la situación e instruyó a dar pronta ayuda a estos pobladores

nuevo-2_564d54f564d

La Municipalidad de Goya continúa asistiendo a los pobladores afectados por la crecida del Río Paraná. Así, el domingo a la mañana, el intendente Gerardo Bassi se hizo presente en Paraje Remanso donde evaluó la situación creada por la erosión de la costa y la posibilidad de derrumbes a causa de la corriente del rio y la altura del mismo.

Una de las vecinas damnificadas es la de Teresa Moreira, cuya vivienda quedó a poca distancia de la barranca, y con un 80 por ciento de que se derrumbe, según comunicó Defensa Civil.

La casa presentaba preocupantes daños, y aún continúa en una situación de alto riesgo. Por eso, el Intendente Gerardo Bassi instruyó a dar ayuda a esta vecina y a otras personas de la zona.

El domingo temprano, el jefe comunal recorrió la zona en cuestión, junto al coordinador de Defensa Civil, José Novello; el concejal Ariel Pereira, el director de Deportes, Gonzalo Guido y el presidente del Consejo Plenario Vecinal, Mario Diaz.

A raíz de estos hechos, personal de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos, PRODEGO y Defensa Civil pusieron en marcha un operativo de apuntalamiento, durante el cual se sacaron arboles cercanos. Se reutilizaron los mismos troncos, y con restos de hormigón y otros materiales, se continuó consolidando todo el sector

Esta tarde se continuará trabajando en el lugar con una retroexcavadora, camión para fabricar una defensa precaria.

“Es la forma en que el municipio puede auxiliar a esta vecina”, explicó José Novello.

El rio en Goya tiene una altura de aproximadamente 5.86 metros, situación que genera problemas de erosión de costas, y la posibilidad de derrumbes a causa de la corriente del rio y la altura del mismo

Fuente: www.corrienteshoy.com
Link: Ver Nota

Peligro: las casonas antiguas corren riesgo de derrumbe

Vecinos de Valle Viejo se quejaron por la inacción de los organismos públicos, ante el peligro de que se desplomen edificios antiguos.

16-11.jpg_1033502443

A raíz de los movimientos sísmicos registrados en las últimas horas, vecinos de la localidad de Villa Dolores, Valle Viejo, exteriorizaron su preocupación por el estado en el que se encuentran algunas de las viejas casonas ubicadas sobre la calle Joaquín Acuña.

Según manifestaron los residentes del sector, las antiguas estructuras que con el paso del tiempo se fueron deteriorando, sufrieron con los temblores nuevos agrietamientos y corren el riesgo de desplomarse.

Más allá de lo que significaría la desaparición de estas reliquias arquitectónicas, un eventual derrumbe podría provocar accidentes, ya que las calles donde se encuentran situadas, tienen un fluido tránsito de todo tipo de vehículos, y por las veredas a toda hora circula una gran cantidad de gente.

“Se debería tomar alguna medida para evitar daños mayores o algún accidente, ya que ni siquiera se hizo algo durante estos años para preservar estas construcciones que son viejísimas”, sostuvo una de las vecinas que vive en esta localidad a El Ancasti.

Sobre la principal calle de Villa Dolores, hay más de medio centenar de viviendas que datan de muchos años atrás y que atesoran una rica historia, pues allí según narraron algunos vecinos memoriosos, se asentó la primera población del Valle Central. Por sus calles, circulaba el primer tranvía a caballo que unía “Las Chacras” con la Capital, y una de esas casonas hacía de parada, en otras funcionaban los negocios de ramos generales y bares, y también en algunas de ellas se fabricaba el aguardiente que hizo famoso a Valle Viejo y a Catamarca.

De esas antiguas construcciones, que tanto valor cultural e histórico tienen, muy pocas van quedando en pie, y nada se hizo ni se hace por conservar ese valiosísimo potencial arquitectónico que posee toda la zona. Hecho que fue reflejado en diversas oportunidades por las páginas de este diario.

Algunas de estas casonas fueron reemplazadas por nuevas edificaciones y otras están totalmente abandonadas, esperando que el tiempo termine de devorarlas.

Últimos sismos

En las últimas horas se registraron en la provincia diferentes movimientos sísmicos. El más fuerte fue el pasado jueves a las 22.45, con epicentro a 43 kilómetros de San Fernando del Valle de Catamarca, a una profundidad de 33 km y de una magnitud de 4.8º.

Al día siguiente, se sintió otro movimiento sísmico en la provincia. Este se produjo en Santiago del Estero, a las 9.48 y fue de 4.6º.

El viernes, además, se registraron dos sismos en la provincia. Uno en Belén de una magnitud de 3.7º, a las 11.26 y otro en el límite de los departamentos de Santa María y Andalgalá a las 18.31, de 2.7º.

Estos datos fueron proporcionados por el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES).

Fuente: www.elancasti.com.ar
Link: Ver Nota

Rescatan a obreros atrapados por derrumbe en Jesús María

El hecho se produjo, en la esquina de España y bulevar Agüero, a unos mil metros del Anfiteatro de la Doma y el Folclore. Las tres víctimas no revestirían gravedad.

ARCHI_197127

Bomberos lograron socorrer a dos obreros que quedaron atrapados tras un derrumbe en un edificio en construcción de la ciudad de Jesús María.

Enrique Brizuela del área de planeamiento del municipio señaló a Cadena 3 que se trató de “un caso típico de derrumbe en construcción que hizo que dos trabajadores quedaran atrapados”.

En total fueron tres los trabajadores que habían quedado bajo tierra, pero ya uno de ellos había sido rescatado.

El hecho se produjo, en la esquina de España y bulevar Agüero, a unos mil metros del Anfiteatro de la Doma y el Folclore.

Los tres trabajadores fueron derivados por precaución al Hospital Vicente Agüero.

Fuente: www.cadena3.com
Link: Ver Nota

La causa del derrumbe sería una pérdida de agua

El director de Defensa Civil, Nestor Guglielmino y la secretaria de Obras Publicas de Quilmes, Roxana González afirmaron que la causa del derrumbe sería una pérdida de agua.

Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube.

Guglielmino señaló que “se comenzaron los trabajos de organización, se trabajó buscando la pérdida de agua, se cortó el suministro eléctrico en casas linderas, se hizo la evacuación de las personas y se cortó el gas para prevenir riesgos“.

Asimismo agregó: “En estos momentos se está trabajando, se va a hacer un entablado entre las dos casas para que no cedan y se realizará una muralla de construcción“.

Para ver mas videos visite nuesto canal en youtube.

Por su parte, González declaró que la pérdida hizo que socavara la construcción interna y se desmembrara un tabique. “Por suerte los obreros estaban trabajando en la parte de atrás y pudieron salir gracias al trabajo de los bomberos“, señaló y luego agregó que los servicios siguen cortados y que esperan al personal de AySA para verificar una pérdida en la esquina. Aproximadamente entre 3 y 4 días va a estar terminado el talud con la mampostería correspondiente terminada.

Fuente: www.quilmespresente.com
Link: Ver Nota